Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 14 julio 2017


• Se agrava división en el PRI ahora exigirán militancia “pura” a aspirantes a dirigir el partido • Barroso pierde fuerza, los representantes de los sectores sociales confrontados con su dirigencia estatal • Pesada labor en puerta para el secretario de organización del CDE Noé López Ramírez

Definitivamente los problemas al interior del tricolor parece que no se acabarán nunca mientras que exista la terrible división de la que son víctimas mismas que parece ahondarse ahora que sus dirigentes se pondrán muy estrictos con lo que se refiere a la “militancia pura”, es decir que se tomarán en cuenta para los nuevos cuadros directivos solo a priistas que nunca se hayan ido de ese partido y menos que hayan militando en otro organismo político.

 

¿Pero cómo podría este argumento tener peso al momento de las decisiones que están a punto de tomar el tricolor sobre todo en lo que se refiere a la dirigencia municipal del PRI en La Paz, en donde todo parece indicar que finalmente Ricardo Barroso no podrá meter las manos con la esperanza de alcanzar la posibilidad de llegar a la dirigencia estatal antes de que concluya el mes de julio?

 

La estrategia surge fundamentalmente porque los llamados sectores del tricolor, con excepción de la CTM que representa el diputado local Amadeo Murillo Aguilar, no están de acuerdo con las propuestas que se espera haga el grupo político de Ricardo Barroso.

 

Así que se buscará el voto directo de quienes puedan sufragar, siempre y cuando estos sean de militancia pura.

 

Obviamente habrá mayor división que la ya existente, si se trata de aplicar este criterio, ya que dentro de los más destacados militantes de hoy en día en el PRI existen figuras que ya aptaron por otros partidos como el PRD por ejemplo y ahí se ubican militantes como Fernanda Villareal que actualmente representa al movimiento de las mujeres priistas en la entidad y el mismo Abimael Ibarra, quien es uno de los más serios aspirantes a dirigir el tricolor paceño.

 

Desde luego que algunos de estos nuevos priistas que ya no tienen militancia pura, incluso en su memento fueron candidatos del PRI a pesar de provenir de otras fuerzas, pero todo parece indicar que en aquella ocasión pudieron pasar por encima de lo que dice el estatuto en este rubro porque para ser candidatos se arroparon en un convenio de coalición que solo para aquel proceso electoral, dejó sin efecto algunos estatutos.

 

Pero para las decisiones partiditas, es decir para las acciones que desde su interior en cualquier partido político, solo los militantes efectivos pueden adoptar, será difícil quitarse la etiqueta de que ya alguna vez compitieron y lucharon justamente contra el tricolor.

 

Obviamente ahora las circunstancias son otras y mientras que a algunos les conviene demostrar amnesia política a otros les urge presumir que efectivamente cuentan con una excelente memoria que ahora se pondrá de manifiesto con la idea de evitar que los espacios directivos que están en disputa queden en manos de priistas renovados que según se ha dicho, han machado al PRI de otros colores principalmente de amarillo.

 

Queda claro que la tarea para la secretaría de organización que encabeza Noé López, tendrá mucho trabajo en este aspecto en donde el currículum de sus militantes tendrá que estar lo más limpio que se pueda, libre de olores y texturas de otros partidos, en cuanto a la militancia priista que literalmente ha sufrido de todo y que para colmo de males, por ahora no se vislumbra en el horizonte de a victoria para el próximo proceso electoral de junio del 2018.

 

Claro que para muchos priistas tener una representación por pequeña que sea al interior de su partido, es como tener la única y última botella de agua en medio de un calcinante desierto político tan abrumador que amenaza otra vez con colocar al tricolor en una posición menor que años anteriores en la escala de los partidos electoralmente competitivos en la entidad.

 

Definitivamente en el PRI las cosas están muy mal y cada día que pasa todo indica que estarán peor.

 

En el tricolor la situación está tan grave que la lucha es como cuando caninos pelean por un hueso aunque no tenga absolutamente nada de carne.

 

La división y la confrontación interna es encarnizada, todos sus líderes y aspirantes a dirigir, quieren un hueso que roer por seco y lánguido que este se encuentre.

 

Por supuesto ahora quieren hacerlo solo entre priistas “puros”.

 

¡Qué cosas!