Noticias de BCS, México y el mundo.

Benny Ibarra no entiende lo que pasa en la música

martes 17 diciembre 2019 | Por: Redacción | Espectáculos Benny Ibarra no entiende lo que pasa en la música

El cantautor mexicano aseguró que no seguirá las tendencias ni las modas y que afortunadamente ha logrado su propio sonido. “El proceso creativo es delicioso para mí”, dijo. Continúa en teatro con el monólogo Novecento

CIUDAD DE MÉXICO.

Benny Ibarra tiene 38 años en la industria de la música, pero la época actual no la entiende. Así lo dijo a Excélsior y planea hacer un disco, pero tampoco tiene prisa y prefiere tomarse su tiempo. 

La música siempre va a estar ahí, lo que puede ser confuso es que no tengo más prisa. Ya no la tengo. Es difícil de entender, pero no existe más. Si bien siempre he sido un artista caprichoso y que se toma su tiempo, el proceso creativo de hacer un disco es tan delicioso para mí, que no tengo prisa.

 

Llegará, estará ahí el nuevo disco de Benny. Hoy por hoy estoy abierto a que las cosas simplemente sucedan, porque ya no entiendo a la industria de la música. Aunque llevo 38 años en ella, no la entiendo. No entiendo lo que está pasando allá afuera, se mueve demasiado rápido y no estoy dispuesto a dejar de gozar el mundo de la música. Es demasiado vertiginoso todo, incluso no sólo la música, sino cómo se consumen las noticias, el teatro, todo. Es una voracidad que me espanta y me da nostalgia.

 

Me doy cuenta que vengo de otra manera de hacer canciones, de hacer música. Ahora, si no haces un dueto con el que esté de moda, la gente te pregunta ‘¿por qué?’, si no estás a fuerza casado con las nuevas tendencias musicales, la gente no lo entiende. Creo que Benny viene de una generación de gente que le apostó a encontrar su propio sonido y que, afortunadamente, lo logré. Ya tengo un sonido propio y voy a aferrarme a él. No tengo prisa más”, afirmó Benny Ibarra en Ciudad Imagen.

 

Lo que viene entre sus planes para 2020 está hacer una película / Fotos: Cortesía Michael Luppi

 

El actor destacó que no le quita el sueño lo que se escucha en la radio, aunque respeta a quienes logran colocar un tema, pues es una proeza lograrlo. Sin embargo, la competencia es consigo mismo.

En mi ejercicio personal como artista en la música, me van a tener que tener mucha paciencia, porque no tengo prisa. Sé que tengo que estar a la altura de grandes canciones; que van a tener que competir internamente con temas como Sin ti, Cielo, Uno, Llueve luz, Si puedo volverte a ver, Mía. Una vez que saque un disco, deseo disfrutar el proceso creativo que es lo que veo que, hoy por hoy, me sigue perteneciendo y que sigue siendo de lo poco que tengo control como artista y músico.

 

Así entendí yo el mundo, como dice en (la obra) Novecento, en un teclado de 88 teclas. Eso es lo que me hace creativo e infinito, con mis límites como autor o intérprete, que son muchos, pero dentro de ellos hay un Benny, un sonido, una magia que solamente puedo crear yo, y para hacerla me tengo que tomar mi tiempo, porque ya no tengo prisa, porque lo que a ustedes les voy a dar es música de autor, que he estado macerando tras más de 10 años de no poner tracks allá afuera yo solo.

 

Si lo voy a hacer, lo voy a hacer muy bien y me voy a tomar todo el tiempo. El día que salga espero que haya valido la pena”, señaló Ibarra, nieto de Luis de Llano Palmer y Rita Macedo.

 

NOVECENTO

 

Para Benny Ibarra, lo que hace adictivo el trabajo del actor es madurar con el texto y comprenderlo de una manera más profunda. Esto es lo que le ha sucedido con Novecento, el primer monólogo que interpreta.

Sólo se puede madurar el texto con el público enfrente y que venga la repetición de hacerlo constantemente. El monólogo ya está volando y hay una comprensión cada vez más profunda. Ya estoy en el nivel microscópico del entendimiento de mis personajes, los pequeños detalles hacen que se enriquezca mi narración. Lo que me gusta del teatro es que siempre hay una oportunidad de crecimiento”, dijo Ibarra.

Novecento relata la historia de un virtuoso pianista que nunca baja del trasatlántico Virginian, donde descubre el mundo a través de los límites físicos del barco y de las 88 teclas de su piano. Es con historia con la que Benny interpreta a más de un personaje.

 

Lo que plantea Baricco es que el espectador se involucre activamente con su texto, con las anécdotas de Novecento. No pone todo en bandeja de plata, sino que te da la oportunidad de que la experiencia de vida se involucre con el relato, para trazar paralelismos. Es un espejo en el que te estás viendo reflejado. Es una obra que nos acerca a nuestras bases, valores, a quienes somos, a abrazarnos y entendernos tal como somos y aceptarnos.

 

El barco, en el que se desarrolla la historia, puede ser la vida para algunos. Que Novecento nunca decida bajarse es abrazar su realidad y su vida, no bajarse de ella, ni vivir la de otra persona o complacer a los demás. Él decide aceptarse como es y a su vida como perfecta, y que los límites le dan alas, le dan libertad y seguridad. Es una obra en la que la musa principal es la música y lo que une a los protagonistas”, precisó.

Ibarra detalló que, aunque prácticamente nació siendo actor, es un talento que ha tenido que pulir y este monólogo es parte de esa labor.

Hacer un monólogo te ensancha, te expande las herramientas, el músculo creativo e interpretativo. Novecento resulta para mí un salvavidas en este momento de mi vida, donde cuestiono muchas cosas y como mis hijos viven fuera de México, tengo mucho tiempo de introspección”, expresó.

 

 

NOVECENTO

  • De: Alessandro Baricco.
  • Dirección: Mauricio García Lozano.
  • Actor: Benny Ibarra.
  • Teatro Milán. Lucerna 64, col. Juárez.
  • Hasta el 29 de diciembre.
  • Horarios: Martes a jueves 20:45, viernes 19:00 y 21:00, sábado 18:00 y 20:00; domingo 17:00 y 19:00 horas.
  • Costo: 300, 400 y 500 pesos

 

LA DÉCADA DE BENNY IBARRA

  • Hizo un disco.
  • Condujo un programa de TV en Argentina
  • Cuatro años y medio en Sasha, Benny y Erik. Hizo la gira más extensa de su carrera con 200 conciertos y cuatro discos.
  • Actuó en el musical El hombre de la mancha.
  • Estuvo con Timbiriche, del que es productor musical desde hace 20 años.