Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 26 de mayo de 2024

En privado

• Covid-BCS.


De frente a la mayoría de las entidades del país, vale decir que --muy a pesar de lo que puedan opinar los detractores de Carlos Mendoza Davis--, Baja California Sur fue uno de los primeros estados en procurar instalaciones dignas para atacar la Pandemia, no sin antes, por órdenes precisas del gobernante,  construir un puente entre las autoridades federales de salud y las estatales en un afán de proteger en todo lo posible a la población sudcaliforniana, cuyas acciones, hasta hoy, han fructificado.

En efecto, hubo previsiones importantes, incluso desde antes de aquel fatídico 21 de marzo de 2020, cuando a las 9:32 a.m. el gobernador escribió en Twitter: “Informo que hemos registrado el primer caso de #Covid-19 en #BCS. Se trata de un visitante inglés de 48 años que, sin síntomas, llegó el día 14 de Miami a Los Cabos, donde se encuentra estable en hospital privado. Reforcemos medidas de prevención: higiene y distanciamiento.

Habría sido a través de redes sociales donde el mandatario estatal precisó que el paciente es atendido en un hospital privado y que se encuentra estable, y mediante ese puente, Carlos Mendoza Davis, ya se había informado al escribir (@cmendozadavis) March 21, 2020 “En Baja California Sur se registran, además, tres casos sospechosos. Hasta la tarde del 20 de marzo, México había confirmado 203 contagios por coronavirus COVID-19, así como dos defunciones”.

No sin antes, hay que decirlo: La pandemia de COVID-19 en México, se suscitó a partir del 28 de febrero de 2020 cuando se confirmó el primer caso en nuestro país, aun cuando había iniciado el 17  de noviembre de 2019 en China. Y ante este llamado de alerta, y tomando en cuenta que “la situación actual por la que atravesamos es una emergencia de salud pública, a nivel internacional que implica actuar inteligentemente, con conocimiento y tranquilidad en la toma de decisiones; sin precipitar acciones que generen daños colaterales y siempre como un equipo”, el gobernador sudcaliforniano ordenó la instauración del Programa de Monitoreo Epidemiológico BCS COVID-19, a través del cual emanaría el Sistema de Monitoreo de Salud Pública.

Por esos, el mandatario estatal dejaría en claro que: “la situación actual por la que atravesamos es una emergencia de salud pública a nivel internacional que implica actuar inteligentemente, con conocimiento y tranquilidad en la toma de decisiones; sin precipitar acciones que generen daños colaterales y siempre como un equipo”.

Por tanto, el Sistema de Monitoreo de Salud Pública que en gran medida buscaría proteger al Sector Productivo, tendría como objetivos centrales: reactivar la economía sin elevar el número de contagios, y dar respuesta oportuna, eficaz y apropiada a la emergencia epidemiológica causada por la pandemia COVID-19, considerado como uno de los más grandes retos para todos los gobiernos;  y por lo cual el Programa de Monitoreo Epidemiológico BCS COVID-19,  estaría enfocado a detectar pacientes asintomáticos de dicho sector, roda vez que consistirá en la toma de pruebas aleatorias a las plantillas laborales que así lo requirieran, buscando con ello Identificar oportunamente la enfermedad, otorgar atención médica oportuna y segura, disminuir el riesgo de transmisibilidad, así como limitar el daño y la mortalidad.

Sin embargo, en un afán de disponer de diversos frentes para contrarrestar el avance de los contagios, las acciones gubernamentales irían mucho más allá con la construcción de nuevos hospitales, lo cual hizo en los cinco años previos de la administración, permitiendo así que el estado afrontara este reto en mejores condiciones.

De esta manera, la renovación de la infraestructura médica que el Gobierno de BCS impulsó en los últimos 5 años, fue clave para que la Entidad enfrentara la pandemia en condiciones óptimas, con espacios seguros y funcionales que garantizaran la continuidad de servicios esenciales en este reto sanitario, tal y como lo reconoció el secretario del salud, Víctor George Flores tras presenciar el quinto informe del gobernador Mendoza Davis, donde el mandatario estatal había asegurado que aún con los desafíos planteados por el Coronavirus, las instituciones públicas de salud otorgaron de septiembre de 2019 a octubre de 2020 más de un millón 400 mil consultas; más de 233 mil servicios de urgencias, 42 mil 200 egresos, 21 mil 400 intervenciones quirúrgicas; al tiempo en que se atendieron más de nueve mil partos, dejando en claro que el fortalecimiento de la red hospitalaria fue decisiva para estos logros.

Y para reforzar lo informado por Mendoza Davis, George Flores anotaría que durante esta administración se concluyó la construcción y se puso en marcha el nuevo Hospital General de Ciudad Constitución, el nuevo Hospital Psiquiátrico, además del mantenimiento correctivo al Hospital Salvatierra; se creó el nuevo Centro de Salud con Servicios Ampliados de Todos Santos y se consumó el anhelo ciudadano de contar con un nuevo Centro Estatal de Oncología, el cual cuenta con tecnología de punta para la atención de sudcalifornianos diagnosticados con cáncer.

Incluso, a estas acciones se añaden las inversiones gestionadas por el ejecutivo estatal durante estos cinco años ante el IMSS, para la rehabilitación tanto del Hospital General de Subzona No. 38 en San José del Cabo, así como de la Unidad de Medicina Familiar 8 en Santa Rosalía; además de la construcción y puesta en marcha de la Unidad de Medicina Familiar número 39 en la Colonia Las Palmas, en Cabo San Lucas, la construcción de un hospital de expansión Covid en esa misma zona, así como la edificación en curso de la nueva Unidad de Medicina Familiar 14+7 en la colonia La Fuente, en La Paz.

Pero no conforme con lo anterior, a esta modernización de la infraestructura médica, que no tiene precedente en el estado, se sumó el hospital móvil que el Gobierno de BCS instaló en Cabo San Lucas y la Unidad COVID que, con la solidaridad del Obispado de La Paz, se habilitó en el Sanatorio María Luisa de la Peña para tener mayor capacidad de respuesta ante esta pandemia. Es estrategia de reconversión hospitalaria que llevó a cabo todo el sector salud ha permitido contar con 478 camas para pacientes con esta patología.

Sin embargo, cabe decir que este reto planteado por el nuevo Coronavirus se ha enfrentado además con la adquisición de dispositivos especializados, como respiradores y monitores de signos vitales, que son fundamentales para una atención puntual de enfermos respiratorios, así como con el abasto de equipo de protección personal para que los profesionales de la salud desempeñen sus funciones con mayor seguridad.

En síntesis, todo en su conjunto ha hecho posible frenar el avance del Coronavirus y con ello otorgar la tranquilidad deseada por la población sucaliforniana.