Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - lunes 13 enero 2020


• Mentiras y contradicciones de AMLO en materia de salud pública nacional • En su claro intento por verle la cara a la población, se aferra a señalar que sí es posible ya desde el inicio del 2020, ofrecer cien por ciento gratuitos los servicios de salud pública • En la entidad “requerimos de un servicio oportuno, profesional, atento y suficiente que hoy, en las condiciones que se encuentra, el INSABI no garantiza”: Mendoza Davis

 

Las evidentes contradicciones de presidente de México Andrés Manuel López Obrador en diversos temas, sobre todo en el de salud, dejan en claro que para el mandatario nacional no está muy entendido que no es lo mismo expresar un deseo sobre la forma de gobernar y otra cosa es poner en práctica dicha pretensión. Definitivamente este anhelo de que no se cobrará en absoluto ningún peso a los ciudadanos que requieren atención por cualquiera de las áreas del sistema de salud pública simplemente es una aberración.

 

No hay capacidad para aterrizar tal pretensión.

 

Sin embargo, Andrés Manuel López Obrador, en su claro intento por verle la cara a la población, se aferra a señalar que sí es posible ya desde el inicio del 2020, ofrecer cien por ciento gratuitos los servicios de salud pública.

 

Para empezar las reglas de operación de llamado Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), ni siquiera cuenta con reglas de operación y es a estas alturas un verdadero geroglífico, que no atinan descifrar los prestadores de salud pública pues la realidad es mucho más cruel que el mundo de maravilla que trata inútilmente de haceros ver el mandatario nacional.

 

Esa contradicción entre el decir y el hacer hace ya mucha mella a un gobierno que la población le otorgó su voto en las pasadas elecciones justamente porque creyó en el ofrecimiento, entre otras cosas, de que mejoraría precisamente la gratuidad de los servicios médicos públicos.

 

Pero por desgracia para los usuarios, en muchas partes del país, no solo no son gratuitos, sino que las llamadas “cuotas de recuperación” se han incremente hasta en más del triple desde el inicio del presente año.

 

¿Entonces cómo hacerle ver a López Obrador, que no oye ni entiende nadie, que lo que señala en materia de salud pública está muy lejos de la realidad?

 

Como se sabe gran parte de los recursos para el sector salud del presupuesto federal del 2020, están etiquetados para el llamado Seguro Popular, pero este ya fue desaparecido y ahora está en un nudo ciego que implica obtener esos recursos aprobados para un área que ya no existe y aplicarlos en nuevos programas de salubridad que no cuentan ni siquiera con reglas claras de operación.

 

Afortunadamente en Baja California Sur, los servicios médicos públicos son de los mejores del país sobre todo en lo que se refiere a la atención a personas con padecimientos de cáncer.

 

Las gestiones realizadas a tiempo por la autoridad estatal, propician esa posibilidad de que los servicios médicos se otorguen hasta ahora como se hizo el año pasado pero será necesario seguramente que el gobierno federal atienda esta problemática nacional que amenaza con salirse de control.

 

Al respecto en la media península el gobernador Carlos Mendoza, señaló que en la entidad “requerimos de un servicio oportuno, profesional, atento y suficiente que hoy, en las condiciones que se encuentra, el INSABI no garantiza. De ahí que se hayan girado instrucciones a los hospitales estatales y centros de salud para que, conforme a su plantilla laboral y disponibilidad de recursos, continúen brindando servicios a las y los sudcalifornianos como se venía haciendo, sin afectación alguna”.

 

En este sentido, Mendoza Davis señaló que la falta de reglas de operación para la prestación de servicios de salud a la población sin seguridad social, es la principal limitante que enfrenta Baja California Sur y el resto de las entidades desde la reforma a la Ley General en la materia. “Su implementación está rezagada porque no se tiene una normatividad que defina los mecanismos de coordinación con los estados. Incluso, en este momento, no queda claro ni cómo se va a organizar, ni el monto y origen de las fuentes de financiamiento”.

 

¿Entones cómo es que desde la presidencia del país se hacen señalamientos que chocan literalmente con la realidad?

 

Lo peor del asunto es que los defensores de la mal llamada cuarta transformación, los mismos que afirman todos los días que llegaron al gobierno federal para propiciar el bienestar de la población, se suman a esta gran mentira oficial y hacen extensivo el burdo intento de engañar a una p{población que apenas a un año de la actual administración federal está más que decepcionados.

 

Esperemos sinceramente que antes de que haya más afectaciones en la población por este absurdo en que han convertido los morenistas la administración de la salud pública en el país, se resuelva y por supuesto que dejen de decir mentiras en este tema y en otros nada más y nada menos que desde la presidencia del país que encabeza López Obrador, calificado ya por muchos como un mitómano más de nuestra flamante actividad política nacional