Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 26 de mayo de 2024

En privado

• Mañana es la cita.


Efectivamente, para mañana usted tiene una cita con la democracia cuando justamente está por concluir uno de los procesos más grandes en la historia de nuestro país y en particular de nuestro estado,  a través del cual se elegirán  21 mil 368 cargos públicos, donde se renovarán 15 gubernaturas, que serán  Baja California, Campeche, Chihuahua, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas; con ellos 30 congresos locales; mil 900 ayuntamientos, juntas municipales, y por supuesto nuestra entidad: Baja California Sur.

Con este proceso se prevé la participación de 94 millones 800 mil ciudadanas y ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral muchos de ellos radicados en el extranjero. También de vital importancia es destacar que en esta ocasión serán 5 millones más que en el 2018, por lo que, en base a la estimación del Instituto Nacional Electoral, fue necesario la contratación de más de 50 mil Supervisores y Capacitadores Electorales, además de que será necesaria la instalación de 161 mil casillas.

De la misma forma, y tomando en cuenta que la Cámara de Diputados se integra por 500 miembros, 300 de ellos electos por mayoría relativa en los 300 distritos electorales que existen en todo el país (uninominales) y los 200 restantes que son electos por el sistema de representación proporcional (plurinominales), también en esta ocasión se renovará la totalidad de la Cámara de Diputados a nivel federal, de tal manera que se procederá a elegir 300 diputados con votos directos a candidatos.

Por cierto, en relación a este último tema, habríamos de hacer hincapié en que por primera vez, después de la reforma electoral de 2014, se da apertura a la posibilidad de reelección en la Cámara de Diputados, ya que los actuales diputados podrán ser reelectos hasta por tres periodos más, de allí que varios diputados se apuntaron nuevamente en su afán de lograr seguir pegados a la ubre.

Ciertamente, en el caso concreto de Baja California Sur, para este 2021 la elección más importante será la del puesto de gobernador, que en este momento el cargo es ocupado ´por el panista Carlos Mendoza Davis que inicio su periodo como gobernador constitucional el 10 de septiembre de 2015 y terminará el 9 de septiembre de 2021.

Igualmente se renovarán los cinco ayuntamientos como son Comondú, cuyo alcalde es José Walter Valenzuela Acosta, del Partido Movimiento Regeneración Nacional; Mulegé: José Felipe Prado Bautista, del Partido Nueva Alianza; La Paz, Rubén Gregorio Muñoz Álvarez, del partido Morena; Loreto, Arely Arce Peralta, del Partido Acción Nacional; y Los Cabos, que actualmente preside Lorena Cortés, del partido Morena.

Sin embargo,  de este último Ayuntamiento vale un comentario por separado, donde diremos que su titular, Jesús Armida Castro Guzmán, que también pertenecía a Morena, tuvo serios enfrentamientos con el dirigente estatal del partido, es decir Alberto Rentería Santana,  y por tanto, sumamente molesta porque no le cumplieron sus caprichos, dejó en su lugar a su suplente Lorena Cortés  para buscar la gubernatura por el Partido Verde Ecologista de México, De donde por supuesto, tendrá resultados funestos, corriendo el riesgo de que hasta allí llegue su carrera política.

Por supuesto que este mismo riesgo estuvo a punto de correr el todavía alcalde de La Paz, quien al igual que Armida estuvo a punto de irse a pique y nada más por hacer caso a su consejero, ya saben quién. Pero al final de cuentas, Rubén tuvo mejor suerte al ser elegido como candidato a diputado plurinominal, quien, dicho sea de paso, al enterarse que Víctor Castro fue el elegido por Morena para ser candidato a la gubernatura, Rubén, al igual que Armida, también anduvo de saltimbanquis buscando un posible acomodo en otros partidos y dando berrinches, pero, repito, al final de cuentas la suerte lo favoreció.

Hasta aquí, la información respecto los berrinchudos y el proceso de mañana. Sin embargo, la crítica de hoy, y lo cuestionable estará relacionado con esos duros encuentros entre los contendientes, y sobre todo con la propaganda electoral. Esta última que de cualquier manera en esta ocasión y en base a las manifestaciones de la gente, esa propaganda que vemos y escuchamos por todas partes, debe tener un curso y muy pronto.

Así es. Ese cúmulo de basura que tras cada proceso electoral queda pegada y anotada con sendas letras en bardas y otras partes, como nos consta que mucha de ella aún sigue en algunos lugares derivada de procesos electorales que se realizaron hace muchísimos años, y la cual ahí persiste como lapa maldita, pegada, mientras a las autoridades electorales los corroe el importamadrismo, y ponen oídos sordos a ello, pasando por alto la existencia de leyes que obligan a partidos y candidatos a retirarla.

En síntesis, habrá nuevamente de concluir un proceso electoral el cual esperamos se desarrolle sin contratiempos y sobre todo sin violencia y que, tomando en cuenta que en toda elección existe la posibilidad de la vitoria, pero también el riesgo de la derrota, haya aceptación de parte de los perdedores y de una vez dejen por un lado las blasfemias, los insultos, y las injurias, que tanto dañan.

En efecto, ojalá y que al concluir el proceso, también se acaben las ofensas y las descalificaciones que poco o nada le importa al pueblo y por el contrario, le causan enfado, enojo y frustración, más aún cuando por otro lado tiene muchos problemas por resolver.

Un pueblo, que como ya lo dije en la anterior entrega, ya está harto de falsas promesas, agobiado de incumplidos ofrecimientos y cansado de sufrir hambre, desempleo, Coronavirus. Un pueblo que solamente quiere paz y tranquilidad y que también tiene derecho a descansar de tanta arenga y perorata, y que ya no quiere escuchar esos altavoces por sus calles, ni esos repetitivos spots radiofónicos.

Vamos, un pueblo que solamente espera que los resultados del proceso, cumpla los objetivos deseados por todos. Que sean los resultados que las mayorías esperábamos. Es decir, esos que nos conlleven a la prosperidad y al bienestar de nuestras familias, y que por el bien de todos, la tranquilidad, retorne nuevamente a nuestros hogares.

No es mucho pedir.  Cuestión de tiempo.