Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es miercoles, 20 de octubre de 2021

Afinan rescate sinfónico de la obra del compositor Aurelio Barrios y Morales

• Tras recuperar la obra del célebre organista poblano, amigo de Manuel M. Ponce, se realizó su primera grabación

Afinan rescate sinfónico de la obra del compositor Aurelio Barrios y Morales

CIUDAD DE MÉXICO. El director de orquesta Rodrigo Elorduy y el investigador Ángel Augusto Ramírez Zarco realizan el rescate de la obra del compositor mexicano Aurelio Barrios y Morales (Puebla, 1880-1943), la cual nunca fue grabada y ha permanecido en la oscuridad durante más de un siglo.

La recuperación dio como resultado la primera grabación mundial con música de Barrios y Morales, realizada por el sello discográfico Sterling, la cual verá la luz en noviembre próximo, que incluye la Sinfonía en fa menor, de 1913; El ángel de la guarda, de 1909; En el ocaso de la vida, de 1940; y Fuga en fa menor, de 1909.

No se realizaron grabaciones en su tiempo, así que son estrenos mundiales”, dice a Excélsior Rodrigo Elorduy

Por alguna razón, su música quedó sin mayor difusión, en manos de los familiares, y ha sido gracias a Carlos Domínguez Barrios y Morales, nieto del compositor, que ahora sale a la luz esta bellísima música del romanticismo mexicano”, abunda.

La historia de la música recuerda a Barrios y Morales como el primer maestro organista de México de principios del siglo XX.

Y aquí lo presentamos con una gran sinfonía que seguro se posicionará en el repertorio nacional, con un caudal de obras de gran valía”.

¿Por qué nunca se grabó este repertorio?, se le pregunta a Elorduy “Me sorprende que en vida del maestro no se editara su obra, ya que fue una figura reconocida que se codeaba con grandes músicos mexicanos como Manuel M. Ponce, Silvestre Revueltas y Alfonso de Elías.

Era apreciado por ellos. Incluso, el maestro De Elías revisó partes de su sinfonía y se dice que los retoques que presenta el original fueron realizados por él”, comenta.

En cuanto al resto de la obra, Elorduy asevera que la mayor parte está en posesión de los familiares, en concreto del Dr. Carlos Domínguez Barrios y Morales.

De la obra orquestal conozco lo que está en este disco y un par más, quizá cerca de unas 20, pero imagino que hay más y que también debe haber obras para órgano.

Porque sería raro que un organista y compositor no tuviera obras de órgano, pero hasta hoy no tengo el conocimiento exacto y sería una buena labor de investigación”, expone.

Elorduy reconoce que también ha tenido en sus manos algunas partituras de obra para piano y para canto y piano.

 Algunas las he leído con mi esposa, quien es cantante de ópera, y hay mucha belleza ahí. Pero tengo conocimiento de más piezas, que me las han nombrado o me han mostrado algunas partes digitalizadas, ya que don Carlos, aparte de ser médico, estudió composición, canta en un coro y es un entusiasta del programa Sibelius”.

¿Grabará más piezas?, se le pregunta al compositor. “Es un hecho. Hay piezas que se puede hacer con orquesta. A mí me encanta su obra”.

Por su parte, Ramírez Zarco, también productor y representante de Sterling en México, detalla que el objetivo de este álbum, junto con previas recuperaciones  en torno a la obra de Ricardo Castro, Julián Carrillo y Manuel M. Ponce, “es el rescate de esta música histórica que es relevante para el patrimonio musical de México y del mundo”.

En esta oportunidad, explica, “tuve el gran gusto de conocer al maestro Elorduy y ver su interés por esta obra histórica, creada hace 100 años en pleno proceso de la Revolución Mexicana.

Él me comentó de este hallazgo y despertó gran interés, porque es una obra valiosa”, que también tuvo el apoyo del musicólogo Bernardo Jiménez Casillas”.

¿Por qué interesó el proyecto a Sterling? “Es un sello sueco dedicado al rescate de música romántica europea y de otras partes del mundo. Ellos han tenido gran interés en el patrimonio mexicano”.

La historia de esta grabación, con la Orquesta Sinfónica de Coyoacán Nueva Era A.C., inició cuando el nieto del compositor llegó al Foro Cultural Coyoacanense para mostrar a Elorduy los originales con piezas de Barrios y Morales.

Llegó, se presentó y me habló de estas obras. Curiosamente sabía de él, porque en un diploma de mi abuela, quien era pianista concertista del Conservatorio, fungió como guía y, hasta entonces, era la única referencia que tenía. Sin embargo, fue un compositor notable y amigo de Manuel M. Ponce y de Alfonso de Elías”, concluye.

 LA HISTORIA DEL GERMEN ORQUESTAL

 

Aurelio Barrios y Morales nació el 27 de julio de 1880 en Zacatlán, Puebla. De cuna humilde, vivió su temprana infancia en un jacal, siendo el cuarto de los seis hijos que procrearían Rafael Barrios y Carmen Morales, alfarero y ama de casa, respectivamente.

Una vez concluidos sus estudios de educación primaria en la escuela municipal, Barrios y Morales contó con el apoyo del sacerdote Mariano Dávila, párroco de Zacatlán, para proseguir su formación en el Seminario de Puebla.

Sin embargo, no fueron los estudios de teología los que lo atraparon, sino los de órgano, canto y piano y se sabe que mostró grandes aptitudes para la música, al punto de que en 1903 se convirtió en organista del Templo de La Concordia.

 Los profesores del Seminario apoyaron al joven creador y, en 1905, lo enviaron al Conservatorio Nacional de Música, donde estudió Órgano y Composición con José Guadalupe Velázquez y Gustavo E. Campa.

 Dos años después optó por dedicarse sólo a la música.

Así que después de varias peripecias, en 1913 el músico creó su Sinfonía en fa menor y participó en un concurso organizado por el Conservatorio, el cual ganó y le valió su nombramiento como profesor adjunto de la clase de composición de dicho establecimiento.

Poco después contraería nupcias con Antonia Frías Vázquez, bibliotecaria e integrante del coro del Colegio de las Vizcaínas.