Noticias de BCS, México y el mundo.

Lo derecho es lo decente - jueves 23 julio 2020


Lo derecho es lo decente

Muy buenos días estimable lector, gracias, muchas gracias por continuar prefiriendo este su periódico El Independiente. ¡¡¡La denuncia bien argumentada, es una herramienta para decir ya basta!!!

Inicio esta columna comentando a Usted, Baja California Sur, no está libre de “Los Demonios del Sindicalismo” ¡¡¡Soberanía Sindical!!! sin transparencia, bajo un manto financiero digno de sociedades secretas, de cofradías, así lo describe el Periodista MARTIN MORENO, no es una excepción  en nuestro bellísimo Estado de Baja California sur, ¿Cuánto nos cuestan los Sindicatos a los Mexicanos? Dinero que, de una u otra forma, todos aportamos. Líderes  que son capaces de acciones más viles para enriquecerse y mantenerse en el poder sin importarle lo más mínimo las necesidades apremiantes de sus agremiados. La ausencia de transparencia sindical tiene ciclos aunque desafortunadamente, no fecha de caducidad. En México y en Baja California Sur, los Sindicatos tienen una clausula no escrita que es práctica generalizada y permanente: “prohibida la transparencia de recursos. Opacidad obligatoria” acostumbrados a no rendir cuentas bajo el sofisma de una “Soberanía Sindical”, ultrajada, manipulada y pervertida para beneficio de ciertos grupos, los líderes sindicales mexicanos, han escrito paginas negras no solo dentro del  sindicalismo, también en la historia del País,  la mayoría de los líderes sindicales han sido soportes, cómplices. Socios y hasta chivos expiatorios del poder político en sexenios  anteriores, aliados de los ex presidentes de la República Mexicana, comparsas de organismos  Revolucionario Institucional. Líderes nacidos, formados, impulsados y solapados bajo los regímenes Priístas y Panístas.

El oficio y beneficio de distintos dirigentes sindicales, han hecho de sus funciones un ejemplo abuso de confianza, deshonestidad, deslealtad, despilfarro e impunidad con el sacrificio de sus agremiados, los recursos económicos que deben ingresar y beneficiar a las familias de los trabajadores Sudcalifornianos, se han convertido en  lujos y fiestas de la mayoría de los Líderes Sindicales. Hoy en día empleados FERROCARRILEROS PETROLEROS, SNTE, SETUNAM, etc., etc.,... se encuentran  lastimados severamente por presuntos líderes, por indolentes ante el esfuerzo y sacrificio de las bases trabajadoras, quienes están sumergidos en la pobreza, la violencia, y la desigualdad social de condiciones mientras los sindicatos se comportan  como repúblicas independientes de difícil acceso, algunos líderes han logrado un enriquecimiento evidente por su ostentosidad. “Blindados” por la legislación laboral, que omite la rendición de cuentas, todos los sindicatos mexicanos han ocultado históricamente el destino de los recursos públicos fijados en sus contratos colectivos de trabajo.  El sendero de la transparencia sindical ha sido de los más accidentados y sinuosos. ¡¡¡ se avanza un paso, y retroceden dos!!!

Los dirigentes Sindicales tienen el derecho y sobre todo el deber de luchar por todo aquello que quieren, que anhelan y que reclaman los trabajadores, por una  vida digna y decorosa para todos. Los trabajadores saben bien que no se come solo por temporadas, se come todos los días y para ello se requieren salarios justos. Un empleo que a veces se ofrece, no responde a las expectativas legitimas de seguridad y de progreso, a la que tienen derecho los trabajadores mexicanos; las familias de nuestros obreros, de nuestros jornaleros, de los no asalariados, sufren condiciones de inseguridad social que no deben ser aceptables por las organizaciones sindicales.