Noticias de BCS, México y el mundo.

No existen actividades mineras en la planta de remediación de La Testera

viernes 30 noviembre 2018 | Por: Alinne Mekler Aguilera | La Paz No existen actividades mineras en la planta de remediación de La Testera

Lo terreros contaminados que se tenían listas para limpiar, no coinciden con las piedras de la mina abandonada del sitio, desconociendo bajo qué motivos PROFEPA señaló que el sitio estaba haciendo minería

La Paz, Baja California Sur.- Durante un recorrido que Diario El Independiente realizó a las instalaciones de la empresa de remediación MAXXIM en las falda de la Sierra de San Antonio, se verificó que la planta de lixiviación que perteneció a la empresa TEPMIN hace más de 20 años se encuentra completamente abandonada al igual que la mina contigua y la presa de jales del mismo sitio.


En compañía del personal de La Testera partimos desde La Paz para recorrer dos localidades antes de entrar a la Sierra de San Antonio, El Triunfo y San Antonio, donde esta redacción se entrevistó con representantes ejidales que aseguran verse afectados por el cierre de esta empresa de remediación, pues los terreros contaminados continúan en estas zonas, mientras que al mismo tiempo recibían una cantidad mensual por la limpieza que realizaba la empresa en sus tierras.


Previo a llegar al Triunfo nos desplazamos a una zona cercana por donde pasa un gran río cuando llueve, donde se nos mostraron los terreros contaminados, los cuales abrazan el camino del rio y el cual está expuesto entre árboles y plantas marchitas. Las piedras eran naranjas y de todos los colores, mientras que la tierra era roja, un desastre ambiental.


Pedro Avilés Castro recién exdelegado de El Triunfo nos recibió en su hogar a la salida del pueblo, donde tiene montado una carpintería y unas canastas con gallinas blancas y gordas que les dan un huevo al día. "Han habido problemas con PROFEPA Y Semarnat que se dejan llevar por gente mal informada que no tiene la necesidad de nosotros; la güera Cota y Primitivo Cota son gentes que no les importa perjudicar a los habitantes de los pueblos, porque no tienen necesidad"


"Ellos manifiestan que MEXXIM  está trabajando minería; no están haciendo minería es remediación. Como comisariado que fui firmé un contrato con ellos en 2017 donde ellos nos estaban comprando los deshechos que fueron extraidos de los años 1800 y de este siglo. Esos terreros sino estuvieran depositados en nuestro terrenos podríamos darle otra utilidad", dijo al Diario. 


Una vez terminada la charla con el exdelegado partimos al pueblo de San Antonio donde llegamos al negocio del nuevo delegado Adolfo De la Peña Aramburo, quien en junto a su hijo y sus perros echados a sus pies, señaló que ha conocido el proceso de todas las plantas mineras, desde columbina, Las Rosas y Los San Juanes que funcionaron desde el siglo antepasado, donde Columbina fue la primera en América Latina en usar Cianuro que trajo el general Félix Díaz".


"Han venido laboratorios muy importantes a ver la zona y tenemos arsénico que dejaron las antiguas empresas como el que se tiene de forma natural. Problemas con MAXXIM no, porque ya estaban trabajando, puede que los problemas que se vinieron fue por los vecinos del lugar, al principio trabajaban ahí y de pronto están en contra [...] nuestra prioridad es la reactivación económica de San Antonio que muy bien podemos hacer ecoturismo, pero necesitamos el lugar más limpio", explicó.


Retirándonos del sitio emprendimos el viaje para la empresa de remediación en las entrañas de la Sierra de San Antonio, cruzando por un pequeño arroyuelo y una espesa maleza, donde el terreno fue estrepitoso y cansado durante una travesía de una hora con 15 minutos en un vehículo que en momentos estuvo por atascarse.


Al llegar al sitio y estirar las piernas en los edificios habitacionales y el comedor, a lo lejos, entre el verde espeso de la zona, se ven dos estructuras y una vieja chimenea de ladrillo. En compañía de los perros que viven con los pocos trabajadores que cuidan el lugar decidimos conocer la antigua mina que la empresa TEPMIN trabajó hace años para saber la situación del sitio.


Con casco y lámpara nos introdujimos a un extenso recorrido de más de 250 metros bajo tierra. Se percibían pequeños deslaves en algunos tramos, situación que me puso un tanto nerviosa. Todos el personal que nos acompañó nos mostró los sitios donde se ve a simple vista áreas rocosas en el techo de algunas zonas, recalcando que todo el sitio estaba intacto, "no podemos dinamitar este sitio porque es un peligro y porque realmente no vale la pena, se está desmoronando", dijeron.


Mientras más bajábamos se percibían los deslaves de tierra y rocas, mientras que poco a poco parte del tune empezó a mostrarse humedecido. El sitio no tiene adecuaciones de seguridad y se ve completamente sin uso. Al final del recorrido se ve un lago de agua, misma que era utilizada para realizar la separación de minerales de los terreros contaminados y la cual era llevada hasta el lugar por medio de una manguera que pisamos durante todo el camino. De regreso fue difícil, pues perdí el aliento fácilmente y regresamos de vuelta al exterior.


Una vez afuera nos dispusimos a recorrer la antigua planta de lixiviación. La entrada enmallada tenía un pequeño cuarto con un centro de voltaje, el cual se veía sucio, desarmado y descuidado. Subimos hasta la punta de la planta, las escaleras y todo el sitio estaba completamente oxidado, con plantas crecidas y pequeñas tinas con paredes anaranjadas, pero nada más.


Subiendo a la parte más alta de la zona nos dirigimos a la parte de los terreros traídos de las zonas contaminadas de San Antonio y El Triunfo. Las rocas y la tierra que en ese sitio se encontraba en cúmulos, era idéntica a la que vimos en el sitio que visitamos antes de llegar al Triunfo y por supuesto, en ambos pueblos, la cual no era ni cercana a las piedras o a la tierra que estaba en la mina abandonada.


Se nos mostró el proceso paso a paso de cómo se trituran las rocas que se traen de las zonas contaminadas, pasando por varias máquinas para convertirlo en polvo. Aun se tienen pequeñas piedras de colores sobre las cintas de plástico que trasportaban el material a cada parte de la planta de remediación.


Cabe recordar que meses atrás Diario El Independiente publicó un vídeo donde se percibe pequeñas rocas y tierra saliendo de lo que parece un túnel, pues bien, este sitio pudimos visitarlo y rectifico, no es una mina, es un absceso donde cae polvo de piedras trituradas, que bajan por un hueco y que salen por esa cinta que se percibe en el vídeo. Sin conocer, da la impresión de que es material que sale de una mina, pero pude comprobar que es mentira.


Llegando a las tinas donde se separan los minerales, incluyendo el arsénico, y la espuma que aún queda pegada en sus paredes era llevada a una zona cementada donde una vez seca se empacaban en unas enormes bolsas de dos toneladas. Cuando bajamos a la presa de jales, estas eran dos y de acuerdo a lo que vimos y tocamos, queda en ella una tierra muy fina donde alrededor está completamente lleno de árboles y plantas, mientras que alrededor se ve un canal por donde regresa el agua y se volvía a reutilizar. Señaló que en solo una presa se tiene un cúmulo de agua que poco a poco se está secando, subrayando que no tienen salida por ninguna parte, y no se vio ningún arroyo cercano al sitio.


Reconozco que esta redacción vio cosas que no se aprecian ni a los vídeos interpretados, ni a los dichos de personas que señalaron en varias ocasiones al sitio; sin embargo debo decir que el sitio no trabaja como mina y puedo asegurar que está completamente abandonado. Reitero, no era como me la contaban.