Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 19 febrero 2020


• Decepcionante, tramposa y mentirosa manera de llevar las riendas de nuestro país por parte de AMLO complica al superdelegado de Bienestar, Víctor Castro sus evidentes pretensiones electorales • El voto de la esperanza del 2018, se convierte cada día en el sufragio de la decepción y desencanto • Indolencia, pifias y verborrea cotidiana es lo que se refleja desde la presidencia del país, cuando los diversos sectores de la sociedad exigen que se atiendan temas prioritarios como la salud, seguridad pública y más recientemente los impunes crímenes de mujeres

 

¿Hasta cuándo el presidente Andrés Manuel López Obrador, dejará de culpar a administraciones pasadas de lo que pasa en nuestro país y externar todos los días solo pretextos para evadir la responsabilidad que este cargo conlleva y dejar de burlarse de la inteligencia de la población?

 

Indolencia, pifias y verborrea cotidiana es lo que se refleja desde la presidencia del país, cuando los diversos sectores de la sociedad exigen que se atiendan temas prioritarios como la salud, seguridad pública y más recientemente los impunes crímenes de mujeres.

 

Por supuesto la decepción va en aumento y la aceptación de López Obrador está cada día más cuestionada.

 

Resulta cada día más difícil para el mandatario nacional manipular las expresiones mediáticas que van desde lo cínico hasta verdaderas burlas de un presidente que definitivamente parece no dimensionar la importancia del cargo que ocupa desde hace ya casi año y medio.

 

La tolerancia de la población se agota con una rapidez que también tratan de evadir quienes defienden a capa y espada al gobierno autodenominado de la “cuarta transformación”.

 

La escasez de medicamentos, las muertes impunes de mujeres y ejecutados en diversas entidades del país, que se suma a un crecimiento cero y a la desconfianza de los inversionistas nacionales e internacionales que aumenta, es producto de este gobierno federal emanado de Morena, que no ha podido cumplir hasta ahora con lo ofrecido en la campaña del 2018.

 

Para Baja California Sur, el gobierno de López Obrador que representa en la entidad Víctor Castro Cosío, se cerró a la posibilidad de reducir el IVA en la entidad tal como lo hizo en la zona fronteriza y está a punto de eliminar la categoría de pesca deportiva del pez Dorado para convertirla en pesquería comercial.

 

Sin contar que ya se establecieron fuertes reducciones al presupuesto federal destinado a la media península para este año.

 

Por lo pronto la falta de medicamentos para enfermos de cáncer ya es notoria precisamente por deficiencias en la nueva manera de manipular la salud pública desde la autoridad federal.

 

Ante la decepcionante, tramposa y mentirosa manera de llevar las riendas de nuestro país por parte del jefe del ejecutivo federal, resultará muy complicado para el superdelegado de Bienestar, Víctor Castro, convencer a la población de que no estamos peor que en años anteriores.

 

Entre las mentiras y pendientes está el precio de las gasolinas que en lugar de reducirse como se prometió por Morena en campaña, sigue en aumento, la salud lejos de mejorar está cada día más deplorable que se agrava con la escasez de medicamento, los niveles de inseguridad y de homicidios dolosos registra la más alta tasa en la historia del país, cero crecimiento económico y como si esto fuera poco, además de la burla en que se ha convertido la no rifa del avión presidencial, los feminicidios aumentan.

 

¿Cómo salir a la calle con este panorama a pedirle a la población que otorgue a Morena otra vez su apoyo electoral?

 

El voto de la esperanza del 2018, se convierte cada día en el sufragio de la decepción y desencanto que definitivamente hará que Morena difícilmente pueda mantener la mayoría que registró en el proceso electoral pasado.

 

Gran parte de la población hoy se siente burlada, timada por lo que seguramente su única manera de responder a esta verdadera ofensa será con un sufragio de castigo que puede ser de incalculables consecuencias para el morenismo y el propio ineficiente y pantomimo López Obrador.

 

¿No le parece así amable lector?