Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 24 enero 2020


• Decepción y desencanto ciudadano por incongruencias y fracturas en Morena • La lucha del poder por el poder es evidente entre grupos antagónicos morenistas • Se especula sobre la salud física del superdelegado Víctor Castro Cosío

 

El fantasma de la decepción y el desencanto flotan cada vez con mayor claridad en torno a la evidente división y fractura interna que a nivel nacional y estatal presenta Morena ante la cada vez más cercana elección del 2021.

 

Arriba y abajo los morenistas no encuentran claridad sobre las acciones que debieran realizarse para definir la dirección adecuada hacia la unidad partidista que conforme pasa el tiempo está cada día más lejana.

 

A nivel nacional ni el propio presidente Andrés Manuel López Obrador, puede generar la unificación de criterios que compacte la labor de un partido precisamente en la tarea que debería tener como prioridad en este momento, la conformación de cuadros competitivos para el proceso que formalmente inicia en septiembre de este año para la elección federal y en diciembre para la contienda estatal.

 

Desarticulados y evidentemente dispersos, los morenistas no encuentran el liderazgo adecuado que en congruencia con sus postulados pueda tener el arrastre necesario para reconvencer a la población de que repita su apoyo con el voto en el 2021 tal como lo hizo en las pasadas elecciones del 2018.

 

Entre las mentiras y fantasías de un presidente de México que un día se burla de la población y otro también, los integrantes de Morena ven cómo poco a poco estas diferencias entre sus grupos político que antes solo se registraban al interior ahora salen a la luz pública literalmente todos los días.

 

La más reciente expresión de desencanto y desilusión la realizó el propio Porfirio Muñoz Ledo, un diputado federal morenistas que ha externado abiertamente su oposición y malestar sobre las acciones del partido al que aún pertenece.

 

¿Cuál transparencia y honestidad valiente pueden expresar a estas alturas los dirigentes de Morena que tanto a nivel país como local han evidenciado que buscan más el poder por el poder que atender verdaderamente las necesidades de la población?

 

Hay por supuesto un conflicto grave de intereses de grupos que ponen en verdadero riesgo el resultado electoral de la próxima contienda.

 

A nivel estatal Víctor Castro aliado con Narciso Agúndez y confrontado con Leonel Cota, y su aún dirigente Alberto Rentería quien busca al mejor postor para venderle la franquicia morenista, tienen solo once meses para que puedan unificarse y sacar adelante sus propuestas políticas.

 

Obviamente se ve muy complicado que lo puedan lograr en tan poco tiempo.

 

Vaya, algunos especulan ya incluso sobre la salud del superdelegado Víctor Castro Cosío y ya trabajan en reservarle una cama en algún hospital público como el ISSSTE para que sea atendido como cualquier simple ciudadano, en caso de que su condición física pueda trastocarse.

 

Es tal la diferencia interna intergrupal en Morena que los rumores de que la salud de Castro Cosío está afectada por tanto estrés, han salido de las mismas filas de morenistas que por supuesto no ven con buenos ojos al aspirante a la candidatura morenista a la gubernatura.

 

Así que el resto de los partidos seguramente estarán a la espera de que el partido que más votos obtuvo en el 2018, ahora caiga por su propio peso y pierda las elecciones víctima de las agresiones internas y por supuesto por la decepción que ya es muy marcada entre ciudadanos que esperaban obviamente un verdadero cambio en las acciones de gobierno.

 

Así que en el escaparate político está la desgarradora contienda de los morenistas entre morenistas que seguramente será una de las razones por la que la captación de votos ahora no será arrolladoramente mayoritaria para este organismo político.

 

Veremos si el PRI o el PAN aprovechan al máximo esta circunstancia.

 

También te puede interesar