Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 25 de septiembre de 2022

Gran tribuna

• Un baño de descrédito se posa sobre el estado debido a los desfiguros de la Senadora Lucia Trasviña • En este fin de semana les comparto un texto que me gusto para que ustedes lo leyeran • Conversaciones con el diablo


 

Esta vergüenza se sintetiza en lo que se dijo ayer de ella en los medios nacionales: Lucía Trasviña, senadora por Baja California Sur, no le hace falta ver más bax, luego de que apareciera en redes sociales una fotografía suya portando una pistola Glock .45 milímetros. Por lo anterior, Ricardo Monreal, líder de Morena en el Senado, llamó a sus compañeros de bancada a actuar con sensatez y tener en cuenta que son parte del gobierno. “Actuar con responsabilidad es cuidar todo (…) No representamos a un grupo, no representamos a una facción, representamos a un estado, representamos a la sociedad y por esa razón todos tenemos que actuar con mucha responsabilidad”, advirtió.

Durante una sesión del pleno, Trasviña llamó a los senadores de oposición “sátrapas, ratas y lurios” y afirmó que no les tiene miedo. ¿Es en serio? ¡Bang!. Después de esto nos basta decir que Me da la impresión que los representantes populares y servidores públicos emanados de Morena, impulsores de la cuarta transformación, con sus respetables excepciones obvio, creen que tienen la patente de corzo para hacer lo que se le pega la gana. Y lo digo por muchos casos que hemos conocido a nivel local y nacional. El más aberrante fue la publicación en Reforma de una foto de la Senadora por BCS cargando una pistola y haciendo la señal que disparara.

Esto precede del discurso grosero que pronunció en la sala de sesiones del Senado donde lanzó epítetos y amenazas contra sus opositores. Fue tan grave lo dicho que a la postre se obligó a retirar del diario de los debates tales aseveraciones. De la foto argumento que es un montaje lo que no ha sido creído por nadie. Pero si brotaron condenas colectivas por la acción empezando por el líder del Senado que Luego de que apareciera en redes sociales una fotografía de la senadora por Baja California Sur, Lucía Trasviña portando una pistola, el líder de Morena en la Cámara alta, Ricardo Monreal, llamó a sus compañeros de bancada a actuar con sensatez y tener en cuenta que son parte del gobierno.

Esto es para los Sudcalifornianos algo aberrante. Y lo es porque hasta hoy dicha Senadora no ha dado muestras de su utilidad como representante de una entidad que requiere el apoyo de sus representantes. Y en lugar de ello va de pifia en pifia afectando a toda la sociedad y en especial al Senado de donde es nada más ni nada menos la presidenta de la Comisión de seguridad. Esto es por un lado.

Por el otro extraña que este comportamiento fatal de la señora TRASVIÑA no merezca el mínimo comentario de la oposición a Morena, dando la impresión que les agrada estos desaguisados. Y por lo tanto la susodicha legisladora ya debe hacer una reflexión de sus payasadas y en lugar de las mismas trascender con acciones de provecho para sus representantes. Creo que ha llegado la hora de llamar a la cordura a la susodicha legisladora.

 

* En este fin de semana les comparto un texto que me gusto para que ustedes lo leyeran

 

Fricción de metales, chirriar de frenos. Y el palpitar acompasado de un motor viejo. Ruido de las destartaladas  ventanas. Estos signos vitales son de mi nave. Un larguísimo camión que todos los días me lleva al trabajo.

Soy un viejo. Y vivo feliz horas extras, arrastrando los pies. Y embarrando suelos cuando caigo por un tropezón.

Inicio jornada cuando a mi estomago llega el suero del café. Y mis churidos pies dan el visto bueno para caminar. Un baño con agua caliente. Y a la selva humana.

Camino 20 cuadras lento, pero constante hasta llegar a la terminal de mi camión... Soy un chavalon, de la tercera edad.

Subir es una odisea. Echo el cuerpo por delante y escalo con dificultad cuatro escalones. Y arriba. Extiendo  mi mano enjuta y suelto dos monedas: una de cinco. Y otra de uno.

Entrar al bus, es un placer. En estos tiempos de frío aunque carcanchines traen calefacción. Me siento adelante. Esto cuando hay asiento disponibles. Si no, atrás. No me desagrada.

El trayecto hacia mi destino: El Centenario es de una hora. Gozo el palabrerío de la gente. Múltiples temas.  Y me agrada el tipo de pasajeros. Desde un albañil, o un hombre de negocios, sin carro, hasta una guapa y sensual dama. Sin ignorar a niños y jóvenes que van a la escuela. Y las doñitas cargando su bolsa del mandado.

Los fines de semana son de fiesta. Caras alegres. Y más en días de quincena.

El recorrido es fascinante. En los linderos de El Centenario hay miseria. Casas de choya y cartón. Niñitos desnudos entre los cardonales. Sin asomo de traza urbana, ni servicios por llegar. El camión levanta polvo.Y llega. Penetra en las narices. Y pica

Metros adelante de La Ciudadela, aparece, el otro rostro, casas de ricos, palacios y pavimento. Y otras gentes.

A las Díez llego a mi empleo ¿qué hago?  ¿ a que me dedico?  A  que se puede dedicar un hombre viejo. En un lote semi baldío. Transcurren mis seis horas laborables.

Mi trabajo es desayunar lo que cargo en mi mochila. Un troncho de queso fresco. Dos burritos. Y fruta fresca.

Después leo. Y me gusta leer la historia, cine. Y poesía. A las dos de la tarde riego y hablo con dos bugambilias que sembré. Y como tarea fuerte limpio un viejo librero.

Retorno a casa contento y satisfecho en ese camión que sale cada media hora. Todos los choferes son jóvenes. Y buenos para manejar. Todos traen chicos celulares.  Y la mayoría usan audífonos.

El relevo de choferes lo hacen con la  bestia en marcha. Hacen El Paso de la muerte.

Cuando viajo como ahorita de regreso en fin de semana, lo hago en medio de hermosas mujeres. Y jóvenes guapos que van a La Paz a darle gusto al cuerpo en esos momentos se impregna de perfumes. Y risas de vida.

He perdido libros y monederos. No escucho cuando se me caen. Pienso que les sirven a quienes los encuentran.

Esta es mi forma de vivir. Es mi viaje a un mundo que disfruto. No me son ajenos los latidos de otros y otras como yo que viajamos todos los días a donde nos sentimos bien

 

• Conversaciones con el diablo

 

Ayer por la tarde presente a la sociedad. Sudcaliforniana mi segundo libro Cachitos de vida. Esto fue en el Archivo Histórico profesor Pablo Leocadio Martinez. Ahí conté con el respaldo de la titular de este organismo Elizabeth Acosta Mendia y de los destacados presentadores Marcos de Jesús ROLDAN y del doctor Ramon Ojeda. Agradezco a todos los asistentes que me acompañaron. Fue un honor para mí. Destacó el apoyo de mi familia encabezada por mi hermano Pancho. Y de mi esposa Ely y todos mis hijos. Mil gracias....Y con esto nos despedimos. No olviden hagan el bien. Y sean felices.