Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es jueves, 25 de febrero de 2021

Lo derecho es lo decente

Muy buenos días a toda nuestra estimable audición, gracias muchas gracias por continuar y preferir las noticias que la plantilla de columnistas y reporteros día a día se afanan en presentárselas en este su periódico el...


Muy buenos días a toda nuestra estimable audición, gracias muchas gracias por continuar y preferir las noticias que la plantilla de columnistas y reporteros día a día se afanan en presentárselas en este su periódico el “Independiente”. Inicio esta columna recordando mis antepasados empleos y me pregunto ¿Qué es la misión policial? Vaaa … el correcto desempeño la misión policial requiere un personal responsable y técnicamente adiestrado. Ser policía es pertenecer a una profesión que ha tenido un alto desarrollo en algunas partes del mundo y que requiere del aspirante no solo una condición física inmejorable, sino una preparación definitivamente científica aunada a la comprensión y al conocimiento absoluto de las leyes y los reglamentos. La policía es un organismo civil armado, que tiene a su cargo velar por que se cumpla la Constitución, las leyes y los reglamentos que de ella emanan, protegiendo la vida humana y la propiedad, para hacer más segura, agradable y cómoda la convivencia social. No se puede concebir, desde un punto de vista estrictamente policiologico, que exista un solo policía que no posea una preparación académica superior al bachillerato y un conocimiento mínimo de las leyes. Todo esto tiene sus raíces en el hecho innegable de que la policía está al servicio de la sociedad para protegerla y como miembros de la sociedad, todos tienen el derecho de exigir que las policías sean profesionales en la materia. A decir verdad, la técnica criminalística y policiologica actualmente se está conociendo en nuestro país, hoy ya no se continúan usando métodos de investigación empleando en la época virreinal. La policía en su curso evolutivo pasa por tres etapas, la primera es la etapa militar que se inicia cuando las legiones romanas introducen en las regiones conquistadas por ellas, el derecho y la concepción del orden civil que por primera vez existía en Roma. Después, en la época feudal, los señores organizaron patrullas que recorrían sus dominios para mantener el orden y aprehender a sus enemigos. Cuando surgieron los estados modernos, los reyes y los nobles organizaron tropas destinadas a la vigilancia policiaca, la cual no consistía precisamente en proteger la vida y los intereses de los miembros de la comunidad, sino defender los intereses de la corona y de los gentiles hombres, lo cual muy frecuentemente se traduce en crímenes políticos, venganzas personales en robos y despojos. La iglesia católica tuvo también su policía eclesiástica, que funcionó bajo las órdenes del Santo Oficio y cuya misión era descubrir y aprehender a los enemigos de la fe: hechiceros, masones y judaizantes. En la etapa militar, en las policías primitivas figuran no únicamente pretorianos, genízaros y mercenarios, sino delincuentes que se convierten en policías para disfrutar de impunidad al cometer delitos. En este contexto, no es nuestra intención recomendar que exista la paz ciudadana sea necesario un estado político en el que restringir las libertades humanas. Por el contrario, es indispensable la existencia de una fuerza pública civil armada, que haga que se respeten las garantías individuales consagradas en la Constitución y que impere el postulado de que todo hombre tiene el derecho de hacer en su beneficios todo aquello que no lesione el derecho del os demás. La idea básica es que, ante todo y sobre todo, están la seguridad y el orden social y que este problema debe ser atendido en la medida que su importancia merece. Concluyo: El problema de la seguridad pública, una parte es problema del gobierno federal y la otra la que deben resolver las autoridades locales. Por lo que respecta a nuestro bellísimo estado de Baja California Sur, hasta este momento se han implantado las condiciones que permiten que el Estado y Municipios combatan de manera frontal y más eficiente la delincuencia organizada, con mayor y mejor cooperación entre los tres órdenes de gobierno. Hasta estos instantes la reestructuración ha sido a fondo en el Sistema de Seguridad Pública, de manera que la población ha encontrado una respuesta profesional, honesta y expedita a sus demandas de seguridad.