Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es jueves, 25 de febrero de 2021

Realidad de BCS

• La sorpresiva sanción partidista a la alcaldesa Armida Castro puede agudizar división de Morena • ¿Guerra sucia morenista en la lucha por candidaturas? ¿y el respeto al género? • Mientras la alianza partidista entre PAN, PRI, PRD, PRS y Humanista avanza por candidaturas comunes


 

Todo parece indicar que en Morena lejos de buscar como prioridad la unidad partidista, consiguen exactamente lo contrario, sobre todo en este momento en el que ya se encuentra iniciado el proceso electoral con miras a las elecciones de junio del año que entra.

 

La determinación de suspender los derechos partidistas a la alcaldesa de Los Cabos, Armida Castro, refleja que buscar la unidad, no es ninguna prioridad en un partido que para empezar no cuenta siquiera con una dirigencia estatal formal.

 

Morena está acéfalo, literalmente descabezado.

 

Y por lo que se ve, no pretenden tampoco atender el tema de género, pues ya desde ahora se busca frenar la posible participación de la presidenta del municipio en el que se encuentra más del 50 por ciento del padrón electoral de Baja California Sur.

 

Resulta por demás llamativo que sea en estas fechas en que la comisión de honor y justicia nacional, emita una resolución en la que suspende los derechos partidistas de Castro Guzmán justo cuando el proceso electoral está en marcha la renovación de la dirigencia nacional y estatal, están en puerta.

 

La determinación de esa autoridad partidista señala que la suspensión de derechos partidistas es por seis meses a partir de la fecha, lo que significa que la alcaldesa no podría participar en actividades prácticamente de ningún tipo de su partido, por lo menos de aquí hasta abril del año que entra, es decir hasta dos meses antes de la elección que está programada para el 06 de junio del 2021.

 

Es evidente que quienes promovieron esta medida buscan frenar al grupo político que encabeza Leonel Cota y que en la munícipe cabeña ven a una figura que podría aspirar a cualquiera de las posiciones que estarán en juego al interior de su partido, sobre todo las candidaturas a la gubernatura o las diputaciones federales.

 

Desde luego que esta deterinación agudiza la ya de por sí grave fricción que existe entre los grupos políticos que convergen en Morena y que hasta ahora no han podido encontrar el canal que les permita sintonizarse adecuadamente en torno, no solo de sus propias siglas, sino de alguna propuesta suficientemente convincente para la población.

 

Está claro que estas acciones le abonan a la cada vez más creciente decepción ciudadana de este partido que a nivel federal, definitivamente cada día encuentra más descontentos.

 

En nuestro comentario anterior señalamos claramente que en Morena quienes despuntan por la candidatura a la gubernatura son Víctor Castro seguido muy de cerca por Rubén Muñoz y que incluso Alejandro Lage y Ramiro Ruiz podrían también estar en esa pelea.

 

Incluimos en esa lista de morenistas a las dos mujeres más destacadas hasta ahora en el morenismo local y son precisamente la Senadora Lucía Trasviña y por supuesto la alcaldesa Armida Castro.

 

Obviamente con esta suspensión de derechos partidistas se busca frenar las posibles pretensiones políticas a Armida Castro que seguramente buscará la manera de sacudirse este sorpresivo golpe que para no perder la costumbre viene precisamente desde el interior de su propio partido.

 

Está claro que los morenistas se están especializando en golpearse a sí mismo con dureza y fiereza muy al estilo del viejo PRD que a la postre llevó a los perredistas a casi perder el registro como partido.

 

Ya veremos cómo repercute esta circunstancia que evidentemente fractura y separa aún más a los morenistas y causa un desagradable espectáculo a la ciudadanía que seguramente tendrá repercusiones al momento de conformar las listas de candidatos.

 

Mientras esto sucede con el morenismo sudcaliforniano, el PAN, PRI, PRD, PRS y partido Humanista avanzan en la conformación de una alianza precisamente contra Morena y sus posibles aliados.

 

De seguir la actual tendencia, la gran alianza partidista seguramente se va a consolidar mientras que los morenistas pueden entrar en una etapa de mayor distanciamiento y agresiones entre sí con consecuencias adversas en el resultado electoral del próximo año.

 

Parece que la guerra sucia ya empezó desde dentro de este partido.

 

Ya veremos hasta dónde repercute la sorpresiva y exagerada sanción a la alcaldesa cabeña que seguramente no la dejará de brazos cruzados.

 

Ya veremos.