Noticias de BCS, México y el mundo.

Arte en pausa

viernes 14 diciembre 2018 | Por: Redacción | Cultura Arte en pausa

• La escultura invita a la reflexión con esta obra, sobere todo en la cuestión de ritmo de vida y trato a hacia el peatón

Ciudad de México.- Quienes transitan por el Viaducto Belenes se podrán encontrar con una serie de esculturas con un mensaje: el símbolo de pausa en los rostros y ropa. Se trata de siete integrantes, casi todos diseñados de la misma forma, en color blanco portando chamarras con capucha, botas y mochila. Cada escultura pesa 500 kilogramos y están hechas de concreto.

 

De acuerdo con un comunicado del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), la misión de este ejército es la recuperación de un espacio digno para el que va a pie. Para el transeúnte. Pues además de ser un homenaje al peatón, la idea de colocar esta escultura en un lugar donde es común el estruendo de los cláxones, es que se triunfe sobre la “carrera que traemos todo el mundo al vivir en una ciudad tan transitada y siempre tan acelerada”, explica la autora de esta obra, Sofía Crimen. Justamente por eso llevan consigo símbolos de pausa: para servir como un respiro, como un descanso al paso de las personas que caminen por ahí, que en su mayoría son estudiantes.

 

Las esculturas que conforman un pequeño ejército con mochilas, están en una plazoleta en la que diario cruzan cientos de estudiantes del CUCEA, la Prepa 10, el CUCSH Campus Belenes y la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco. “Son blancas porque ya estamos tan invadidos de información que preferí dejarlas más sobrias”, comenta Crimen, aunque también confiesa que si los estudiantes las quieren usar, pueden hacerlo, “si las quieren dejar pulcras, qué chido. Si las van a  intervenir, adelante. Si alguien le echa un garabato ahí es algo que no se puede evitar”.

 

Crimen hizo el modelo en plastilina, de donde se sacó un molde de fibra de vidrio, silicón y caucho, para después hacer una estructura metálica que sirvió como base para cimbrar la mezcla que se dejó reposar un día para que fraguara. Luego las piezas se movieron con una grúa. Procedimiento que duró alrededor de dos meses y medio.