Noticias de BCS, México y el mundo.

Susan Sarandon, con buena conciencia

11/10/2017 23:04 Por: Redacción Susan Sarandon, con buena conciencia

La actriz se declara en contra de la pena de muerte y se unió al documental Killing Richard Glossip para evitar la condena de un hombre al que considera inocente

PASADENA.

Por años, Susan Sarandon ha sido el Pepe gri­llo de América, o al menos así se han referido a la actriz en innumerables ocasiones por su compromiso y lucha a fa­vor de los derechos humanos.

Ella no ha temido alzar la voz cuando éstos se han vio­lado o cuando se trata de pe­lear por causas que le parecen justas.

Junto a su exmarido, Tim Robbins, recriminaron al go­bierno estadunidense en ple­na ceremonia de los Oscar la retención de 267 haitianos con VIH refugiados en Guan­tánamo, Cuba.

En 1999 fue acusada de desorden público durante una protesta en Nueva York, tras la muerte del emigrante afri­cano Amadou Diallo por los disparos de cuatro policías. También es embajadora de Unicef (Fondo de las Nacio­nes Unidas para la Infancia) y forma parte de Heifer Inter­nacional, ONG que distribuye animales de granja entre fa­milias necesitadas.

Con esas credenciales no es de extrañar que la actriz haya dedicado años a defen­der al estadunidense Richard Glossip, acusado de pagar a un sicario para que asesinara a un hombre.

Así como en la cinta Pena de muerte de 1995, en donde defendió a un condenado, la actriz ya lo hizo en la realidad. En la ficción que compartió al lado de Sean Penn encarnó a la hermana Helen Prejean, que lucha por la absolución de un condenado interpreta­do por Penn.

Y fue precisamente Pre­jean, autora del libro en el que se basa la cinta, quien acudió a la actriz para convencer­la de la inocencia de Glossip, por lo cual Sarandon, además de pedir la cancelación de la pena de muerte, también apa­rece en el especial Richard Glossip: Pena de muerte, de Investigation Discovery.

“La pena de muerte nunca tuvo mucho sentido para mí. Es arbitraria y caprichosa. Es costosa, pero la gente suele decir: ‘Si alguien mató a uno de tus hijos, ¿por qué no matarlo a él?’. Y, por supues­to, uno le dice que concuerda, pero es una pregunta di­ferente a dejar que el Estado lo haga. Y la verdad es que las personas que conocí ha­ciendo Pena de muerte y que habían experimentado la tra­gedia de que le asesinaran a un hijo no odiaban ni querían revancha en nombre de esa persona que perdieron.

“Hay una línea que sur­ge de las conversaciones que mantuve. Yo digo que no ten­go esa clase de fe y me con­testan que no se trata de eso, sino que deciden alejarse del odio. Mientras filmábamos, vimos a una familia que iba a las ejecuciones todo el tiem­po. La verdad es que no era reparador. La gente siempre queda desilusionada porque ¿qué puede reparar el dolor más allá de recuperar al ser perdido? La gente piensa que se va a sentir aliviada, pero no funciona de esa manera. Al final de cuentas, no le sirve a ninguna de las partes”, dijo la actriz en una charla en esta ciudad.

Durante casi 20 años dos hombres condenados en Oklahoma, Richard Glossip y Justin Sneed, han manteni­do dos relatos muy diferen­tes de lo que llevó al asesinato de Barry van Treese. Aunque Sneed confesó el asesinato, dijo que lo realizó por encar­go de Glossip.

Sneed cumple una senten­cia de cadena perpetua mien­tras Glossip está en el corredor de la muerte clamando su inocencia. En estas dos déca­das, en el corredor, Glossip ha enfrentado cinco momentos en los cuales ha escapado de la ejecución.

La actriz criticó las ac­ciones de la gobernadora de Oklahoma Mary Fallin. Sin embargo, ésta misma y sin querer ayudó a la causa de Sarandon, ya que el caso tomó mayor relevancia y hoy, Glos­sip no ha sido eje­cutado, a pesar de que el pasado 16 de septiembre comió la que habría sido su última cena.

“Para ayudar, lo­gré que este caso se hiciera de alto per­fil. Gracias a la ayuda de va­rias personas, entre ellas el Dr. Phill, con quien colaboré en un programa. Para ese mo­mento el caso ganaba veloci­dad, reunía firmas y las cosas se complicaban más porque estaba la cuestión de que usa­ron drogas equivocadas. La última persona que habían asesinado gritó durante todo el proceso porque usaron la droga equivocada”, externó.

El documental fue creado y dirigido por el cineasta Joe Berlinger, quien también ha dedicado su carrera a expo­ner los abusos del sistema de justicia penal. Killing Richard Glossip se transmite hoy en dos horarios por ID.