Noticias de BCS, México y el mundo.

Puerto Nuevo, angustia y abandono de sus habitantes indiferente a las autoridades gubernamentales

martes 13 noviembre 2018 | Por: Christian Gonzalez | Los Cabos Puerto Nuevo, angustia y abandono de sus habitantes indiferente a las autoridades gubernamentales

A poco más de un año del desastre de “Lidia”, y tras la clara advertencia de una posible tragedia que dejó la madre naturaleza, colonos de Puerto Nuevo aseguran que, lejos de la instrucciones y encomienda de reubicar a las familias en riesgo que, en su momento realizó el mismo presidente de la República, son nulas las acciones o avances gubernamentales en lo que refiere al tema

San José del Cabo, Baja California Sur. - Edificios en riesgo de colapsar, algunos ya fisurados a consecuencia de la embestida del arroyo que reclama su cauce cada que se presenta una fuerte lluvia, expuestos a inundaciones que conllevarían a un nuevo derrumbe e incluso pérdidas humanas ante el ausente encauzamiento de concreto que ha sido reemplazado con montículos de tierra, no para protección de la infraestructura del asentamiento humano, sino para retardar los efectos de arremetida del torrente, son fieles testimonios de la incertidumbre en que viven habitantes del josefino fraccionamiento Puerto Nuevo. 


Algunas puertas de domicilios se abren o bien, las cortinas se corren al percatarse los lugareños de la presencia de este reportero en el lugar. Miradas curiosas, pero que a su vez disimulan dudas e intranquilidad se cruzan en medio de un escenario en el que aún se respira el temor de la catástrofe que provocó el paso de la Tormenta Tropical “Lidia”, a finales de agosto del año 2017, y que derivó, entre otras situaciones, el desplome de un edificio de cuatro pisos. 

Puerto Nuevo, angustia y abandono de sus habitantes indiferente a las autoridades gubernamentales

En este lugar, la reubicación es la máxima prioridad para la mayoría de sus habitantes, pues se trata, en gran medida, de la solución para la seguridad y tranquilidad de las familias que de buena fe adquirieron su patrimonio. 


Entre la duda y la esperanza, habitantes de Puerto Nuevo esperan que autoridades del Gobierno del Estado hagan cumplir la instrucción que girara el mismo presidente de la República, Enrique Peña Nieto, luego de la visita que realizó a Los Cabos un par de días después del paso de “Lidia” para evaluar los daños que ocasionó en el destino turístico. 

Puerto Nuevo, angustia y abandono de sus habitantes indiferente a las autoridades gubernamentales

A poco más de un año del desastre, y tras la clara advertencia de una posible tragedia que dejó la madre naturaleza, colonos de Puerto Nuevo aseguran que, lejos de la instrucciones y encomienda de reubicar a las familias en riesgo que realizó el jefe del ejecutivo federal a quienes encabezan el Gobierno del Estado de Baja California Sur, son nulas las acciones o avances gubernamentales en lo que refiere al tema. 


“Estamos igual o hasta peor. En mi caso, no he visto que las autoridades estatales, durante este tiempo, hayan hecho algo por la reubicación, tampoco por las demandas que se interpusieron. Entendemos que no es un tema fácil por el asunto de las reservas territoriales, pero, tampoco podemos estar a la espera de seguir pasando temporada tras temporada de huracanes, nos sentimos marginados, abandonados, necesitamos atención de quienes están al frente del gobierno y que haya soluciones verdaderas, no solo palabras” declaró el señor Faustino Lugo, vecino del lugar. 


A medida que se continuaba con el recorrido en busca del testimonio de los vecinos, próximo a un área cercana al edificio que colapsó, el ambiente resoplaba esquirlas de la desgracia que se situó entre los propietarios de los departamentos derrumbados, lo que en algún tiempo creó la ilusión de un contar con un patrimonio, quedaba convertido en sitio más que reclamó el torrente tras convertirlo en auténtico escombro. 

Puerto Nuevo, angustia y abandono de sus habitantes indiferente a las autoridades gubernamentales

A unos 100 metros del área del desplome, se encuentra el departamento que es habitado por doña María Concepción y su familia. Señaló la mujer, que si las autoridades gubernamentales, a la fecha, no han brindado soluciones al tema de la reubicación, mucho menos las instituciones que otorgaron los créditos para la obtención de las viviendas. 


“Se presentaron las autoridades días después de la tormenta, vinieron y prometieron cosas, y desde entonces no se les ha vuelto a ver. Infonavit y Fovissste siguieron descontando los pagos a los dueños de los departamentos que se cayeron, hasta los primeros meses de este año, creo que todavía no les cubrían los daños ni les reemplazaban otra casa. Es cierto, Puerto Nuevo todavía no se entrega al municipio, pero eso no quita el derecho de que se atienda como se debe a quienes corremos riesgo por la cuestión del arroyo, somos compradores de buena fe, nadie nos regaló nada” compartió la mujer. 

Puerto Nuevo, angustia y abandono de sus habitantes indiferente a las autoridades gubernamentales

En esa misma línea de edificios, ubicada muy cerca del límite del cauce del arroyo, se sitúa en un segundo piso el departamento que hace un par de daños adquirió el señor Sebastián, quien refirió que, son obras que coadyuven a la solución de vida de ciudadanos las que se deben resaltar en discurso políticos o rendición de cuentas de los gobernantes, y no acciones “fantasmas” que son del conocimiento de unos cuantos o de la élite del poder. 


“La reubicación no se ha dado, ni se ha puesto un alto a la constructora porque se siguen echando la bolita. Es muy poca la presencia que hay aquí de quienes nos gobiernan, cuando han venido es para echar discursos huecos. Obras que realmente nos beneficien como sociedad son las que deben presumir, parece que están esperando a que haya muertos o se desborde el arroyo para entonces actuar, si realmente hubiera interés desde cuando hubieran hecho algo” manifestó. 

Puerto Nuevo, angustia y abandono de sus habitantes indiferente a las autoridades gubernamentales

De acuerdo con los mismos vecinos, al menos unas 80 familias se encuentran en riesgo extremo al ubicarse sus viviendas muy cerca del límite del cauce del arroyo, algunas de ellas, se aferran a seguir habitando los domicilios aun cuando es de pleno conocimiento la peligrosidad que día a día enfrentan y se agrava cada temporada de huracanes, al no tener otro lugar a donde ir, señalan viven en una “bomba” de tiempo e indiferente para las autoridades gubernamentales. 


“La verdad, todos estamos en peligro, vivimos con miedo, pidiendo a la Dios que cada que se venga un mal tiempo o una fuerte lluvia se ampare de nosotros. Es triste que te hayan ofrecido un patrimonio seguro y que haya resultado una mentira, pero, más triste es ver que, nuestras autoridades tanto municipales como estatales no hagan nada, creo que los menos culpables en esto somos nosotros, no fue con mala intención elegir vivir en este lugar, es nuestro único patrimonio” agregó la señora Ernestina Maya. 


Sustancial es la coincidencia de los vecinos de Puerto Nuevo de que, a pesar de las irregularidades que han salido a la luz respecto a la manera en que fueron autorizadas las licencias para la construcción del fraccionamiento, ninguna autoridad haya actuado u ofrecido resultados y soluciones para acabar con la zozobra de sus habitantes, pero, sobre todo, hacer cumplir las instrucciones que en su momento giró el mismo presidente de la República, pues pareciera pronto fueron superadas por insensibilidad de quienes gobiernan la entidad federativa.