Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es martes, 29 de noviembre de 2022

En privado

• Corruptos y perversos.



De acuerdo a la denuncia hecha por Milena Quiroga Romero en relación a una supuesta Red de Corrupción interna en la anterior administración del Ayuntamiento paceño, es imperdonable que uno de los principales tejedores de esa red, tomen los hechos como una simple broma.

En efecto, no podemos dejar pasar que el gran instigador de esa red de corruptelas habría sido el entonces presidente municipal. Y su nombre completo es Rubén Gregorio Muñoz Álvarez, quien, hoy con marcada ironía y gran cinismo, burlándose de las autoridades dice que las denuncias presentadas ante las instancias judiciales son: “mero trámite”.

Y mofándose de todos, incluyendo a la hoy alcaldesa que ante la falta de recursos hace grandes esfuerzos por cumplir su cometido, Rubén Muñoz pretende ir más allá con su guasa al dejar establecido que todo lo que se refiere a las denuncias es solo un “procedimiento administrativo”.

Es decir, le faltó solamente expresar lo que allá, entre sus cuates entre guasa y guasa acostumbra decir: “a mí me hacen los mandados”.

Por lo tanto, basándome en lo anterior, me queda muy claro que Rubén Muñoz, inmaduro al fin y acostumbrado a la guasanga, mientras cuenta sus chistes malos, no alcanza a ver más allá de sus narices.

Luego entonces este tipo, no asimila que cuando se habla de una “Red de Corrupción”, es algo candente, comprometedor y demasiado serio. Muy serio.

Y mucho más cuando la expresión proviene de alguien que pertenece a su propio partido como es el caso que hoy nos ocupa.

Es por tanto que, tomando como base esas palabras dichas por Milena Quiroga Romero, en su calidad de presidenta municipal, puedo dejar por un lado algunas otras tantas corruptelas cometidas por Rubén Muñoz durante su administración.

Por ejemplo, la que se relaciona con aquellos más de 100 aviadores que tenía al momento de administrar el ayuntamiento.

Como también puedo dejar por un lado aquel cuestionamiento, muy comprometedor, que en agosto pasado y durante la última sesión de cabildo, le hizo directamente a Rubén Muñoz el regidor Pavel Castro Ríos, sobre el desvió de más de 38 millones de pesos.

Y para ser condescendiente con el exalcalde paceño, también dejaré de lado aquello de que en el último informe del Ayuntamiento de La Paz que rindió el edil suplente Pilar Eduardo Carballo Ruíz, reveló que deja un déficit de 2,300 millones de pesos.

Por supuesto que también omitiré lo que en su momento, el organismo Cómo Vamos La Paz, dio a conocer respecto a que la administración encabezada por Rubén Muñoz, registró un “incremento preocupante” en deudas de agua potable para el consumo industrial y que deja la deuda más

grande para ese Ayuntamiento, pasando de 15 a más de 40.5 millones de pesos. Es decir que casi se triplicó la deuda existente, subiendo 168 por ciento más en esa administración.

Es más, en un comparativo, dice que el gasto de combustible que utilizó el Ayuntamiento de Esthela Ponce fue de 1’117,945 pesos, con Armando Martínez ascendió a 1’610,365 pesos (44 % más), y con Rubén Muñoz aumentó a 1’799,853.40 pesos, siendo un 12 por más que su antecesor.

Igualmente anota que el gasto de energía eléctrica también sufrió “incremento considerable”, ya que con Esthela Ponce fue de 3’651,443 pesos, con Armando Martínez de 4’627,839 pesos y con Rubén Muñoz llegó a los 6’309,384, 35 pesos. Esto, a pesar de haber presumido instalaciones de paneles fotovoltaicos en el estacionamiento de palacio municipal.

Y ya por último, en una nota periodística investigada por Rodrigo Rebolledo Ramírez publicada el 20 de agosto de 2021 en diario El Independiente específica que en solo 3 años, Rubén Muñoz aumentó la deuda pública en 422 millones de pesos.

Pero le decía que tomando como base las palabras de Milena Quiroga, vale la pena perdonarle estos pecados a Rubén Muñoz.

Pero no se le puede perdonar que tasaba predios a un valor catastral mucho menor, y que de acuerdo a lo señalado por la presidenta municipal de La Paz, Milena Quiroga Romero, ese es el motivo de las denuncias que han sido presentadas ante las instancias judiciales.

Y no se le puede perdonar porque eso es imperdonable cuando sabemos que son hechos que encierran muchas dudas, desde presunta desviación de recursos por varios millones de pesos, hasta beneficio a terceros.

Sin descartar perdidas millonarias de ingresos a las arcas municipales. Y que a todo en su conjunto se le llama corrupción.

Qué bueno entonces que de acuerdo con lo dicho por la Alcaldesa paceña, la investigación continúa, al igual que no descarta que puedan estar involucrados más servidores públicos en funciones y otros tantos que estuvieron en la pasada Administración.

Y fue la propia alcaldesa quien aseguró que estos actos ilícitos consistían en reducir considerablemente el valor catastral de los predios, lo que permitía que el pago del impuesto predial se redujera considerablemente.

Aquí se destaca un predio, cuyo valor comercial es de 94 millones, y por el cual se debería pagar un predial de casi cuatro millones de pesos, pero fueron reduciendo su precio, primero a 9.5 millones, luego a un millón de pesos, y finalmente se acordó que pagaran la irrisoria cantidad de 16 mil pesos de predial, lo que deja traslucir descaro, osadía y abuso.

Y más lamentable es que, la alcaldesa diga que está supuesta red de corrupción operaba desde el exterior, con cómplices en el interior del Ayuntamiento que ingresaba modificación de precios al sistema de datos, buscando cometer fraudes a las arcas municipales.

O sea que aparte de corruptos fueron perversos.

Cuestión de tiempo.