Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - lunes 11 mayo 2020


• Riesgoso el apresurado reinicio de clases en junio que pretende el gobierno de AMLO • No hay condiciones sanitarias ni económicas para reaperturar ciclo escolar • Acertada postura del gobierno estatal de no atender llamado de regresar a clases en junio

El reinicio de clases programado por las autoridades federales programado para este primero de junio, simplemente se ve como una verdadera amenaza de contagio para todos esos ciudadanos que hasta ahora han cumplido estrictamente con el confinamiento. En ese sentido la postura del gobierno estatal de no atender esa disposición está definitivamente en lo correcto.

 

Resulta muy complicado de entender y sobre todo de aceptar que las autoridades educativas federales del país, intenten regresar a la normalidad académica para el primer día de junio cuando aún observamos que los contagios y las muertes por coronavirus no cesan.

 

La intención de “aplanar” la gráfica de muertes por esta pandemia sanitaria, aún no se ha podido logra por lo que a 20 días de que concluya el mes de mayo y con ello se cumpla el plazo para reiniciar actividades escolares, es una barbaridad, un verdadero riesgo de provocar que el número de contagios se incrementen.

 

Parece mentira que las autoridades federales encabezadas por el Presidente Andrés Manuel López, quien está empeñado en forzar el reinicio de las actividades económicas y sociales a su normalidad, no adviertan de los riesgos, sobre todo en las diversas escuelas pues es ahí precisamente en las centros educativas donde la factibilidad del contagio es enorme.

 

Además los padres de familia en general no se encuentra en condiciones económicas para enviar a sus hijos a los plantees educativas.

 

Aún no hay condiciones económicas ni tampoco sanitarias.

 

Por ello es claro que la postura del gobierno que encabeza Carlos Mendoza Davis en este tema sea muy estricto en señalar que la actividad escolar en la media península no se reiniciará el primer día de junio.

 

Lo primero es proteger la salud de la población y en ese sentido se deben de orientar las decisiones de los gobiernos estatales, nivel de autoridad donde radica esta situación ya que el gobierno federal hasta ahora, no ha podido conectar adecuadamente con los gobiernos locales para coordinar una estrategia bien organizadas y sobre todo bien coordinada.

 

El gobierno federal a través de su subsecretaría de salud que encabeza Hugo López-Gatell, trae “sus propios datos” y lejos de coordinarse adecuadamente con las autoridades estatales simplemente ven la pandemia en México como quieren desde la capital del país.

 

Quizás por ello entidades como Jalisco ya decidieron desde ahora cancelar el actual ciclo escolar, lo que quiere decir es que ya no regresarán a clases hasta el nuevo periodo escolar por allá del mes de agosto.

 

Resulta complicado de aceptar la prisa del gobierno federal por regresar a la normalidad educativa y económica cuando las condiciones no son las adecuadas.

 

A final de cuentas los responsables de estas decisiones serán las autoridades locales que son las que tendrán que enfrentar las consecuencias.

 

Hasta ahora por lo menos en Baja California Sur a pesar de la inconformidad de algunos ciudadanos se han podido establecer las medidas de confinamiento y un número manejable de infectados, pero si las medidas se relajan los riesgos puede ser de incalculables consecuencias negativas.

 

Esperemos pues que el ciclo escolar, así como el resto de las actividades económicas se reinicien solo si existen garantías de que no habrá un repunte de esta pandemia que mantiene a los mexicanos en general ante una expectativa sin precedente.

 

Toso el país y por supuesto la media península requiere regresar a la actividad normal de todos sus sectores, pero esta medida no debe estar por encima de la salud de los ciudadanos.

 

¿No le parece así amable lector?