Noticias de BCS, México y el mundo.

“Kramig”, por primera vez en México

lunes 19 noviembre 2018 | Por: Redacción | Cultura “Kramig”, por primera vez en México

• La obra que aborda la identidad sexual desde la tragicomedia se presenta por primera vez en nuestro país

Ciudad de México.- Las dudas que aterrizan en la mente de los futuros padres se ven representadas en la puesta en escena “Kramig”, escrita por Marta Buchaca y protagonizada por Ixchel de Niz y Edwin Ruiz, la pieza se presenta a partir de hoy y cada viernes y sábado de noviembre, así como el 1 de diciembre, en el Taller de Villalpando (Penitenciaria 255) a las 20:00 horas.

 

“Es una historia entrañable que te hace reflexionar sobre varios temas, pero sobre todo con respecto a la pareja, sea cual sea, no solo la de hombre-mujer, pero sí te toca ciertas fibras donde te sensibilizas, valoras muchas cosas, ha habido gente que sale llorando, llevamos dos presentaciones y hemos tenido una respuesta muy bonita del público”, comparte Ruiz.

 

La audiencia, destaca el actor, podrá sentirse identificada a través de esta trama porque se retrata el día a día de vivir en pareja y la espera de un bebé: “Te pasan (por la mente) las típicas preguntas que tienen todas las parejas, desde cómo se va a llamar el bebé, cómo se va a decorar su habitación, de qué color, pero con temas muy actuales, porque ahora se habla de que no haya juguetes para un sexo (determinado), jugamos con esta diversidad del lenguaje que le llaman inclusivo, hay gente que se siente muy identificada con ello, habrá otros tantos que se ofendan y otros más que se rían de ello, pero nosotros no lo hacemos con el afán de hacer sentir mal a alguien”.

 

Es la primera vez que el montaje se realiza en México, los productores, Erick Blackmer y Lupita Castillo, decidieron llevarla a cabo luego de que el año pasado durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), se enteraron de ella a través de un concurso literario, lecturas en frío, donde escucharon la obra y les encantó la temática, según explica Edwin, quien califica la historia como un “dramedy” con giros de tuerca que te llevan a la risa, pero también a la identificación.

 

Al culminar la temporada en el Taller de Villalpando, planean llevar la pieza teatral a otros foros.