Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 09 agosto 2019


• Niega tesorería municipal por instrucciones del alcalde Rubén Muñoz información sobre pasivos del ayuntamiento paceño • Niegan sistemáticamente petición de la regidora del partido BCS Coherente, Alicia Arvizu Higuera • Pero qué se puede esperar de un vanidoso y ególatra alcalde que está acostumbrado a minimizar lo que no le conviene y que prácticamente durante toda su vida política ha vivido bajo la tenebrosa sombra de la mitomanía

Al iniciar la presente semana la regidora del partido BCS Coherente, Alicia Arvizu Higuera, reclamó a la tesorería del ayuntamiento paceño que encabeza el alcalde morenista Rubén Muñoz Álvarez que ya de una vez por todas conteste las múltiples peticiones de información sobre los pasivos de la autoridad municipal, mismas que por supuesto hasta ahora cínica y descaradamente han sido ignoradas.

 

Desde luego que no es de sorprenderse que el cuestionado alcalde paceño de La Paz, ponga oídos sordos a esta petición que pasó casi desapercibida para la opinión pública en general y la clase política pero que bien vale la pena hacerla notar.

 

Cómo es posible que desde el inicio de la actual administración que el mes próximo cumple un año, con un balance por cierto nada halagador, no se haya atendido esta situación.

 

Aunque francamente no es de sorprenderse que con esa muy conocida característica actitud de desdén y de soberbia que es muy común en Muñoz Álvarez, pretenda mantenerse así, e ignorar esta petición justamente para esconder la verdadera manera de manejar los recursos y la administración en general del ayuntamiento paceño.

 

Ya lo hemos dicho de muchas maneras en este y otros espacios de opinión que lo más seguros es que el alcalde paceño durante su administración, seguramente resolverá toda su problemática y pasivos de tipo personal, pero que muy poco le va importar quedar desacreditado ante la comunidad Sudcaliforniana.

 

Está claro que cada día es más difícil para Muñoz Álvarez mantener esas pretensiones que desde que inició su administración hizo notar de ser el candidato a la gubernatura de su partido Morena. Incluso en su momento el propio dirigente estatal morenista, Alberto Rentería, cuestionó los resultados de las alcaldías emanadas de ese partido, entre ellas por supuesto la de La Paz.

 

La dificultad política de Rubén Muñoz radica principalmente en que su figura como munícipe paceño se autodestruye y se desmorona muy rápidamente lo que se suma la pérdida de presencia y credibilidad política de un Morena que no llegará con la fuerza que se esperaban al próximo proceso electoral.

 

Negarse a proporcionar información económica del ayuntamiento a un miembro de su cabildo que incluso ha hecho la solicitud en diversas ocasiones por escrito, pinta claramente la clase de alcalde que tenemos en una capital sudcaliforniana que aún no resuelve del todo su problemática de escasez de agua ni la recolección de basura que ahora está peor que en anteriores administraciones.

 

La regidora del partido BCS Coherente dijo que “Siempre que se analiza la cuenta pública mensual, el presidente municipal se compromete a entregarme el analítico extenso de los pasivos del Ayuntamiento pero nunca llegan, es más, los hemos solicitado por escrito y mis peticiones de información son ignoradas”.

 

Obviamente esta actitud de la tesorería que atiende instrucciones del acalde, no es la más adecuada para quien supuestamente pretende mantenerse en el ánimo cada vez más adverso de una comunidad paceña francamente decepcionada.

 

Veremos si se actúa de la misma manera una vez que los diputados también soliciten desde el Congreso del Estado, cuentas a los ayuntamientos sobre todo luego de que se reconfigure la administración del poder legislativo y donde los legisladores que ahora tendrán la posibilidad de supervisar y revisar cuentas no son precisamente simpatizantes de la propuesta política del marrullero presidente municipal.

 

En el periodo ordinario de sesiones que inicia ya dentro de tres semanas los diputados locales tendrán durante el último trimestre del año, la oportunidad de revisar cuentas y autorizar o no los nuevos presupuestos para el 2020 y ahí el pendiente del alcalde es que en efecto, puede ser sorprendido en situaciones cuestionables.

 

Así que negar la información que es de carácter público se torna más grave cuando esto se realiza a una regidora del propio ayuntamiento, pues además de ser una verdadera irregularidad es una burla a la representante popular y por supuesto a la población en general.

 

“Si bien los elevados pasivos se vienen arrastrando desde hace años, nosotros tenemos que dejar claro porqué se incrementan y quiénes fueron los responsables de dejarnos esa deuda, pero nuestra administración debe de ser ejemplo de coherencia y no dejar que sigan aumentando” concluyó, la regidora.

 

Pero qué se puede esperar de un vanidoso y ególatra alcalde que está acostumbrado a minimizar lo que no le conviene y que prácticamente durante toda su vida política ha vivido bajo la tenebrosa sombra de la mitomanía que no ha podido despejar tampoco ahora como presidente municipal paceño.

 

Vaya histriónico alcalde con el que ahora batallamos los habitantes de esta bella capital.