Noticias de BCS, México y el mundo.

Ineficaz el servicio de C4 contra violencia hacia una mujer en La Paz

jueves 18 octubre 2018 | Por: Alinne Mekler Aguilera | La Paz Ineficaz el servicio de C4 contra violencia hacia una mujer en La Paz

Una mujer fue atacada y después de media hora de haber pedido apoyo policíaco a la línea, los elementos no llegaron al lugar de los hecho donde incluso el agresor se retiró del sitio sin problema

La Paz, Baja California Sur.- Al medio día dentro de las instalaciones de Soriana Hiper en Plaza Paseo en La Paz, se suscitó un ataque en contra de una mujer a cargo de un hombre que al parecer era cercano a ella, a la cual jaloneo y forcejeó durante unos minutos sin que el C4 hiciera acto de presencia, donde esta redacción atestiguó lo sucedido y no se tuvo presencia policíaca que aplicara el protocolo de violencia contra mujeres.


Poco después de las 11:20 am aproximadamente, esta redacción transitaba dentro de dichas instalaciones cuando un hombre alto de tez morena, rapado, con ropa deportiva y con dos tatuajes en el cuello, forcejeó con una mujer que al parecer lo acompañaba, desconociendo el parentesco que tuviese con la misma, siendo que en un par de minutos el hombre comenzó a forcejear con la mujer para tratar de arrebatarle al parecer, un objeto o celular.

Ineficaz el servicio de C4 contra violencia hacia una mujer en La Paz

Cuando el jaloneo subió de intensidad, se percibe que el hombre con el doble de altura que la mujer, y por supuesto con el doble de fuerza se torna más fuerte con ella, motivo por el cuál esta redacción realizó una llamada de emergencia al 911 o bien C4 para solicitar asistencia policíaca, pues los guardias de seguridad primero observaron y después de unos minutos llamaron a otros guardias y al gerente, los cuales al ver que el hombre siguió a la mujer a dentro del espacio de paquetería, simplemente se hicieron a un lado tratando de "hablar" con él para calmarlo.


La mujer llorando recibió apoyo de una empleada de soriana mientras que el gerente  y otros trabajadores del lugar se dispusieron a "escuchar" los motivos del hombre por los cuales había atacado de esa forma a la susodicha, por lo que, mientras ella lloraba, el hombre detrás del mostrador argumentaba en un tono bastante exaltado sus fundamentos, pero esperando a que la mujer saliera del sitio.


Toda vez que se le pidió retirarse hasta la entrada, el gerente de la tienda en cuestión, sacó a la mujer y la llevó a un sitio seguro dentro de la tienda, por lo cual los guardias de seguridad de Soriana se plantaron en la entrada dentro de los detectores para mantener al hombre cerca de las puertas automáticas con su carrito de mandado, mismo que estuvo esperando a que la mujer saliera, mientras hacía llamadas telefónicas donde expresaba su evidente molestia.


A los pocos minutos el agresor, quien aún se encontraba evidentemente alterado, se metió al área de verduras y nuevamente trata de dar explicaciones al gerente respecto a la situación que se suscitó, pero se percibió que el gerente le pidió nuevamente retirarse a la entrada principal.


La llamada al C4 fue hecha entre 11:30 y 11:35 am aproximadamente, siendo que a los 15 minutos se presentaron cuatro elementos de la Policía Federal los cuales sacaron dinero del cajero y se introdujeron a la tienda, es decir que no estaba en el lugar para atender el llamado. Luego de media hora ninguna patrulla se presentó en el sitio, por lo cual, al preguntarle a los guardias y personal administrativo de la tienda, respondieron que ningún elemento se había presentado hasta ese momento. Se desconoce si la atención policíaca se dio media hora después, pues incluso el agresor ya se había retirado del lugar.


El personal de C4 y los elementos de seguridad, tanto municipal como estatal, han estado recibiendo capacitaciones constantes en la Academia Estatal de Policía desde hace meses para mejorar la eficacia de su participación activa. El Instituto Sudcaliforniano de las Mujeres (ISMujeres) se encuentra trabajando actualmente para capacitar a estas instancias como primer respondientes ante un caso de violencia hacia cualquier mujer, pero al parecer algo sucede con este servicio tan prioritario.


Si ese hombre hubiera golpeado a su acompañante o peor aún, si la hubiera herido con algún tipo de arma, media hora es suficiente para desangrar y morir en el piso de un supermercado, o un lapso suficiente para atender una herida o contusión sin que ello derivara en secuelas posteriores.


Urge que nuestros elementos policíacos estén capacitados para el servicio de primer respondientes ante cualquier caso de violencia hacia mujeres, que reafirmen los protocolos de atención a este tipo de víctimas pero sobre todo que sean eficaces en su servicio, media hora es tiempo suficiente para agredir brutalmente a cualquiera.