Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 24 abril 2020


• Ceguera administrativa y enfermiza obstinación de AMLO llevan a México a un despeñadero • Indefendible el gobierno federal ante crisis sanitaria y económica • El delegado de programas federales le abona a la decepción y desencanto morenista en BCS

 

Conforme transcurre la gravedad de la actual pandemia por Covd-19 y se agudizan al mismo tiempo sus consecuencias económicas en nuestro país, cada día es más evidente la ceguera estratégica del presidente Andrés Manuel López Obrador que a querer o no, incrementa el número de ciudadanos que simple y sencillamente están decepcionados, desencantados.

 

No se trata de cuestionar al mandatario nacional sólo por cuestionarlo.

 

De hecho, sería excelente para todos los que habitamos este país que el jefe del ejecutivo federal tomara medidas adecuadas a las adversas circunstancias que ya vivimos y que amenazan con empeorarse.

 

Si la ve bien al presidente nos va bien a todos, le va bien a México.

 

Pero por desgracia la actitud obstinada, cerrada y desde luego torpe y patética para enfrentar las actuales circunstancias de salud y económica, son más que lamentables.

 

No ha bastado llegar a cero crecimiento económico en esta administración, ahora la perspectiva es incluso más grave pues algunos especialistas espera que haya una caída en el Producto Interno Bruto (PIB) del seis hasta el 10 por ciento.

 

En otras palabras, un verdadero despeñadero, una inevitable caída a un precipicio económico del que tardaremos años en salir.

 

La crisis sanitaria, que ahora se cuestionan su verdadero impacto, ya que hay serias dudas en el manejo de a información por parte de la Secretaría de Salud federal, se suma a la ya notoria pérdida de empleos en toda la nación, las caídas en el precio del petróleo y además de ello, un repunte en las cifras de asesinatos, llevarán al gobierno federal a un balance muy adverso.

 

Lo terrible es que aún el presidente López Obrador, insiste en suponer que va bien.

 

Mayor ciego que el presidente no puede existir. Literalmente el señor está sumido en un verdadero error apapachado por un empecinamiento que por mucho que se diga en las conferencias mañaneras, la adversa realidad es abrumadora.

 

Por supuesto que esperamos que esta crisis pase lo más pronto posible, pero no se ve con claridad que el gobierno mexicano tome las medidas adecuadas para enfrentar esta circunstancia que se padece en el mundo pero que en nuestro país seguramente se agravará justamente por las negligencias presidenciales.

 

Mientras que todos los gobiernos del mundo buscan de donde obtener recursos para aplicarlos a la base productiva, este gobierno llamado de la “4T”, hace más recortes del gasto público, lo que seguramente, en términos reales, agravará la situación de millones de familias mexicanas.

 

Por supuesto el costo político que ya se observa en la caída en las encuestas sobre preferencias del presidente dicen mucho sobre todo en las entidades donde los representantes formales de este gobierno federal tampoco están dando el ancho.

 

Aquí en Baja California Sur por ejemplo, el representante de los programas federales, Víctor Castro Cosío, simplemente ha sido rebasado por una condición en donde ya no existen argumentos válidos para justificar sus errores y sobre todo las negligentes y absurdas decisiones de López Obrador.

 

Cómo salir después a la calle a defender a un gobierno que ha agudizado el desempleo, la inseguridad y el cierre de miles de empresas que seguramente se sumarán a los miles de mexicanos que por desgracias resultarán víctimas del Coronavirus.

 

No hay manera de encontrar un argumento que permita defender las decisiones del gobierno de López Obrador que pinta ya a estas alturas para ser uno de los peores mandatarios que haya tenido en la historia contemporánea nuestro querido México.

 

Definitivamente el presidente se mantiene firme en sus irracionales apreciaciones sobre la realidad mexicana.

 

Ojalá nos equivoquemos, pero la realidad es por desgracia muy contundente.

 

Ya veremos qué sucede en lo que será un inolvidable año 2020.