Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es miercoles, 30 de septiembre de 2020

En privado

• CMD Grandes compromisos.


Desde el 10 de septiembre de 2015 cuando tomó protesta como gobernador constitucional de Baja California Sur por el periodo 2015-2021,  Carlos Mendoza Davis hizo el compromiso con los sudcalifornianos de generar el desarrollo amplio, generoso y profundo de todas las familias. Y  después, el 21 de febrero de 2020, al asumir la presidencia  de la CONAGO, supo de la gran responsabilidad que se echaba a cuestas y el arduo  trabajo que le esperaba.

Sabía que desde la gubernatura, en primera instancia,  debía proteger a los sudcalifornianos y procurarles mejores formas de vida. Y ya con la estafeta de la CONAGO en sus manos se obligaba a convocar  a la unidad nacional para conjuntamente a través del federalismo, encontrar la fórmula que la historia, la razón y la política pudieran dar para superar los desafíos externos que se avecinaban y que  lesionarían el progreso nacional como ya está ocurriendo.

Y lo reiteró tras tomar protesta como Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores al  proponer un gran acuerdo nacional para generar crecimiento económico, y acabar con la pobreza extrema, justo cuando ya la Pandemia empezaba a causar estragos.

Fue por eso que ese 21 de febrero, Mendoza Davis fue muy claro al refrendarle al presidente Andrés Manuel López Obrador la disposición de los gobernadores de trabajar por el país, diciéndole que la CONAGO será un espacio de interlocución franco, abierto y firme, reafirmándole que “México es la suma de las entidades que representamos, trabajaremos para que a México le vaya bien. Y para ello, a su presidente le debe también ir bien”.

Adelantó que buscará determinar un consenso para impulsar el crecimiento con igualdad aprovechando las fortalezas sectoriales que ofrece la geografía nacional.

Recordó que la CONAGO es producto del federalismo plasmado en la Constitución. Y anunció por tanto que en los próximos meses solicitará al Congreso de la Unión, se reforme el artículo 116 de la Constitución para elevar a la CONAGO a nivel constitucional como representante de las entidades y órgano de consulta.

Al presidente le dijo también que “es imprescindible, en estos complejos tiempos que se avecinan, reforzar el Federalismo, modernizarlo, profundizarlo. Tenemos la obligación moral, pero también el deber político, de encontrar las mejores vías para dar solución a las más sentidas necesidades de la población”.

Y estimó que “la política es el arte de aproximar. De construir para enfrentar juntos la adversidad”. Por tanto, manifestó que  “incrementar el salario es un acto de justicia, cuyos efectos se multiplicarán si logramos crear millones de empleos con seguridad social”, por lo que  planteó un acuerdo para crecer y llevar prosperidad a cada hogar, basado en desatar la energía de cada estado y región, para traducirla en crecimiento, a su vez en empleo e igualdad.

Fue muy claro al señalar que “el crecimiento sin distribución es simple acumulación. Pero también la distribución sin crecimiento es repartición de la carencia”. Luego entonces demandó: “salgamos del falso dilema de que México o crece o se desarrolla. Debemos, y se puede, crecer con desarrollo”, agregó. Y  propuso que el crecimiento sea la herramienta para acabar con la pobreza extrema en la que viven 9.3 millones de mexicanos.

Por cierto,  Carlos Mendoza Davis que intuía lo que vendría con la Pandemia, al referirse  a los acontecimientos que ya esas últimas semanas estaban llenando de tristeza, dolor y luto al país, y a su estado,   convocó a una reunión inmediata, para atender la emergencia nacional. Y no es para menos cuando la historia nacional nos recuerda que las grandes calamidades han provenido no de la asechanza externa sino del encono interno, de la desconfianza, la desunión y la falta de solidaridad”.

Fue entonces cuando el gobernador de Baja California Sur expresó que en este gran esfuerzo nacional se requiere de todos: “se requiere la audacia del emprendedor. Los recursos del inversionista. El empuje de la sociedad civil. La creatividad de las mujeres. El compromiso de los trabajadores. La energía de los jóvenes y la coordinación del Estado”.

Y aquí, en un claro e indiscutible mensaje, Mendoza Davis expresó que el país es demasiado grande, plural, diverso para reducirlo a una sola idea o expresión.

En efecto, es hoy cuando se requiere la ayuda, cuando se requiere la solidaridad, cuando la hermandad debe estar presente, pues es hoy cuando la enfermedad ha llegado al momento más frágil para el sistema humanitario y sus efectos, sin duda  van a causar terribles estragos en todo el mundo.

Es pues en estos momentos cuando aquellos que ganan millones de pesos diarios, volteen hacia abajo y hacia atrás, y juntos, propongan soluciones antes de que explote una lucha social, (que ya se está detonando), donde --sin duda--, serán ellos los grandes perdedores.

Así es. Porque es hoy cuando está presente el riesgo de una recesión económica sin precedentes (que como lo sabemos, es un decrecimiento de la actividad económica durante un periodo de tiempo.  Y es la fase del ciclo económico en la que la actividad económica se reduce. Por tanto disminuye el consumo y la inversión y aumenta el desempleo.

Y para tener una idea clara de lo anterior, diré que el Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó este que la economía mundial entrará en la peor recesión desde la Gran Depresión de 1929 por cuenta de la pandemia. Y según la directora del organismo, Kristalina Georgieva, la "recuperación parcial" de la economía solo –si bien nos va—podría reproducirse hasta 2021.

Vale decir entonces que a Mendoza Davis le asiste la razón al considerar que el gran reto que tienen las entidades, y en su caso los países,  es evitar que la crisis sanitaria y económica desemboque en una crisis humanitaria de proporciones alarmantes.

Luego entonces es hoy cuando aquellos que tienen posibilidad de distribuir algo de su gran riqueza lo hagan. Porque se requiere desde inteligencia hasta solidaridad, porque  tenemos que mantener un pensamiento estratégico juntos y porque juntos tenemos que resolver esto.

De no ser así, todos vamos a perder.

Cuestión de tiempo.