Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es martes, 2 de marzo de 2021

La antología ‘Cuentistas latinoamericanas’ reúne veinte voces valientes

• Los editores Socorro Venegas y Juan Casamayor destacan la importancia de rescatar los textos de escritoras que desafiaron el canon literario masculino

La antología ‘Cuentistas latinoamericanas’ reúne veinte voces valientes

CIUDAD DE MÉXICO.

Textos poderosos que se atreven a rebasar cualquier límite, cualquier prejuicio. Así define la editora Socorro Venegas los 20 relatos de igual número de escritoras que reúne la antología Cuentistas latinoamericanas. “Historias que se escriben desde la más profunda necesidad para tocar cualquier arista de la condición humana”, agrega.

El editor Juan Casamayor aclara que “estamos hablando de escritoras con una preparación intelectual absolutamente de primera línea. De unos textos de calidad que tuvieron una ocupación literaria trascendente en su tiempo; pero hubo un momento en que se produjo una fractura y desaparecieron”.

Venegas, directora de Publicaciones y Fomento Editorial de la UNAM, y Casamayor, director de Páginas de Espuma, sellos coeditores de la antología en la serie Vindictas, coinciden en que estas cuentistas fueron silenciadas porque “han podido asustar a las sociedades más conservadoras de todo el continente”.

 

Entre las narradoras compiladas se encuentran la mexicana María Luisa Puga, la puertorriqueña Rosario Ferré, la colombiana Marvel Moreno, la cubana Mirta Yáñez, la española María Luisa Elío y la boliviana María Virginia Estenssoro, entre otras. “Como lectores, es necesario conocer esta riqueza”, dicen.

 

“LES TIENEN MIEDO”

 

Socorro Venegas explica que la idea de este título “es iluminar el camino hacia cuentistas que se mantenían secretas, ocultas, y que es fundamental leer”.

Admite que estas escritoras han sido invisibilizadas porque se les tiene miedo. “Lo que hay que tenerles es respeto. Por supuesto que han podido asustar a las sociedades más conservadoras. Y eso no puede seguir siendo una razón para que se les mantenga ocultas.

Se trata de prejuicios, de miradas machistas. Si pensamos en una sociedad igualitaria, tenemos que considerar que lo que se ha querido silenciar es a la otra mitad del planeta”, indica.

La escritora mexicana destaca que “el gran tabú ha sido hablar de la sexualidad femenina. Casi siempre se evoca su capacidad reproductiva; pero ellas abren su cuerpo para sí mismas, para explorarse, mirarse”.

Dice que la tarea es abrir puertas y ventanas a esas “voces valientes que desafiaban esas estructuras patriarcales y proponer una configuración distinta de los lectores. No hay más peligro que formar lectores más completos, más ricos, más inteligentes, más sensibles, más capaces de sentir empatía”.

La cuentista advierte que lo principal de estas literatas está en su obra. “Debemos recuperar su voz literaria, no pensar cómo fueron linchadas o exiliadas. Pensemos en el valor que requirieron para escribir, a pesar del ambiente en contra. Rompamos con esa sensación de soledad que tuvieron al escribir sin esperanza”.