Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 20 marzo 2019


· El malestar y paro de trabajadores del ISSSTE refleja la escasa representación del gobierno federal en BCS · Urge que se nombren titulares de las dependencias federales aún acéfalas · Cabe recordar a los morenistas que otros partidos, principalmente el PAN, están a la expectativa para capitalizar políticamente justamente estos vacíos que parece no tienen para cuándo acabar


 

El malestar de alrededor de 300 trabajadores del ISSSTE que realizaron un paro de actividades debido al recorte de salarios y a la retención inexplicable del pago de sus salarios, es una muestra de lo que puede suceder en las diversas áreas del gobierno federal que para muchos aún están literalmente acéfalas.

 

El argumento de que aún no existen las ya famosas “reglas de operación” motivo por el cual no se han nombrado a los responsables de las aún llamadas delegaciones federales entre las que se encuentra el ISSSTE, es definitivamente un llamado de atención al nuevo gobierno federal que a más de cien días de iniciar sus actividades, aún no termina por afianzarse en la administración de sus diferentes representaciones aquí en la entidad.

 

Está claro que la transformación de fondo que se ha anunciado y que se pretende realizar en las diversas instancias del gobierno federal ha generado lentitud para nombrar nuevos funcionarios en la localidad, pero el tiempo empieza a obrar en contra de las nuevas autoridades.

 

Es evidente que esta situación se conjuga con las fuertes diferencias que se observan entre los integrantes de Morena en el Congreso del Estado y en los propios ayuntamientos donde el tema de la transparencia es aún uno de los asuntos pendientes.

 

Nada sencillo ha resultado para Morena aterrizar en la entidad las pretensiones del gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, que entre otras adversidades, refleja serias dificultades para alcanzar una unidad sólida que pueda generar mayor confianza en la población.

 

Esa confianza es justamente la que está en riesgo de que los representantes populares emanados de Morena no puedan cumplir con las expectativas generada durante el tiempo de campaña.

 

La población requiere por supuesto que exista mayor prontitud y capacidad para responder a las necesidades de los sudcalifornianos en general y por supuesto de quienes hasta ahora se mantienen como empleados de un gobierno federal que está empeñado en hacer ajustes en la aplicación de recursos económicos con sus consecuentes efectos negativos.

 

Trabajar para generar una mayor certidumbre es lo que ya exige la población y empleados del gobierno federal que aún no tiene certeza sobre su futuro laboral. Hasta ahora no hay claridad en esta materia.

 

Aún existen trabajadores de las diferentes representaciones del gobierno federal que literalmente están “en el limbo” sin definición alguna que les permita tener la certeza y confianza laboral que a estas alturas ya debería de estar superada.

 

Está claro que es prioritario atender estas circunstancias como las que han evidenciado los trabajadores del ISSSTE que se suman a inconformidad de otras áreas del gobierno federal y dejar por un lado las pretensiones políticas enfocadas a proceso electoral del 2021.

 

Queda claro que la situación en las oficinas de representación del gobierno federal en la entidad está tensa y tiende s empeorar si no toman decisiones lo más pronto posible.

 

Morena y sus representantes no pueden darse el lujo de perder el terreno político ganado justamente por la incertidumbre que ahora se manifiesta.

 

¿Acaso esperan que situación empeore y que a los inconformes trabajadores del ISSSTE se sumen empleados que ya están molestos de otras dependencias federales?

 

Cabe recordar a los morenistas, que otros partidos, principalmente el PAN, están a la expectativa para capitalizar políticamente justamente estos vacíos que parece no tienen para cuándo acabar.

Veremos qué pasa en las próximas semanas.

 

Ya veremos.