Noticias de BCS, México y el mundo.

No todo fue celebración y festejo en el Día de las Madres; panteones, la otra cara de la moneda

sábado 11 mayo 2019 | Por: Christian Gonzalez | Los Cabos No todo fue celebración y festejo en el Día de las Madres; panteones, la otra cara de la moneda

Mientras decenas de ciudadanos celebraban a mamá en restaurantes, con platillos en casa, obsequios o bien, festivales en escuelas, un ambiente contrario en el Día de Las Madres se respiró en los panteones municipales, donde todo fue nostalgia, recuerdo y tristeza

San José del Cabo, Baja California Sur.- “Dos coronas a mi madre al panteón voy a dejar, donde me pasó las horas llorando sin descansar, dos coronas a mi madre es muy poco para ti, madrecita de mi vida quisiera quedarme aquí”.


Se escuchaba en un rincón del josefino panteón de la colonia Santa Rosa la melodía titulada “Dos Coronas a mi Madre”, en la interpretación de los Auténticos Cadetes de Linares. La música, sonaba en la tumba donde descansan eternamente los restos de doña Claudia, con motivo del 10 de mayo, Día de Las Madres. 


No todo fue celebración y festejo en el Día de las Madres; panteones, la otra cara de la moneda


Sin poder resistirse, los ojos de una de sus hijas, Francisca Fernández, se cristalizaron y resbaló una lágrima por su mejilla, sollozo que envolvía y recapitulaba las enseñanzas, consejos, y amor incondicional que le brindó su difunta madre. 


“Mi mamá murió a los ochenta y ocho años. Cada diez de mayo venimos mis hermanos y yo a pasar este día con ella, también vienen algunos de sus nietos, le ponemos las mañanitas y algunas canciones que le gustaba escuchar. Es un día de agradecimiento y tristeza a la vez, agradecimiento con Dios por permitirnos también ser madres, y tristeza porque mi mamá ya no está con nosotros, sé que desde el cielo nos sigue cuidando, y algún día volveremos a estar juntas” compartió Francisca. 


Sobre la tumba de ese ser angelical que dio vida fueron colocadas algunas veladoras y flores para honrarla en esa fecha tan especial. Tan pronto dejó de escucharse la canción de los Cadetes de Linares, las peculiares notas de la agrupación Los Tigres del Norte daban pie a la melodía “Madre Querida”. 


No todo fue celebración y festejo en el Día de las Madres; panteones, la otra cara de la moneda


A medida que transcurría el tiempo, sin importar los rayos del sol, los deudos seguían llegando al cementerio con escobas y cubetas para limpiar las tumbas de las madres ausentes y adornarlas con nuevas flores. Entre lápidas, la música seguía sonando; “Amor Eterno”, “Señora, Señora” y “Te amo Mamá” eran algunas canciones con que los dolientes recordaban a sus difuntas madres. 


Mientras otras personas celebraban a mamá en restaurantes, con platillos en casa, obsequios o festivales en escuelas, un ambiente contrario en el Día de Las Madres se respiró en los panteones municipales, donde todo fue nostalgia, recuerdo y tristeza. 


No todo fue celebración y festejo en el Día de las Madres; panteones, la otra cara de la moneda


Ayer, 10 de mayo, como una manera de venerar a las madres que dejaron para siempre este mundo, decenas de ciudadanos se dieron cita en los cementerios de la ciudad para recordarlas con mucho cariño. El lado más triste, fueron aquellos espacios que se divisaron en completo abandono debido a que algunas personas se olvidaron de ese gran ser que les enseñó las primeras lecciones de la vida, o quizá acudirían más tarde u otro del día del año para recordarles.