Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es martes, 28 de junio de 2022

En octubre se acaban los litros incompletos de gasolineras en BCS, promete Profeco

Antes del 2 de octubre, mecanismos digitales serán instalados en todas las bombas expendedoras de combustible del estado

En octubre se acaban los litros incompletos de gasolineras en BCS, promete Profeco

La Paz, Baja California Sur. La meta de las oficinas de la Procuraduría Federal de Protección al Consumidor (Profeco) es que, con la implementación de la nueva Norma Oficial en la materia, después del primer día de octubre no habrá en el estado una sola bomba expendedora de gasolina que despache “litros incompletos”.


Esto fue confirmado por el propio Walter Montaño Chávez, director de la Oficina de Defensa del Consumidor (Odeco) en la entidad, quien aseguró que ya se implementan las acciones necesarias para que ninguna bomba en la entidad dispense combustible sin el mecanismo establecido por la nuevas Normas Oficiales Mexicanas 185-SCFI-2017 y la NOM-OO5-SCFI-2017, para programas informáticos, las cuales dictan la implementación de instrumentos de medición.


“En octubre entra en vigor la norma. Permitirá que no puedan estar evadiendo o engañando con mecanismos que puedan manipular los dispensarios o bombas”, expresó Montaño Chávez tras detallar que la norma comenzó a ser implementada en 2018 pero que en octubre cumple el plazo para que ninguna bomba en el estado pueda operar a través de mecanismos no digitales.


La implementación de los nuevas NOM, dijo, “garantizará una revisión mucho más a fondo y en menos tiempo” de las expendedoras, “porque no se tendrá que abrir la bomba, pues la norma de software permitirá descubrir las irregularidades y sancionar en el abastecimiento de combustible en la entidad”.


Mientras el personal de la procuraduría en el estado realiza la calibración de estas bombas, Montaño Chávez informó que, para evitar la corrupción, el protocolo de verificación incluye el despliegue de brigadas especiales de las oficinas centrales de la Profeco, los cuales serán los únicos que realicen las revisiones y la calibración de estos nuevos mecanismos.


“Varias empresas ya cuentan con estos nuevos dispensarios, sobre todo los consorcios nacionales o transnacionales, algo que ha sido más difícil para las empresas locales, pero están en buena disposición […] Todas las empresas ya lo están haciendo, ciertas gasolineras están por recibir los mecanismos, ya los encargaron, ya los compraron, se tienen que comprar en el extranjero y deben pasar por un procedimiento para adquirirlos, pero los tienen que conseguir o perderán la concesión”, detalló Montaño Chávez.


La razón del retraso en la aplicación de esta norma, dijo para finalizar, es que “los mecanismos son costosos”, mientras que los despachadores viejos es más sencillo manipularlos; y aseguró que con el nuevo dispositivo y el programa que le acompaña “prácticamente sería imposible alterarlos”.