Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es martes, 29 de septiembre de 2020

En privado

• INSABI: sin rumbo


Lo escribí en estas mismas páginas apenas la semana anterior, --y debo reiterarlo--,  que la puesta en marcha del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) es una medida plausible y que merece el reconocimiento de toda la población mexicana hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador. Simplemente porque da como hecho la universalidad de la prestación del  servicio. 

 

Sin embargo hoy que retomo el tema para ampliarlo, diré que –al menos por el momento— no deja de ser solamente un programa cargado de muy buenas intenciones. Aun sin rumbo. Y todo se debe a la toma de decisiones a la ligera. Ya que si no fuera por eso, todo saldría a la perfección. Y le diré por qué.

 

Porque antes de anunciar la puesta en operación del INSABI, debieron haber analizado primero la gran problemática que existe en el sector salud. Necesidades muy extensas y las cuales tienen que ver con insuficiencia en medicamentos, instrumental, material de sutura quirúrgica, y la falta de camas, suficientes para hospitalizar, además de la insuficiencia para aplicar las hemodiálisis.

 

Por otro lado no existe la cantidad suficiente de Médicos Especialistas para cubrir toda la demanda. Lo que obliga a que las citas con especialistas se agenden por espacio de meses, en tanto las cirugías se programan igualmente por meses.

 

Se espera entonces que esta falta de organización previa a la puesta en operación del INSABI, provoque un gran caos, lo que milagrosamente no se ha ocasionado dado la paciencia que ha tenido la derechohabiencia.

 

Se cumplió la forma, mas no el fondo, como  las modificaciones a la Ley General de Salud y la Ley de Instituciones Nacionales de Salud por los Diputados, que ahora establece: “las personas que se encuentren en el país y que no cuenten con seguridad social tienen derecho a recibir de forma gratuita la prestación de servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos asociados, al momento de requerir la atención”, y que: “la protección a la salud será garantizada por el Estado bajo criterios de universalidad e igualdad, y deberá generar las condiciones que permitan brindar el acceso gratuito al servicio, que será progresivo, efectivo, oportuno, de calidad y sin discriminación, incluidas intervenciones quirúrgicas, farmacéuticos y hospitalarios”.

 

Pero ha habido exabruptos y desinformación, lo que aún no es reconocido ni por el presidente, ni por los legisladores ni tampoco por el titular de la Secretaria de Salud Jorge Alcocer,  en tanto que a través de un escueto comunicado el nuevo titular de INSABI  Juan Antonio Ferrer, explica que para acceder a los servicios gratuitos del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), las personas sin seguridad social deberán presentar los siguientes documentos: la Clave Única de Registro de Población (CURP), la credencial del INE o su acta de nacimiento.

 

Añade que los servicios incluyen análisis, estudios, diagnósticos clínicos y medicamentos gratuitos, además de intervenciones quirúrgicas y hospitalización, si es necesario. Y que el sistema de salud pública mexicano se compone de dos tipos de atención; a las personas sin seguridad social y a los derechohabientes. Y que en el primer caso, recibirán la atención en centros de salud, en centros de salud con servicios ampliados (CESSA), Unidades Médicas del IMSS Bienestar, Unidades de Especialidades Médicas (UNEMES) y en hospitales rurales, comunitarios y generales.

 

Dice también que “para obtener los servicios del Insabi las personas ya no necesitan afiliarse ni tienen que pagar cuotas de ningún tipo y recibirán todos los medicamentos gratuitos, así como análisis, estudios y diagnósticos clínicos, intervenciones quirúrgicas y hospitalización sin costo alguno si el padecimiento lo amerita”.

 

Pero los enfermos han ido de la seca a la meca. De tumbo en tumbo, y por tanto aquí salta uno de los más graves problemas, al preguntar: ¿Cuál es la opinión de toda aquella población que durante tantos años pagó el servicio, en tanto que con las manos en la cintura se presentan miles y miles de personas; que jamás pagaron y hoy llegan a disponer del servicio?

 

La realidad es que si no se contrata más personal: médicos, enfermeras, residentes, especialistas,  asistentes médicos, auxiliares de enfermería, fisioterapeutas, jefes de enlace, mensajeros, trabajadoras sociales,  encargados de documentación y otros, sin descuidar la adquisición de ambulancias y choferes, esto no va a funcionar, y vendrá el caos.

 

Porque si no se programa y no hay previsión, habrá una sobresaturación por demanda del servicio en Clínicas y Hospitales, y al final de cuentas, nadie recibirá una buena atención.

 

Porque la realidad actual es que los derechohabientes del IMSS y el ISSSTE sufren un  tormento con el pésimo servicio que brindan estas instituciones, en tanto  a los derechohabientes quincena con quincena se les descuenta el mal servicio médico que reciben, entonces, ¿cómo se pretende  atender a un número mayor?.

 

·         SUMARIO

Por cierto, hace bien el gobernador Carlos Mendoza Davis en decir que “No es prudente politizar el tema de la salud”. Y es que se trata de un tema tan sensible que de cualquier manera conlleva vida, pero también muerte. Añade que “nuestra prioridad es una atención eficiente, suficiente y oportuna de los paciente”. Luego apunta que “la salud es prioridad para el @GobBCS, y por ello, en tanto el INSABI no garantice un servicio oportuno y suficiente, los hospitales y centros de salud estatales tienen mi instrucción para que sigan brindando atención a l@s sudcalifornian@s, como se venía haciendo”. E incluso advierte: “vienen tiempos difíciles en salud”. Y aclara: “Porque la salud de l@s sudcalifornian@s es primero, modernizamos y rehabilitamos las instalaciones del #CREE, en #LaPaz, para que los pacientes reciban sus terapias con oportunidad y con la mayor calidad posible. #BCSViveYaUnMejorFuturo”. Y respecto al nuevo organigrama explica: “dado que el INSABI actualmente no garantiza un servicio oportuno, profesional y suficiente, di instrucciones a hospitales estatales y centros de salud para que, conforme a su plantilla y recursos, sigan atendiendo a l@s sudcalifornian@s como se venía haciendo, sin afectación alguna”. Y le asiste la razón cuando dice: “La falta de reglas de operación para la prestación de servicios de salud a la población sin seguridad social, es la principal limitante que enfrenta #BCS y el resto de las entidades desde la reforma a la Ley General en la materia”. Debo añadir aquí, que presumiblemente son 8 los gobernadores que se oponen al INSABI, entre otros: el de Aguascalientes, Jalisco, Querétaro,  Guanajuato, y Nuevo León, que se niegan a desaparecer el Seguro Popular; al igual de el de BCS. Y no todos pertenecen a Acción Nacional, conste.