Noticias de BCS, México y el mundo.

Gran tribuna - lunes 15 octubre 2018


· La avasalladora juventud de este hermoso Estado, trasciende al mundo. Hoy los honores son para una jovencita de oro, Gabriela Agundez que está dando la sorpresa · Manuel; de sangre azul, es un recuerdo que le dedicó a un buen periodista qué pasó por estas calles de este hermoso Estado · Conversaciones con el diablo


Hoy, además de analizar nuestra vida pública, quiero volver a hablar de los logros y el mérito de una joven promesa del deporte sudcaliforniano. Ella se llama Gabriela Agúndez y cuenta con solo 18 años, a pesar de lo cual es hoy una de las mejores clavadistas del mundo. Ya lo demostró en los recientes Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados hace algunos meses, donde compitió con lo mejor de la zona y ante oponentes muy experimentadas.

 

A su corta edad logró colgarse la medalla de bronce, pero por su calidad hubo momentos en que parecía que podía lograr la de oro. Pues le comento que este sábado, en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, confirmando su calidad y su excelente preparación, Gabriela Agúndez, volvió a codearse con lo mejor del mundo y representando a México, logró colgarse la medalla de bronce en la prueba de la plataforma de 10 metros, a solo medio punto de la ucraniana que obtuvo el segundo lugar, lo cual puso a México nuevamente dentro del medallero mundial de la justa deportiva juvenil más importante del mundo, en la cual habrá también de participar en los próximos días en la categoría de trampolín de 3 metros y en el Equipo Mixto Internacional.

 

Con esta demostración, la clavadista sudcaliforniana se posiciona para los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y además como la sucesora de las glorias de nuestra también paisana y medallista olímpica Paola Espinoza.

 

·        Manuel; de sangre azul, es un recuerdo que le dedicó a un buen periodista qué pasó por estas calles de este hermoso Estado

Quien dijo que en el periodismo, no hay realeza, se equivocó. Claro que tenemos y uno de los más fieles representantes, fue el gran Márquez de Pichelingue, alias Manuel Cabrera Betancourt, que al fin de cuentas fue su nombre mundano. Manuel, o mejor dicho su excelencia el señor Márquez, fue uno de los periodistas más cultos que piso tierras Calisureñas. Muy alto, demasiado, diría yo, delgado, elegante (off course) Una sonrisa permanente en los labios. Y una mano extendida para ayudar al prójimo.

 

Era desprendido, amable. Y contradictoriamente sencillo, a diferencia de otros nobles. Llegó a Sudcalifornia en 1974. Le conocí, en el diario Vespertino Avante en 1976. Y nos hicimos amigos, hasta su muerte. Antes de llegar a este Paraíso de sueños permanentes, su señoría, ya había desarrollado en su natal Puebla, una amplia carrera en el teatro, la poesía. En el periodismo se fogueo en Novedades de Acapulco y obtuvo notas sobresaliente en su desempeño como administrador de los negocios de la familia. Manuel, hablaba y enseñaba, compartía.

 

En el verano de 1978 un grupo de periodistas nos fuimos a comer a los feudos de Manuel, a Pichilingue. Y frente al mar, observando el inmenso mar azul, me dijo “Esta será mi tierra, para siempre” Desde este momento me declaro, sudcaliforniano por corazón. Y quiero cuando me muera, que desplieguen mis cenizas por todo este mar. Después, de esto levanto su copa y brindo por los tiempos. El gran Márquez, dejo huella en todos los periódicos locales. Fundo revistas. Su pluma, era valiente, pulcra. Propositiva. En su estilo ameno, dio vida a su secretaria.

 

Un personaje, que le acompaño en las buenas y las malas. Esta colaboradora le proveía, de tips, rumores, chismes. Y también lo regañaba, cuando Manuel saboreaba a displicencia su vodka Absolut, Citroën. Fue generoso, con aquellos periodistas que empezábamos la carrera. Me dio muchos consejos. “Escribe para que te entiendan. Se ameno, en lo que escribas” “Imagínate que tienes frente a ti, a los lectores, a los que tienes que dejar satisfechos” me decía. Y a la vez, también en muchas ocasiones le entreviste. Una de esas ocasiones, le pregunte ¿Eres feliz Manuel? Hizo un larguísimo silencio. Y antes de contestarme, miro al cielo.

 

Y respondió. Soy tan inmensamente feliz, más allá de los tiempos. Y de las cosas, de la vida. Y de la muerte. Manuel, hijo de Agustín y de Carmen, hermano de siete, se nos fue el 9 de agosto del 2002. Y si, sus cenizas están sembradas en ese Mar, eterno Mar, que Manuel, eligió para su reponso; en Pichilingue su reino eterno. Cuando voy a ese lugar, a esa playa, creo escuchar su carcajada. Para servir a usted

 

·        Conversaciones con el diablo

El trabajo sostenido e intenso mientras “Sergio” pasaba por BCS no dejó un solo resquicio para que se afectaran los Sudcalifornianos en especial los de la zona norte. Bien por esta coordinación. Animo. Servidores públicos del H. XVI Ayuntamiento, encabezados por el Presidente Municipal, hicieron un recorrido por las instalaciones.

 

Con la finalidad de hacer una revisión sobre las condiciones actuales que guardan los espacios del cementerio Jardines del Recuerdo, el Presidente Rubén Muñoz Álvarez acompañado por servidores públicos de la administración municipal, hicieron un recorrido de inspección por sus instalaciones principales.

 

Iniciando en las oficinas de administración, el recorrido siguió por los hornos crematorios, bodegas, salas de preparación, salas de velación, área de nichos, así como baños y fosas sépticas; cuyas instalaciones fueron revisadas y diagnosticadas para repararlas y restaurarlas los próximos días...

 

Éxito total arrojó el taller que ofreció el Consulado de Estados Unidos en Tijuana enfocado al periodismo de riesgos impartido por el experto comunicólogo Luis Botello. Muy bien...Y con esto nos despedimos no olviden hagan el bien. Y sean felices