Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es martes, 29 de septiembre de 2020

Realidad de BCS

alcaldes para su primer informe de labores. Las expectativas no se han cumplido • Aumenta la decepción ciudadana por las mediocres acciones de los presidentes municipales • La población tiene un balance adverso, más realista que el que se espera de los presidentes municipales


 

Para el próximo tres de octubre se anunció el primer informe de labores del alcalde paceño Rubén Muñoz, en el que se espera un balance realista de lo que se ha hecho hasta ahora en la capital sudcaliforniana desde la autoridad municipal. Lo mismo hará en su momento el resto de los presidentes municipales de la entidad.

 

Baja California Sur está conformada por cinco ayuntamientos de los cuales tres son emanados de Morena, uno de Nueva Alianza y uno más del PAN.

 

Los alcaldes han tratado sin éxito de sacar adelante con todo y sus bemoles, los respectivos problemas que registran sus municipios, en ese sentido el más callado y menos activo ha resultado el alcalde de Mulegé Felipe Prado que ha pasado, literalmente sin hacer prácticamente nada. Es una verdadera y penosa decepción.

 

De hecho, es este alcalde es el más cuestionado por el manejo de los recursos con una falta de transparencia que llama poderosamente la atención.

 

Los muleginos se encuentran literalmente en estado de abandono por un alcalde que simplemente le importa muy poco trascender ya a estas alturas apenas al primer año de su mandato, como uno de los peores presidentes municipales de Mulegé.

 

En Loreto la alcaldesa panista Arely Arce ha podido sacar adelante a esta zona de la entidad cuyo destino está fundado en la actividad turística misma que se ha fortalecido en los últimos meses con apoyo de la autoridad estatal y federal.

 

Pero en el resto de los ayuntamientos, Comondú, La Paz y Los Cabos que son los más activos económicamente y que son representados por alcaldes emanados de Morena, aún no se ha podido cumplir con una altísima expectativa generada a la población durante el proceso de campaña.

 

El protagonismo de la alcaldesa cabeña, ha sido mayor a la capacidad de respuesta a las necesidades de esa población que ahora parece ser rehén de los transportistas y taxistas que se niegan rotundamente al inicio formal de operaciones de vehículos contratados por vía de aplicaciones electrónicas.

 

Las consecuencias de esta situación han puesto ya en la mesa de la opinión pública internacional pues ya son varias las ocasiones en que turistas extranjeros son afectados si se les ocurre solicitar un servicio de transportación de este tipo.

 

Cualquiera define claramente que la alcaldía cabeña que encabeza Armida Castro tiene un fuerte compromiso con los integrantes de los sitios de taxis que se niegan a compartir el demandante negocio de la transportación que por años han controlado.

 

De ahí que una nueva ley estatal de transporte urge que se autorice y se aplique justamente para evitar este tipo de problemas y dejar así de poner en entredicho la imagen del destino turístico más importante del país.

 

Por otro lado, en Comondú, Walter Valenzuela aún no puede quitarse de encima la mala imagen que le generó el hecho de estar fuera de su municipio justo cuando una fuerte tormenta afectó a vecinos de Ciudad Insurgentes.

 

El alcalde comundeño adelantó sus vacaciones antes de cumplir su primer año de servicio y para su mala fortuna justo durante su ausencia cayó una inesperada lluvia inundó un considerable número de viviendas que evidenció su ausencia.

 

En La Paz surgió algo similar, el munícipe Rubén Muñoz también estaba fuera del país cuando el huracán Lorena afectó comunidades del sur de este municipio.

 

Obviamente por más que intente Rubén Muñoz de justificar su presencia en Brasil en lugar de estar en la capital, la ciudadanía ya registró en negativo esta situación.

 

En fin, habrá que observar cuál es el balance de los alcaldes en este primer año que se cumplió en este mes de septiembre y que es claro que aún está lejos de cumplir con las expectativas generadas durante la campaña proselitista y el proceso electoral del año pasado.

 

Ya veremos cuál es el balance de los alcaldes.

 

Esperemos que dicho infirme no esté muy lejano de la evaluación que ya a estas alturas hacen de manera más realista los ciudadanos.

 

¿No le parece así amable lector?