Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 19 junio 2019


• Incoherencias entre alcaldes y diputados generan cada vez más malestar en morenistas que confirman la base ciudadana • El incongruente nombramiento de la nueva contralora en el Ayuntamiento paceño hasta el partido “BCS Coherente” extrañamente lo apoyó • El anhelo de mucha población que confió con su voto en los nuevos alcaldes y legisladores locales está más que truncado lejos está los principios de transparencia, honestidad y congruencia entre el decir

Para nadie es un secreto que el gran anhelo que tiene la población respecto a la labor de políticos y servidores públicos en general, es la congruencia, aunque desgraciadamente es ahí donde muchos de nuestros representantes populares fallan.

 

Ejemplos tenemos demasiados, sobre todo ahora que luego de las elecciones del año pasado, se generó una enorme expectativa en materia de congruencia, transparencia y honestidad en el manejo de los recursos públicos.

 

Ninguno de esos tres ofrecimientos se ha cumplido cabalmente, por ello vemos a diputados locales que están cada día más enredados en una forma de hacer las cosas que propician más enredos y problemas que posibles soluciones.

 

Pero también están los alcaldes, sobre todo los de Los Cabos y La Paz Armida Castro y Rubén Muñoz, respectivamente.

 

Este último ahora se siente lurio por andar en bicicleta y trae la mano suelta queriendo hacer “ciclovías” por toda la ciudad capital.

 

Así, sin estudio previo prácticamente como una mera ocurrencia.

 

Una de las primeras de ellas, que ya “instaló” en la calle Rangel y que solo consistió en pintar una línea divisoria en el arroyo de circulación vehicular, se informó que costó cuatro millones de pesos.

 

¿Cuatro millones de pesos pintar una línea en medio de un carril de circulación?

 

¿De qué rubro, quién lo autorizó?

 

Muy dudoso, ¿no?

 

Además, el malestar de quienes viven cerca de este lugar es cada día más creciente.

 

Por lo pronto ya existen más de mil firmas de ciudadanos recaudadas entre ellos mismos, que han exigido al ayuntamiento paceño, sin ser escuchados hasta ahora, por supuesto, para que esa medida se retracte.

 

La llamada ciclovía de la calle Rangel, no tiene razón de ser.

 

Esto es un ejemplo de las incoherencias que observamos en el caso de Rubén Muñoz, que sin lugar a duda, terminará su administración sumamente desacreditado social y políticamente pero con un saldo bancario personal que le resolverá sus problemas literalmente de por vida.

 

Hablamos de incongruencias precisamente porque diputados y alcaldes fueron electos para resolver problemas, no para generarlos.

 

para escuchar a la gente y no para darles la espalda.

 

Para mejorar los servicios públicos y no para empeorarlos, en el caso de la recolección de basura, ór ejemplo, hacía muchos años que no registraba las deficiencias que en las últimas semanas se han presentado en esta capital.

 

Por supuesto, una de las mayores incongruencias del alcalde Rubén Muñoz es el reciente nombramiento de Azucena Meza como contralora del actual ayuntamiento cuando fungía precisamente como secretaria particular y fallida encargada de prensa del alcalde Rubén Muñoz.

 

Nadie con más confianza para supervisar el manejo adecuado de los recursos municipales.

 

¿No le parece, por lo menos, extraño?

 

Lo terrible y más lamentable aún, es que los regidores no hayan dicho nada al respecto. Nadie se opuso.

 

Vaya ni siquiera la tradicionalmente exigente regidora del partido “BCS Coherente”, Alicia Arvizu Higuera, lo que en una acción más que incoherente, tiernamente levantó la mano para votar a favor de esta ofensiva propuesta.

 

¿Acaso los integrantes de BCS Coherente que dirige en la entidad, Yhassir García Pantoja, ya llegó a algún tipo de acuerdo o de arreglo con el alcalde Rubén Muñoz como para oficializar esta contradicción, esta verdadera incoherencia?

 

Por supuesto que seguiremos viendo incoherencias y contradicciones de este tipo que se suman por ejemplo a la irrisoria medida a la que recurrió el diputado Rigoberto Murillo para pedirle prestado al Congreso... Para pagarle a la misma institución los ya famosos 337 mil pesos que aún no aparecen.

 

¿No le parece irrisorio y una franca burla a la inteligencia de la población?

 

¿Pedirle prestado al Congreso para pagarle al Congreso?, ¿es una vacilada?, ¡Qué cosas!

 

En fin, el anhelo de mucha población que confió con su voto en los nuevos alcaldes y legisladores locales está más que truncado con estas acciones que quedan cada día más lejos de lo ofrecido en campaña.

 

Así que no le extrañe a usted que sean los mismos morenistas de a pie quienes sean los primeros en señalar que los principios de transparencia, honestidad y congruencia entre el decir y el hacer sean denunciados más temprano que tarde.

 

La llamada cuarta transformación va que vuela hacia los terrenos de la decepción y el desencanto.

La carta enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, la semana pasada a los servidores públicos en general a quienes les pide encarecidamente que no caigan en el amiguismo ni nepotismo, es una aceptación tácita de estas lacras actitudes en las que están cayendo los nuevos presentantes populares.

 

Con ello quedan evidencia de muy lamentables las incoherencias y contradicciones.

 

¿No le parece así amable lector