Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 14 de agosto de 2022

En privado

• Asignaturas Pendientes


 

Sin duda que hoy por hoy, cuando más que nunca observamos un país que va de tumbo en tumbo ante los desaciertos y acciones fallidas, es cuando la gran mayoría de los mexicanos analizamos con mayor detenimiento aquella insistente propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador  respecto a la Revocación de Mandato.

 

Sí, porque luego de haber transcurrido más de dos años de la actual administración,  la suma de yerros y aberraciones, que justo dieron inicio con la cancelación de Aeropuerto y que han llegado hasta la ahora fallida rifa del avión presidencial,  pareciera que ya no tienen cabida en la agenda ciudadana y por consecuencia, pudieran analizar con detenimiento si otorgan un “Sí” o un “No”, en esa boleta de Revocación de Mandato.

 

Y es que las fallas han ido mucho más allá, cuando se afirma que la lucha contra los actos vandálicos no ha tenido los resultados positivos esperados, y que --por el contrario--, de acuerdo a las estadísticas, estamos mucho más hundidos en los actos delincuenciales, toda vez que ahora, --ante la debilidad del estado—no solamente son provocados por los delincuentes comunes, sino por esa turba de personas, muchos de los cuales se dicen estudiantes.

 

Por otro lado, tampoco se han tenido los resultados anunciados en lo que se refiera al combate a la corrupción aun cuando se reconoce lo que se ha hecho. Esto es porque la mayoría de los mexicanos aclara que  los corruptos del pasado no solamente lo son  dos a tres, como lo ha pretendido demostrar Andrés Manuel López Obrador con la detención de la extitular de Sedesol y Sedatu Rosario Robles,  del flamantísimo y poderoso exSecretario de Seguridad Publica Genaro García Luna, o bien de Emilio Lozoya, ex director de Pemex.

 

Toda vez que sin que se trate ni  de venganzas, ni cacerías de brujas o  presos políticos,  hay muchos más exfuncionarios y hasta expresidentes que ya se mecen en la cuerda floja y observados bajo la lupa del actual gobierno por presuntos actos de corrupción, lavado de dinero, desvío de recursos públicos y evasión de impuestos.

 

Y es que con la llegada de Santiago Nieto a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, trajo consigo la apertura de carpetas de investigación con las que se busca cumplir con la promesa del Presidente de terminar con la corrupción y si realmente piensa llegar hasta las últimas consecuencias  se seguirán girando ordenes de aprehensión… ¿contra quienes?

Pues sobresalen Eduardo Medina Mora, quien  presentó su renuncia como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), cuatro meses después que se confirmara que el Servicio de Administración Tributaria (SAT)  investiga sus cuentas bancarias por supuestas transferencias millonarias en Reino Unido y Estados Unidos que superan los 102 millones de pesos. En tanto que el dirigente del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps ha sido acusado de corrupción, fraude, lavado de dinero y huachicoleo.

 

 

Sin embargo, el caso de Pemex también alcanzó al exsecretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, pues el abogado de Lozoya ha pedido que se llame a declarar al funcionario por su presunta participación en el caso, esto con el fin de deslindar cualquier responsabilidad.

 

No se descarta al exsecretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, que también se vio salpicado en el caso de Agronitrogenados. Y para lo cual Emilio Lozoya solicitó que también se llamara a declarar al también excanciller, pues asegura que el verdadero responsable de la operación de él. De la misma forma Idelfonso Guajardo, exdirector de Economía, es otro político implicado en el caso de Agronitrogenados y señalado por Lozoya.

 

Por otro lado está el que fuera escolta del entonces presidente Enrique Peña Nieto y después ascendido como subdirector de Salvaguardia Estratégica de Pemex, el general León Trawitz, quien es investigado por presuntamente permitir y proteger la actividad criminal en la red de robo de combustible.

 

La Fiscalía también investiga a Alberto Elías Beltrán, exencargado del despacho de la extinta PGR, por presunto lavado de dinero. La investigación contra Beltrán también incluye a su esposa Marcela Kuchle López por operaciones de aproximadamente 98 millones de pesos. Y no descartan a Tomás Zerón de Lucio, extitular de la Agencia de Investigación Criminal de la entonces PGR, quien es investigado por el caso de espionaje a periodistas y defensores de los derechos humanos con el software Pegasus.

 

La cadena es larga, pues de otra manera, la investigación contra Lozoya implica asimismo al empresario Alonso Ancira, exdirector de Altos Hornos de México, quien se encuentra detenido en España y se niega ser extraditado a México y quien presuntamente está vinculado con la presunta venta irregular en 2013 de la empresa Agro Nitrogenados a Pemex, cuando la petrolera era dirigida por Lozoya Austin.  Y un eslabón más lo constituye Juan Collado el abogado de exfuncionarios priistas, quien es acusado de delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

 

En cuanto a expresidentes, sin que aún se sepa su nombre, en una de sus conferencias mañaneras López Obrador señaló simplemente que un exmandatario tiene cuentas pendientes con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por evasión y condonación de impuestos. Sin mencionar el nombre del implicado, el jefe del Ejecutivo declaró que el SAT, dependiente de la Secretaría de Hacienda, indaga a ese exmandatario por adeudos fiscales, y advirtió que se llegará hasta el final para castigar a quien no cumpla con sus obligaciones tributarias.

 

''No somos tapadera de nadie, informaremos todo lo que fue el régimen corrupto; habrá cada vez más severidad en combate a la corrupción'', sentenció López Obrador.

 

De la misma forma, el presidente anunció que será procedente la extradición del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, quién tiene órdenes de aprehensión relacionadas con los delitos de peculado y enriquecimiento ilícito: "Desde que tomé posesión dejé en claro que no iba a haber persecución política, que no es mi fuerte la venganza. En el caso Peña, incluso le hice un reconocimiento porque, a diferencia de otros presidentes, él no se metió para hacer un fraude", señaló. E incluso dijo: “"Ni siquiera a los que nos hicieron el fraude del 2006 los estamos persiguiendo"... Cuestión de tiempo.