Noticias de BCS, México y el mundo.

“La 4T es un proceso de cambio hacia la pacificación de México”: Dra. Lorella Castorena

lunes 23 diciembre 2019 | Por: Alan Flores Ramos | La Paz “La 4T es un proceso de cambio hacia la pacificación de México”: Dra. Lorella Castorena

Es un conjunto de reformas, cambios y nuevas propuestas socioeconómicas, que pretenden además combatir la desigualdad, que aseguró, no se solucionará en 6 años, indicó la doctora en Estudios Latinoamericanos y profesora-investigadora Titular C del Departamento de Ciencias Políticas y Administración Pública de la UABCS

La Paz, Baja California Sur.- La “Cuarta Transformación” es un conjunto de reformas, programas, cambios y propuestas socioeconómicas del Gobierno de México, que tiene como urgente objetivo lograr la pacificación del país tras años de violencia y crimen organizado.


Esto consideró Lorella Castorena Davis, doctora en Estudios Latinoamericanos y profesora-investigadora Titular C del Departamento de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (BCS) desde 1992.


Aseguró que “el gran tema” es el cambio de paradigma en las formas tradicionales de ejercer el poder para cambiarlas por nuevas, a pesar de que, a simple vista, no luzca tan eficiente y no avance tan rápido “como quisiéramos”.


“Son cambios desde la forma de concebir al gobierno, pasando por el tema central relacionado con las prácticas corruptas. Sí es un proceso de transformación, sí hay una suerte de cambio de régimen, en la cual todavía estamos en proceso de transición”, apuntó la doctora.


Consideró “interesante” la política del presidente Andrés Manuel López Obrador tras su primer año de gobierno, pero dijo “imposible” calificar el resultado de los programas sociales de bienestar en este periodo de tiempo.


Aseguró que el combate a la desigualdad es un eje rector de la 4T, ya que los cambios propuestos por AMLO lucen atractivos, después de “tantos años trabajando con violencia social y de género”, lo cual contribuye a la transformación cultural.


“Es necesario impulsar un cambio social, cultural y profundo que erradique las prácticas violentas y corruptas en este país. Solo puede hacerse mediante políticas que inviertan en la gente, de otra manera, no veo cómo”, añadió Lorella Castorena.


  • No es una revolución radical, pero atiende lo urgente: Corrupción y violencia

Expuso que la 4T no es una “revolución” o una “transformación radical”, pero reconoció que busca aligerar los problemas urgentes de corrupción, desigualdad y la necesidad de pacificación del país.

“Si por lo menos se resuelve el problema de la corrupción, se aligera digamos la desigualdad, porque en 6 años no puedes abatirla. Por otro lado si se sientan bases para la pacificación del país, el proceso de pacificación del país es urgente”, expuso Castorena.


“Se podrían hacer otras cosas pero no sabemos qué tan fácil, o complicado es detener a la delincuencia organizada y el conjunto de pequeños estados que operan de manera paralela al Estado legítimo y legal”, señaló.


Detalló que los grupos del narcotráfico en México actúan en un esquema de “Neofeudalización”, en donde cada cártel y grupo delictivo está comandado por una nueva versión de “señor feudal armado hasta los dientes”.


Estos ejercen un control férreo de sus territorios mediante el ejercicio no legítimo de la violencia sobre los recursos certeros en México y el mundo.


“Cabe señalar que la pacificación de México pasa también por una suerte de corresponsabilidad internacional que no se asume”, señaló la académica.


  • En 2 o 3 años no podremos ver cambios “profundos”, advirtió

Esto advirtió la investigadora, ya que la tentación de la ciudadanía es que el Presidente de México es el “provocador de todos los males”, lo cual consideró una idea equivocada.


“Estamos empezando un proceso del cual también somos corresponsables como sociedad, ciudadanía es la parte que siempre se olvida”, señaló Castorena.


A los gobiernos, consideró, hay que exigirles transparencia, combate a la corrupción y la resolución de problemas torales del país mediante los programas federales adecuados, así como la medición de datos para medir sus resultados y reflexionar sobre nuestra conducción.


“Tener los datos para poder medir resultados, acceso a la información para medirlos, reflexionar sobre nuestra conducción y eso, en términos generales, marcha”, advirtió.


“Nunca se había experimentado en este país este clima de debate público tan intenso, que me parece fantástico para la democracia. Lo que lamento es que todavía haya grupos que piensen que el presidente lo puede hacer todo y ese es su debate”, añadió.


  • Opositores a López obrador critican su “autoritarismo” libremente

Consideró un punto a destacar en la democracia mexicana la reincursión de los expresidentes Vicente Fox Quesada y Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, ambos gobiernos bajo las siglas del Partido Acción Nacional (PAN) desde 2000 a 2012.


“Los expresidentes ahora convertidos en los principales opositores del gobierno de López Obrador, se quejan de la falta de democracia, cuando nadie les impide hablar ni expresarse”, consideró.


“Lo señalan de ser un gobierno autoritario pero no le veo lo autoritario, porque no podrían hablar de la manera que hablan. Yo no estoy a favor de hacer un linchamiento contra nadie, que es como lo que se usa hoy”, señaló.


Expuso que los expresidentes que ahora participan activamente en política “rompieron” un pacto no escrito y tradicional, lo cual es positivo para la vida pública de México.


No obstante calificó como “inapropiado” que sus pronunciamientos sean de golpeteo continuo al gobierno lopezobradorista, mediante la difusión de noticias falsas y el uso de “bots” o “perfiles falsos” a través de las redes sociales e internet para su beneplácito.


“El uso descarado que hace sobre todo Calderón de los bots y demás para favorecer la formación de su partido político [México Libre]”, señaló.


“Eso a mí en lo personal no me parece adecuado, pero insisto, ¿qué importa si a mí me parece o no adecuado? si lo que está haciendo es intentar entrar en el juego de la política. La política vista desde la perspectiva de las derechas, siempre han basado sus estrategias electorales y propagandísticas en estos discursos rijosos por decirlo menos”, añadió.


  • La derecha en México gusta de generar conflictos “donde no existen”

En México y el mundo, el discurso “rijoso” es el favorito de las derechas, señaló la experta, ya que inclusive se ha pretendido señalar que la Cuarta Transformación “pretende polarizar a la sociedad”.


“Esa es una crítica ridícula, este es un país polarizado por la desigualdad desde hace siglos, que además se ha incrementado. Venirse a quejar de polarización parece un discurso falso”, señaló.


“Les interesa en realidad sembrar la semilla de que la 4T polariza, pensando que de esa manera pueden captar la atención de clases sociales, pero fundamentalmente de un público electoral, no sé si indecisos o no. Pero un público electoral ansioso por escuchar eso”, dijo Lorella Castorena.


Dijo que la ciudadanía se encuentra ávida de oferta electoral, dentro de una esfera de “consumismo político” para ciertos públicos electorales y probables consumidores.


“Por eso los discursos de la derecha que apelan a las emociones y además, son muy efectivos. Hablan de muerte al comunismo y uno se pregunta, por favor, ¿cuál comunismo? ¿No queremos socialismo? ¿No queremos ser Venezuela? Nada más alejado”, señaló.


  • Ideas y noticias “falsas” como herramienta de la oposición

Señaló Castorena Davis que actualmente la oposición al gobierno se vale de “ideas falsas”, algo más profundo que las “noticias falsas”, pero que directamente relacionadas al reforzarse entre sí.


Además apuntó la estrategia de figuras políticas opositoras, quienes se “apropian” de estrategias discursivas, de “buen trato” hacia la gente y hasta de presunta humildad en los gobiernos del PAN, que actualmente están dispuestos a disculparse públicamente por sus errores.


“Para que quienes jamás en la vida habrían pensado en disculparse públicamente, esto es democracia”, añadió la investigadora.


Las democracias contemporáneas en México y en el mundo atraviesan crisis profundas, reiteró, porque la ciudadanía se ha convertido en consumidora de oferta política y no una ciudadanía crítica, consciente y demandante de sus necesidades y cambios.


“La oposición es necesaria, pero creo es una oposición muy chafa, desestructurada, discursiva, no tiene realmente ninguna propuesta y está cachando el descontento, pero sin que logren articular realmente algo que pudiese revertir las propuestas de las 4T que apuntan a transformaciones profundas”, finalizó.