Noticias de BCS, México y el mundo.

Un acierto cierre y reparación del Pabellón ante el peligro que existía para asistentes: Bomberos CSL

viernes 19 octubre 2018 | Por: Brenda Yañez | Los Cabos Un acierto cierre y reparación del Pabellón ante el peligro que existía para asistentes: Bomberos CSL

El lugar pasó años sin la debida atención, convirtiéndose en un peligro para la comunidad

Cabo San Lucas, Baja California Sur.- El cierre del Pabellón Cultural de la República, por parte de Protección Civil ha desatado una polémica entre la comunidad, la cual pide que se abra a la brevedad, para dar continuación a los eventos programados.

No obstante, los cuerpos de emergencia de la localidad, como el Cuerpo de Bomberos de Cabo San Lucas (CSL) en voz de su comandante, Juan Antonio Carbajal Figueroa, el cierre y revisión del inmueble inaugurado en 2011 y que costó 400 millones de pesos debió darse desde hace mucho tiempo. 

“El Pabellón Cultural desde hace tiempo ya presentaba ciertos riesgos para los visitantes, por ello urge que se le de mantenimiento al sistema de protección contra incendios,  que se tomen en consideraciones ciertas circunstancias técnicas que están causando riesgo tanto a las personas que van a disfrutar de los espectáculos, como también las personas que pasan cerca del inmueble” explicó el comandante de los bomberos sanluqueños. 

Agregó que el riesgo por la falta de mantenimiento del espacio no solo puede perjudicar a los visitantes, incluso a las personas que pasen por ahí, ya que las placas que cubren el recinto se han desprendiendo, dejando latente el riego de que caigan sobre las personas que pasan por el lugar. 

“Se requiere una revisión a fondo y sobre todo una estrategia de mantenimiento para darle seguridad a las personas que van a disfrutar los espectáculos en ese recinto” agregó Juan Carbajal. 

Es importante mencionar que el Pabellón Cultural es por ahora el único recinto cultural del municipio de Los Cabos, lo que hace necesario que el espacio se encuentre en las mejores condiciones, ya que el riesgo de que ocurra un accidente es latente, quedando expuestos niños y adultos de la tercera edad.