Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 14 de agosto de 2022

Gran tribuna

• Escritora de fe. Una mujer que ha hecho de su vida una gran crónica de la ciudad de La Paz • Conversaciones con el diablo


Manuelita Lizárraga Alcaraz nació para escribir. Y lo hace con fe, con amor, con precisión y respeto a la verdad " La historia tiene corazón. Y es la verdad. Dice.

 

Entrevistarla es un deleite para el alma. Lo hice hoy en su casa de la Colonia Pueblo Nuevo en esta Centenaria ciudad de los molinos y las añoranzas.

Rompo el silencio después de sentarme frente a ella y le inquiero: ayúdeme Manuelita a definirla  Escritora? ¿Periodista? ¿Contadora? ¿O una mujer enamorada?

 

Suelta su primera carcajada que retumba en ese extenso jardín. Y responde:

- Soy un pedacito de todo. Soy una mujer que escribe, que relata, que trabaja y que cree en el amor. Amo lo mío, lo nuestro.

 

El pavimento agreste, seco, caliente se rompe en la calle Madero. Y se abre un extenso portón de hierro antiguo. Y penetramos al hogar de Manuelita.

 

Olores exquisitos. A Jazmín y a frutas verdes, nos dan la bienvenida. Observó de reojo higos, brevas, limones, uvas y ese aroma exquisito que no desaparece. Subyugante, agrada.

 

Para Entrar a esta casa debe dejarse antes la tristeza, el desánimo, y el tiempo. Este último se consume cuando se está adentro.

 

Y aquí está de pie está mujer, la escritora de miles y miles de historias. La atraparadora de un tiempo que no se puede ir del todo, porque está registrado en los anales de Manuelita.

 

Saludos iniciales con cariño y ya sentados en una extensa mesa súper adornada con libros y libros. Y con la suculencia de machaca de mantarraya, tortitas, almejas rancheras, jugos frutales, café de talega y frijoles refritos. Ah, las infaltables tortillas de harina.

 

Uno, dos tres... Continuamos

 

¿Se amiga que no nació en esta hermosa tierra ¿ Cómo llegó? ¿Que vieron sus ojos al arribo?

- No vi nada. Estaba oscuro. Y llegue a los ocho meses de nacida. Y vestida con un traje del Santo Niño de Atocha, para que me cuidara. Hoy bendigo a mis padres por traerme aquí. Mi tierra.

 

Si pudiéramos retroceder el tiempo aquí en La Paz. ¿Que le gustaría tener enfrente de cuando era niña?

- La Bahía de La Paz. Limpia, sus barcos, su gente, sus ruidos. Su ambiente de fiesta. Eso, sobre todo.

 

Ha triunfado en todos los ámbitos. Destaca como escritora, periodista, ejecutiva de ventas. Pero de la política no me ha dicho ¿Por qué no, la política?

- No me gusto. Serví con todas mis ganas como directora de comunicación social en el Ayuntamiento Paceño. Pero hasta ahí. No le seguí.

 

Manuelita Lizárraga en sus primeros años fue nómada en la ciudad. Platica que con su familia hospedó en cuartarías. Y sus vecinas: las hermanitas Flores y la Chula Angulo.

 

Penetrar en el ámbito de la escritura de Manuelita es fascinante. Creadora de " La Paz que se perdió. Y sostenedora de una página donde está un tesoro fotográfico y de historias. Es la cronista viva de una ciudad.

 

·         Envío un mensaje para que la mujer siga luchando por más espacios

Apreció su interés por un personaje en especial de nuestra historia. El general Juan Domínguez Cota ¿Que opina?

- Tienes razón. Para mí el general fue un gobernador del territorio que sentó las bases para el desarrollo. Entre lo más importante lo hidráulico. Fue un mandatario preocupado por su gente.

 

¿Cómo empezó su pasión por escribir?

- De ver lo hermoso de mi ciudad y el amor ferviente de compartirlo. Así. Decir lo bello de la ciudad, la forma de ser de los Paceños. Y sobre todo, caminar por estas hermosas calles. Estas hablan y dicen maravillas.

 

Y tiene razón mi amiga. Es una mujer que camina, camina. Y lo hace por amor, de manera incesante.

 

¿Le interrogó ¿ Que debe regresar a La Paz, que se nos perdió, Manuelita?

- No le piensa mucho y responde: Los valores, las buenas costumbres y las tradiciones.

 

·         Conversaciones con el diablo

La charla en vivo. Tengo de testigo de este encuentro a Ely. Mi compañera. A la par de las preguntas mi anfitriona adereza el diálogo con sinfín de historias y experiencias.

 

Sorbo de café y mordida a la tortilla de harina. Es un manjar que disfruto a plenitud.

 

Sigo:

Amiga me gusta su estilo para contar la historia. Hace un lado las mentiras y los rumores.

- Así debe de ser. La historia tiene corazón y este es la verdad. Aunque duela. Así soy y así escribo.

 

Fue usted pionera en la búsqueda de espacios para la mujer. Hoy en pleno despegue de la equidad ¿Que les recomienda a las féminas?

- Que no dejen de luchar. Que sigan alcanzando las oportunidades y los espacios que merecemos. Esta lucha no es provisional. Es constante.

 

Manuelita ¿Es usted feliz ?

- Inmensamente feliz

 

Termina el intercambio de ideas con una mujer. A las puertas de cumplir los 78 años de edad sus ojos vivos, sus manos fuertes y mente lúcida plasma lo más hermoso de nosotros mismos, nosotros.

Salgo a la calle otra vez. Volteo a ver esa casa de olores, de amistad y de amor, donde vive la emperatriz de la memoria