Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - lunes 17 febrero 2020


• Posibles candados a delegados de Bienestar y la corrosiva división de Morena complican aspiraciones electorales del desesperado Víctor Castro • Hasta ahora los superdelegados de Aguascalientes, Chihuahua, Chiapas, Colima, Guanajuato, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Jalisco, son señalados por presunto mal uso de recursos públicos • La propuesta de reforma fue suscrita también por casi 70 legisladores más, de Morena, PAN, PRD, PRI y PT. ¿y los legisladores morenistas sudcalifornianos?

La iniciativa presentada ante la Cámara de Diputados para reformar la Constitución Política mexicana, para acotar legalmente la participación electoral de los delegados de Bienestar en las entidades, de ser aprobada dejaría fuera de la contienda por la gubernatura a Víctor Castro Cosío, titular de la Secretaría de Bienestar en la media península.

 

La medida tiene de fondo evitar que esos funcionarios en el país, que cuentan con recursos públicos y el acceso a los programas y padrones de beneficiarios, estos sean mal utilizados con fines electorales.

 

La propuesta impulsada por la diputada de Morena, Claudia Yañez Centeno, pretende modificar el la Constitución Política de nuestro país, para establecer que los llamados superdelegados se separen del cargo tres años antes del día de la elección en el caso de buscar la gubernatura y un año antes si pretenden una candidatura a diputado local o federal.

 

Los candados legales son necesarios porque el riesgo de hacer mal uso de los programas sociales y de los padrones de beneficiarios que ahora tienen en su poder, es latente.

 

De hecho en Baja California Sur ya hay serias dudas sobre el manejo de recursos que se realiza enla Secretaría del Bienestar en donde hasta ahora no existe muy claro cómo se paga o se mantiene a colaboradores cercanos de Víctor Castro cuya labor ha sido fundamentalmente impulsar su proyecto político por la gubernatura de la entidad.

 

La propuesta de reforma a los artículos 69, 74, 78, 89, 108 de la Constitución fue suscrita también por casi 70 legisladores más, de Morena, PAN, PRD, PRI y PT.

 

De aprobarse esta iniciativa que se turnó a la Comisión de Asuntos Constitucionales, truncaría de golpe las aspiraciones de Víctor Castro Cosío porque está claro que su labor prioritaria en este momento es impulsar sus intenciones de ser el candidato de Moren a la gubernatura en condiciones de mucha ventaja sobre cualquier otro aspirante que pueda existir en ese partido político.

 

Está claro que esta propuesta también le abona a la ya literalmente insalvable fractura y división que a nivel nacional y estatal enfrentan los morenistas.

 

Castro Cosío, como lo señalan algunos morenistas, está en condición de antidemocrática ventaja competitiva interna sobre otros actores políticos que no cuentan ni con los recursos ni la información ciudadana que ahora tiene a llamada Secretaría del Bienestar.

 

Por supuesto que de ser aprobada esta medida estaría en congruencia con lo que en su momento ordenó el presidente Andrés Manuel López Obrador en el sentido de que estos llamados superdelegados, no impulsaran proyectos políticos personales montadas en esta representación del gobierno federal.

 

Pero en Baja California Sur, como lo hemos señalado claramente en este espacio, Víctor Castro ha hecho caso omiso a esta situación y lejos de atender la instrucción, por el contrario, se ha concretado a impulsar abierta y secretamente, sin éxito, sus aspiraciones a ser el candidato morenista a la gubernatura.

 

Hasta ahora los estados de Aguascalientes, Chihuahua, Chiapas, Colima, Guanajuato, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Jalisco, son señalados por presuntamente haber utilizado recursos públicos con fines distintos al beneficio de la ciudadanía.

 

Veremos si los legisladores federales y locales sudcalifornianos de Morena respaldan esta iniciativa que pondría a los aspirantes a los puestos de elección popular de este partido en igualdad de condiciones competitivas contra los ventajosos y aprovechados superdelegados de Bienestar que suponen que desde ese cargo podrán llegar a las diferentes candidaturas.

 

Por supuesto que de aprobarse esta medida, se pondrían en entredicho todas las promesas y compromisos que hasta ahora ha realizado Castro Cosío con un grupo de colaboradores que hasta ahora no han podido ver bien a bien el resultado concreto por apoyar este accidentado proyecto político por la gubernatura y el resto de los cargos de elección popular.

 

Lo que decida finamente la Cámara de Diputados golpeará de cualquier forma a los aspirantes a candidaturas de Morena que ya desde ahora a tan solo diez meses de las precampañas, están bajo la sombra y el indeseable fantasma de la corrosiva división