Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 03 octubre 2018


· El 2 de octubre no se olvida. A 50 años de la matanza estudiantil el nuevo gobierno en deuda moral para resolver dudas y hacer justicia · No basta hacer actos en plazas públicas y develar placas conmemorativas · El “Comité del 68 sudcaliforniano” no dejó pasar inadvertida esta fecha que aún molesta y ofende la memoria del país


 

Este martes se cumplieron 50 años de la matanza de estudiantes en la plaza de las tres culturas en la ciudad de México, la famosa represión estudiantil de Tlatelolco que lejos de ser una cicatriz en la historia contemporánea de nuestro país, es una verdadera herida que aún supura necesidad de justicia.

 

Las cifras sobre la cantidad exacta de jóvenes estudiantes asesinados a mansalva hasta ahora es incierta.

 

Algunas versiones hablan de decenas otras de centenas de jóvenes que fueron acallados por balas enviadas por un gobierno federal encabezado por el entonces presidente de México Gustavo Díaz Ordaz y que contaba con Luis Echeverría Álvarez como secretario de Gobernación.

 

Obviamente hablar y volver hablar de esta cuestionable e imborrable huella en la ruta de México hacia su democratización, no es suficiente.

 

Es necesario que jejos de dejar esta fecha solo en una celebración de protesta o de acostumbrado recordatorio anual, se trabaje a fondo para alcanzar la verdad de lo que pasó aquella fatídica tarde del 2 de octubre de 1968 y además de encuentren a los responsables, estén vivos o muertos.

 

La sociedad mexicana merece conocer bien a bien qué fue lo que sucedió realmente.

 

A cuentagotas poco a poco hemos conocido gráficas y videos de este imborrable agravio donde los estudiantes capitalinos sufrieron la fuerza de las balas oficiales.

 

Ahora que estará un gobierno federal, por primera vez en nuestro país, emanado de una fuerza política que se autodenomina de izquierda, está más que obligado a dar respuesta a este tema que aún mantiene agraviado a miles de mexicanos.

 

A propósito de la fecha, ayer por la tarde en el jardín Velasco de esta ciudad de La Paz, se realizó un evento convocado por el llamado “Comité del 68 sudcaliforniano” que no dejó pasar inadvertida esta fecha que a 50 años de su registro aún molesta y ofende la memoria de un país que desde entonces ha dejado su huella de sangre en la lucha por llegar a ser un país realmente democrático y de libre pensamiento.

 

Por supuesto no bastará con retirar de lugares públicos placas metálicas alusivas al expresidente Díaz Ordaz o de plasmar con letras doradas esta fecha en los congresos de los estados y el mismo Congreso de la Unión.

 

Sera necesario ir a fondo ahora que se tienen los recursos necesarios para llegar a ello.

 

Desde luego que esta exigencia ha sido latente prácticamente desde que se registró este lamentable suceso en el corazón de la capital mexicana.

 

Ahora no habrá pretexto por parte del gobierno federal que en gran medida será encabezado principalmente por muchos simpatizantes de aquellas ideas y propuestas que en su momento costaron la vida a estudiantes cuyo sacrificio se niega a quedar en el olvido.

 

Obviamente dejar pasar esta fecha en el cincuentenario de la matanza de Tlatelolco, sería tanto como sumarse a esa nube del olvido en la que durante décadas gobiernos de todos los niveles emanados principalmente del PRI, han tratado de minimizar y dejarlo en el olvido.

 

Desde luego que el México del 2018 no se puede comparar al México del 68, pero vale la pena mencionar que mucho de lo que ahora se vive y nos permite condiciones de mayor libertad que hace medio siglo, no ha sido concesión gratuita ni graciosa de los gobiernos federales en turno.

 

Por el contrario, está claro que como sociedad lo que se ha logrado son mayores conquistas a pesar de que es evidente que aún hay demasiados rezagos y mucho por hacer

 

Por ello, la enorme responsabilidad de las nuevas autoridades gubernamentales, será la de cumplir con la altísima expectativa generada en la pasada campaña electoral que a la postre les dio el voto mayoritario.

 

Por supuesto entre los temas que el nuevo gobierno federal está legal y moralmente obligado a atender es justamente el esclarecimiento total de lo sucedido en la matanza del 68 y actuar con justicia.

 

No hacer nada al respecto, sería una de las más grandes contradicciones del nuevo gobierno federal que por primera vez en nuestro país será encabezado por una fuerza política emanada de la llamada izquierda.

 

Una gran oportunidad para ser congruentes.

 

¿No le parece así amable lector?