Noticias de BCS, México y el mundo.

Lo derecho es lo decente - jueves 23 noviembre 2017


Muy buenos días, estimable audiencia, gracias, muchas gracias por continuar prefiriendo nuestro periódico “El Independiente”, cumplimos el cuarto aniversario informando las noticias más relevantes a nuestros hermanos sudcalifornianos, contando con un gran equipo de profesionales en la materia de información

.

 

Doy inicio a esta columna con toda reflexión sobre el partido actual que queremos…, considero que para el futuro deberá partir de la sociedad plural que somos, de la circunstancia histórica por la que atravesamos y de los ideales que nos proponemos hacer prevalecer, ¡¡¡aquí la respuesta al partido que queremos ser!!! Un partido vinculado al pueblo, comprometido con nuestras demandas históricas, con su bienestar y con la justicia que se reclama, con la soberanía nacional que anhela; con un estado democráticamente fuerte para servir aquellos objetivos y zanjar la brecha que sigue creciendo entre quienes todo tienen y entre los que nada poseen. Un partido de masas, ideológicamente avanzado, llamado a defender soberanía e independencia, nacionalista por principio. Como sociedad tenemos que rechazar ser un partido de cuadros, elitista, inclinado a privilegiar los intereses de las minorías. Otro partido tendría que ser inaceptable y no merecería el apoyo de nuestro querido pueblo, basta de engaño y traición al electorado.

 

Ahora bien; nuestra sociedad desea una organización política caracterizada por sus vínculos con el pueblo y lo mejor de sus luchas, experiencia y sabiduría. Lo que apostamos son los cambios socialmente necesarios, aunque sabemos que no hay cambio sin riesgo, y debemos estar convencidos de que no hay riesgo mayor que no hacer nada o peor aún, sumarse a la fuerza contensora del devenir histórico “FUERA PRIVILEGIOS ARCAICOS”. Es cierto, el partido gobernante de nuestros afanes, ha incurrido en desviaciones y en corruptelas y hasta con traición a los principios. Se extraviaron en un centrismo enajenador de los principios, se desideologizaron, abandonando el sentimiento del pueblo.

 

Nosotros como electores debemos poner manos a la obra y formalizar un partido popular, moderno, ágil, para penetrar a los secretos resortes del alma popular y que de su decisión y voluntad; pero lo cierto es que solo actuando de frente a la realidad de la vida y con responsabilidad por los hechos que afrontamos, como puede convocarse a la colectividad y organizadamente levantar los ideales generosos del ciudadano. Sabía Usted, que a los partidos no se les persigue, se le estimula, defendiendo la tesis de la política de cara a la sociedad y respondiendo a sus resultados ante ella.

 

El partido que deberíamos abanderar, sería una organización de sectores y ciudadanos, capaz de movilizar a la sociedad con la participación en favor de una concentrada conjunción de políticas públicas en favor de los mexicanos y de ninguna manera en pro de la regresión ideológica que se tiene que combatir en todos sus segmentos. La ideología que se debe de invocar, se construiría con los aportes de los trabajadores del campo y de la ciudad, con los jóvenes que desesperadamente buscan una señal que les oriente en la trabajosa construcción de su futuro, con los criterios de los profesionalistas y de los maestros, de los hombres y de las mujeres que no admiten el proceso de la realidad actual. Además nos inclinaríamos, por un estado eficiente y porque su desempeño transite por la normatividad constitucional y para que nada, ni nadie este sobre la constitución. 

También te puede interesar