Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 14 de agosto de 2022

En privado

• Los basificados de la diputada • Todo un mar de fondo


Los grandes conocedores de la política, aseguran no tener la menor duda de que existe todo un mar de fondo en las basificaciones de plazas a la burocracia que fueron otorgadas por Perla Guadalupe Flores Leyva, diputada local por el difunto Partido Encuentro Social  (PES). “O más bien allí hay un profundo océano”, dicen.

 

En efecto, se observa un océano en donde --muy a pesar de que fueran muy hábiles en los cuatro estilos de natación: crol, espalda, braza y mariposa--,  en esas aguas turbulentas corren el riesgo de ahogarse hasta los más experimentados líderes sindicales. Quienes, de entrada, no encuentran el hilo de la madeja; pues hasta hoy, ellos mismos se atreven a confesar que no saber ni siquiera los nombres de quienes fueron beneficiarios. ¡Increíble pero cierto!.

 

Pero, bueno, para empezar, he de decir que  esta dama,  quien desde muy temprano abrió sus alas para volar alto, aprovechó muy bien sus clases sobre política. Y  claro que también  aprovechó su paso por la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, para,  justamente desde allí,  hacer sus trueques políticos a futuro.

 

Y no es para menos. Perla Flores, tras apenas unos cuantos años de haberse subido a la plataforma política local, --ciertamente--,  y por ese derecho que le asiste como ser humano, ya busca otros horizontes más lejanos.

 

Para corroborar lo anterior, hay que recordar que apenas el 2015, Perla flores se inició en estas lides,  luego de haber obtenido la oportunidad de ser regidora del Ayuntamiento de La Paz, y enseguida asumir el liderazgo del Partido Encuentro Social en Baja  California Sur, justamente tras la renuncia de Yhassir García Pantoja, quien fuera el primer dirigente aquí.

 

En ese entonces, García Pantoja habría dicho: "por razones personales he tomado la decisión de renunciar a la dirigencia del Partido Encuentro Social". Y sería en el transcurso de la última semana de septiembre de ese año cuando presentó su renuncia con carácter de irrevocable al PES. E incluso esa vez aclaró: "por espacio de más de un año, estuve al frente de la dirigencia del Partido Encuentro Social, sin cobrar algún salario. Lo hice de manera voluntaria".

 

Y habría sido nada menos Yhassir García Pantoja, quien, --en lo que correspondía al PES--, sacaría adelante el proceso electoral de 2015. Logrando  entonces una votación del 3.78 por ciento a favor de ese partido, lo que a su vez les permitió, uno: conservar su registro como partido en la entidad. Y dos: que Perla Flores Leyva, lograra subir al primer escalón de la política: la regiduría.

 

Al paso del tiempo, ya todos lo sabemos. Perla Flores supo manejar su derecha, pero también su izquierda, y fue postulada por su partido para que buscara la diputación por el quinto distrito local electoral, y la logró, gracias a la suerte que ha estado a su favor. Pues no fue tanto en base al trabajo proselitista realizado, ni mucho menos por la fuerza de su partido (la prueba es que allí cavó su tumba el PES), sino que su triunfo lo obtuvo a la sombra del partido Morena, tras la alianza concertada con el Movimiento de regeneración Nacional, tal como lo hizo nada menos que el Partido del Trabajo. 

 

Lo cierto es que hoy por hoy, los sendos y constantes cuestionamientos en relación a 35 plazas de burócratas que fueron autorizados por la ya diputada, saltan a la vista. Y seguirán dándose seguramente hasta el 2021.

 

¿Y por qué hasta el 2012?  Pues primero, porque será hasta entonces cuando oficialmente entrarán en vigor las basificaciones de plazas otorgadas, y segundo porque justo el 2021 será un año electoral. Es decir, dos aspectos que obligarán a que se refresque la memoria de muchos, sobre todo de otros tantos trabajadores burócratas que esperan una oportunidad de basificarse;  --y claro está--, de los líderes sindicales.  Y por ende tendrá que retomarse el tema.

 

Sin embargo, por el momento la molestia e inconformidad allí sigue, y podría estarse fraguando hasta una manifestación cuando Hay miles de trabajadores burócratas que esperan en esa larga fila desde hace muchos años una oportunidad como esa.

 

Por otro lado hay quienes se preguntan ¿qué pasa con la fuerza sindical? Y yo preguntaría: ¿En qué postura queda alguien como Mauricio Higuera, luego de que algunos de los propios afiliados describen como una burla los hechos ocurridos?

 

En fin, de que hay inconformidad, la hay. Como efectivamente la hubo de parte del líder sindical (Delegado) en el Congreso, Francisco Morales quien acusó a la Legisladora de beneficiar con esas plazas a empleados de su agrado.

 

Es más, fue la propia  diputada local Perla Flores Leyva quien admitió que efectivamente hizo entrega de 35 plazas a empleados del Congreso de Baja California Sur, en lo que supuestamente calificó de un acto de justicia a los años de trabajo de los trabajadores. Y aun cuando se trata de un “partido de la Familia”, aseguró  que en ningún momento se benefició a ninguna persona por pertenecer a algún partido político o tener parentesco con ella. Y lo que es más, sostuvo que “esto que hicimos, es un acto de justicia laboral, no hay hermanas, ni primos, ni compadres, ni comadres dentro de los basificados, la lista está clara”.

 

Pues, para creerlo acudiremos a la sentencia de Santo Tomás. Y para ello será necesario conocer la lista de los beneficiarios. Y será entonces cuando podremos asegurar que efectivamente en lo profundo de ese turbulento océano, realmente no hay ni compadrazgos, ni amiguismos, ni nepotismos, como lo quiere hacer ver la legisladora.

 

Sin embargo, hay que dejar muy en claro que el problema subsecuente será cuando les caiga el veinte a los restantes 20 diputadas y diputados y acepten que, al igual que a la mencionada diputada, les asiste justamente el mismo derecho.

 

Entonces ya no serían solamente 35, sino que podrían ser 735 los nuevos beneficiados con las basificaciones.

 

Y finamente el gran problema económico se vendría en contra de la administración, ya sea estatal o municipal. Esto es, si antes no se viene un problema con una manifestación.

 

Cuestión de tiempo.