Noticias de BCS, México y el mundo.

Lo derecho es lo decente - jueves 07 noviembre 2019


• Seguridad pública

Muy buenos días estimable lector gracias, muchas gracias, por continuar prefiriendo este su Diario El Independiente.

 

Inicio comentando a Usted; “México demanda vivir bajo el imperio de la Ley”. los mexicanos necesitamos sentirnos seguros, no solo en nuestras familias y patrimonios, sino en su relación con los demás y con la autoridad, México necesita una nueva cultura cívica de respeto a la Ley , de certidumbre de reconciliación y de confianza en la comunidad en que vive una verdadera reforma en el ámbito de justicia y la seguridad, debiendo partir de una voluntad política que asegure la autonomía de la procuración de justicia frente al poder Ejecutivo y que acelere la modernización del poder judicial a todos los niveles.

 

Bajo este contexto se requieren nuevos enfoques y métodos para combatir la corrupción y elevar los niveles de transparencia en el País. Es una práctica común pensar que con la acción persecutoria se acaba el problema, la cosas, sin embargo son mucho más complejas, y no es solo un asunto ético, histórico o cultural, porque en la medida en que el Estado garantice mayores mecanismos de competencia, rendición de cuentas y escrutinio público, podrán evitarse la corrupción, la apropiación privada de bienes públicos y la impunidad. Es urgente arraigar la idea y la práctica, en la cultura ciudadana y en las instituciones públicas, de que el único referente estable en una democracia es la igualdad de derechos y obligaciones ante la Ley. Se trata en suma, de hacer realidad la vieja aspiración del liberalismo mexicano: “Crear un País de Leyes”.

 

Si hay algo fundamental para el desarrollo de la vida comunitaria es la Ley, solo a partir de su plena vigencia, como expansión y salvaguardar de los intereses generales, es factible la existencia de la “Libertad y la justicia” por lo tanto, es imprescindible trabajar en los ámbitos internacional, regional y local, a favor de un orden judicial imparcial y justo que permita a las personas acceso a los órganos de justicia en condiciones mínimas de igualdad, y contribuya a la información de una cultura de la legalidad y a la consolidación de un Estado Democrático de Derecho.

 

Las fuerzas de seguridad deben de actuar de forma más rápida para garantizar a nuestros ciudadanos, que somos una sociedad de leyes, con procesos legales y administrativos transparentes, en la cual, todos los ciudadanos se encuentren protegidos con instituciones modernas que den cabal respuesta a sus derechos fundamentales, pero sobre todo, se necesita atacar de forma más agresiva la corrupción y la impunidad, así como la aplicación anómala de las leyes. Se requiere un servicio civil que rehace el favoritismo en todos los ámbitos, así como un aparato judicial menos complejo, más accesible y cerca de los ciudadanos, más eficiente y más transparente. Parte esencial de una adecuada calidad de vida en la que nuestras familias crezcan y se desarrollen en un ambiente de tranquilidad, la constituye la “Seguridad Publica”.

 

Concluyo; con el solo hecho de vestir el uniforme de representante de la Ley, el policía contribuye a mantener la paz y a prevenir los delitos. Su presencia destaca a distancia entre todas as personas. Los delincuentes lo observan y esperan que se aleje para cometer un atentado; por lo tanto, la seguridad pública depende, en gran medida, de la facultad de observación, rápido pensamiento, sano juicio y sobre todo del adiestramiento profesional del hombre encargado de velar por la vida humana y por los intereses de la sociedad.