Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es lunes, 28 de septiembre de 2020

En privado

• AMLO vs INE, muchas lecturas


 

Esa guerra fría que ha se ha tornado viral entre dos presidentes, uno el de la república mexicana, Andrés Manuel López Obrador y el otro el del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello, es digna de un profundo análisis. Un análisis que nos abre la posibilidad para  obtener al menos cuatro lecturas.

 

La Primera, que en estos duros tiempos de Pandemia, podría tratarse de un buen distractor. Lo cual no sería extraño  cuando ya lo han hecho antes varios presidentes.

 

La segunda, de  una farsa bien orquestada entre ambos, y en cuyo perverso juego el presidente de México, ya adelanta que –como un ciudadano más-- será celoso vigilante del proceso electoral.

 

La tercera lectura, nos dice que nosotros --como ciudadanos comunes--, podríamos adoptarla más bien como una abierta guerra entre los partidos de izquierda y de derecha. 

 

Y la cuarta nos coloca en el  ojo del huracán. De tal manera que (también como ciudadanos comunes) nos  obliga a dividir los respaldos, es decir, o nos pronunciamos a favor de AMLO, o nos vamos con Lorenzo Córdova.

 

¿Por qué? Porque es obvio que cada uno busca defender sus privilegios, su liderazgo, su espacio, sus prerrogativas. Entonces, unos estaremos a favor de uno, y otros a favor del otro. Así de simple.

En otras palabras, los que estén a favor de Córdova, pensarían,  --lo que ya muchos piensan--, que AMLO pretende irse  por el camino de la autocracia, del centralismo, lo cual sería muy preocupante para todos los mexicanos.

 

Mas por el otro lado, los que estén a favor de AMLO, pensarían (también lo que muchos ya piensan) que en su caso, Lorenzo Córdova lucha a toda consta porque no le maten ni le quiten su gallinita de oro.

 

Sin embargo no podemos pasar desapercibido que  de tratarse de una guerra entre partidos, habríamos de creer que más bien sería una guerra de Morena y el PT contra el resto de partidos ya que como todos sabemos el PRD, --el otro partido de izquierda--  no come en la misma mesa de AMLO.

 

Luego entonces, seguramente la guerra deberá ser del PAN, el PRI, y el PVEM, contra Morena y PT. Y esta guerra es mucho más comprensible cuando sabemos que el 2021 será determinante para definir el mapa electoral de México y por consecuencia respecto a quién podría ganar la presidencia del país en el 2024.

 

Y desglosando lo anterior, muchos están de acuerdo con López Obrador, cuando afirma que el Instituto Nacional Electoral es un “aparato costosísimo”.

 

Sin embargo, otras expresiones que también brotan de labios del presidente como: “el INE nunca garantizó elecciones libres en México”. Y luego que: “es el aparato de organización de elecciones más caro del mundo y nunca garantizaron elecciones limpias y libres”, y que: “triunfamos porque fue una ola, y era imposible de hacer un fraude;  pero en las anteriores elecciones lo permitió el INE”, son palabras que se las dejo para su amplio criterio, mi lector.

 

Pero diré que  en contra de AMLO, también está el hecho de que quiere acabar con las organizaciones autónomas, ya que como lo dijo textualmente  “poco a poco” se revisa y analiza la desaparición de diversos organismos autónomos. Y repito, aquí está lo más preocupante. Porque desde aquí se advierte es el camino más corto a la tiranía.

 

Y no tiene nada de raro, porque desde el inicio de su administración, AMLO se ha pronunciado en contra de los organismos autónomos reguladores, pues asegura que solo fueron creados para despilfarrar el dinero público. Pero en días recientes, su discurso se ha endurecido.

 

Y es preocupante porque entre los organismos autónomos están también el Banco de México; el INEGI; la Comisión Reguladora de Energía; la Comisión Nacional de Hidrocarburos, el Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales y la CNDH. Mención especial merece el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación. Cuyo organismo fue el primero  en recibir golpes en febrero de 2019, pues el nuevo gobierno proyecta sustituir al INEE con el Centro Nacional de Revalorización del Magisterio y Mejora Continua de la Educación.

 

Otro dato que divide opiniones es que AMLO, de acuerdo a varias opiniones, quiere tener el control del Instituto Nacional Electoral (INE), lo que por su parte, intenta impedir a toda costa el actual presidente consejero de ese instituto, Lorenzo Córdova.

 

Por cierto, el encontronazo más reciente entre Córdova Vianello y el gobierno de AMLO ocurrió en febrero de este año, después de que los consejeros del INE aprobaron por mayoría de votos la reelección anticipada de Edmundo Jacobo Molina como Secretario Ejecutivo por un periodo de seis años. Toda vez que Jacobo Molina concluía su gestión hasta abril, pero Lorenzo Córdova,  adelantó la reelección a fin de asegurar los votos necesarios para ratificar el nombramiento, debido a que en abril estarían los nuevos consejeros y cambiaría la correlación de fuerza al interior del Consejo General, lo que obviamente  desató fuertes reacciones entre el gobierno.

 

Y cuando digo que las opiniones se dividen es porque en el caso de Lorenzo Cordova, en su contra está el dineral que se destina para cada proceso electoral. Y si hacemos cuentas,  nada menos en los últimos seis años, --incluyendo el presupuesto de este 2020--, para la operación del INE se han destinado 100 mil millones de pesos.

 

Otro punto en contra de Córdova fue cuando por allá en 2016, estaba terco en tener un Partenón como nuevo edificio, el cual costaría nada más y nada menos que mil millones de pesos. Pero al final de cuentas la obra fue suspendida. Y las criticas subieron de tono cuando se afirmó que se trataba de una obra Faraónica, de dos torres de 14 pisos, huertos en las azoteas, canchas deportivas, planta de tratamiento de aguas residuales, controles de accesos automatizados con lectores biométricos y chapas electromagnéticas, estacionamiento subterráneo.  Y lo peor fue que también se proyectaba la construcción de una ciclopista interna, además de una Plaza para eventos diversos.

 

Lo anterior es preocupante porque ya estamos de cara a las elecciones del 2021, que el camino a la democracia es más espinoso, y que estamos de frente al Coronavirus… Cuestión de tiempo.