Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es miercoles, 28 de octubre de 2020

En privado

• Rubén Muñoz. Craso error


 

He reiterado que la política como tal, es diáfana; y que son los actores políticos quienes cometen las traiciones, quienes la envilecen, la enlodan,  y la conducen por obscuros subterfugios para finalmente prostituirla. En tanto que otros construyen con ella asquerosas redes de perversidades,  y finalmente ellos mismos –los actores—se pierden en esos oscuros laberintos de la política.

 

Sin salirme del tema, hago esta introducción para decir que Rubén Muñoz, hoy está enredado en una red que construyó él mismo. Una red que empezó a tejer justamente a mediados de octubre pasado.  Por tanto debo también añadir que a estas alturas, el alcalde paceño difícilmente encontrará la punta de la madeja para desenredar la piola y escapar de ese chinchorro donde se ha metido.

 

Así pues, ese horrible monstruo que hoy asusta a Rubén, lo hizo con sus propias manos --y quizás sin permitir asesoría alguna--, lo hizo con conocimiento de causa pues sabía perfectamente a lo que le tiraba cuando a mediados de octubre de este año hizo aquel despido masivo de  funcionarias y funcionarios de la administración municipal que preside.

 

Y es de extrañarse que alguien, --como este personaje al que hago referencia--,  considerado inclusive como  un hombre sagaz y de un buen nivel político, cometa errores de esta naturaleza. Y menos aun cuando se sabe Neo Izquierdista, frente a viejos lobos de mar que siempre han luchado en aguas turbulentas, y que ha pertenecido a viejas guardias de la izquierda, como es el caso de Víctor Castro Cosío, que si bien es cierto es un tipo bonachón, sencillo y generoso, no es un hombre de venganzas, revanchas y desquites. Y tampoco es de los que guardan rencores o acostumbran dedicarse a la cacería de brujas.

 

Pero es estricto cuando el deber lo obliga y es riguroso cuando las circunstancias así lo requieren. De ahí que, muy por separado de su labor dentro del magisterio, ya haya cumplido a satisfacción con varias responsabilidades con anticipación,  entre ellas, casualmente la de alcalde de La Paz. Y que por tanto siga cumpliendo con otras encomiendas como es el caso actual, de ser delegado General en Baja California Sur nada menos que por encomienda del presidente de la Republica.

 

Por tanto,  craso error el cometido por Muñoz Álvarez y que no haya visto más allá de sus narices cuando  una vez concluido el proceso de elección de consejeros de Morena haya procedido al cese fulminante de una parte de su personal administrativo a nivel de funcionarios. Y todo porque esta gente que ya fue despedida, dejó en claro tener simpatías con el proyecto político  futurista, precisamente de Víctor Castro Cosío, cuando lo más inteligente hubiese sido negociar. Pero hoy ya es demasiado tarde.

 

Y es que Rubén Muñoz  olvidó  que el arte de la política es comer mierda sin hacer gestos. Como también olvidó que –como tal--  la política es fría, y que la actuación de un político también debe ser fría;  e ignoró que en política el corazón queda fuera y el que actúa es el cerebro. Pero a veces –como en este caso—traicionan las vísceras. Y  ganan.

 

Luego entonces, tomando en cuenta estos tiempos invernales, demasiado fría debe sentir esa  bola de nieve que cada vez crece más y que como pesada lápida lleva sobre sus espaldas su propio constructor: Rubén Gregorio Muñoz Álvarez.

 

Cinco mujeres y cuatro hombres fueron cesados sin recibir una coherente y lógica explicación. Aun cuando en los nueve bullía en su mente una intuición. Y para el alcalde, dicha reestructuración tuvo respuesta fuera de las formas de la política: “el firme objetivo de ofrecerle a la ciudadanía mejores resultados”. Lo que –para él—dejaba en claro que presumiblemente ninguno de los nueve tenía capacidad, y ninguno de los nueve dio el ancho.

 

Qué lejano pues quedaría el septiembre de 2018 cuando al rendir protesta como alcalde Rubén Muñoz dijo desde la tribuna: “Saludo a mi compañero de lucha, Senador de la República y representante del próximo Gobierno Federal en Baja California Sur, “mi entrañable amigo” Víctor Manuel Castro Cosío”, cuando un año después lo traicionaría.

 

Lo cierto es que toda acción tiene una reacción, Y a estas alturas la bola de nieve –que también construyó Rubén-- es imparable; a tal grado que ya se ha interpuesto una formal solicitud de expulsión del partido MORENA de Rubén Gregorio Muñoz Álvarez, ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ), iniciándose por tanto un procedimiento sancionador ante esa instancia de justicia partidaria interna.

 

Una parte del documento especifica que “confiamos en la Comisión de Honestidad y Justicia del partido que fundamos y militamos, y en la verticalidad de su presidente Héctor Díaz-Polanco para recibir un trato justo en esta solicitud y totalmente apegado a las normas jurídicas que rigen nuestro sistema de partidos”.

 

Añade que “nosotros creemos que nos asiste la razón y que además hay pruebas y hechos notorios del comportamiento totalmente ajeno a los postulados de MORENA del alcalde Rubén Gregorio Muñoz Álvarez”.

 

Y en su caso, David Moyron Quiroz, quien fue comisionado por sus demás compañeras y compañeros –que suman 16 en total-- para interponer la solicitud de expulsión, dejó claramente establecido que “los militantes auténticos de MORENA no debemos permitir el atropello de nuestros derechos, mucho menos el haber llevado al poder a personas que nunca asumieron con honorabilidad las causas de nuestro movimiento y que solo se sumaron a este en 2018, para saciar sus intereses personalísimos como es el caso de Rubén Muñoz y demás socios”.

 

A estas alturas, Muñoz Álvarez, sin encontrar la salida de ese obscuro laberinto no le quedó más remedio que decirse  respetuoso de quienes exigen su expulsión; “están ejerciendo un derecho que tienen los compañeros, para mí es muy respetable, son diferencias que van al orden de los políticos y tenemos que dejarlos”, manifestó en sus declaraciones. Y luego mostrando una calma no sentida se dijo completamente seguro de que no será expulsado de MORENA.

 

Lo peor para Rubén que no tomó en cuenta que entre los personajes que más fuertes para dirigir ese partido en BCS destaca uno que se llama José María Avilés Castro, maestro y  exalcalde. Y uña y mugre del superdelegado.

 

Cuestión de tiempo.