Noticias de BCS, México y el mundo.

Señala COEPRIS, "suspensión de GABO TATTU fue por faltar a la normativa"

sábado 22 septiembre 2018 | Por: Alinne Mekler Aguilera | La Paz Señala COEPRIS, "suspensión de GABO TATTU fue por faltar a la normativa"

Se indicó que han tenido acercamiento con grupos de tatuadores, los cuales señalan que otros profesionales hacen intervenciones sin guantes o cubre bocas, por lo que requieren la misma aplicación de la normativa para todos

La Paz, Baja California Sur.- Luego de que Gabriel Octavio Franco Moreno mejor conocido como dueño del conocido estudio de tatuajes Gabo Tattu, denunciara supuesta corrupción y discriminación por parte de la Comisión Estatal contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS) al cerrar su fuente de empleo, la titular de la instancia Blanca Pulido Medrano indicó que el sitio fue cerrado porque faltaba a la normativa que otros establecimientos de este tipo sí cumplen.


La funcionaria habría explicado que el establecimiento se visitó en agosto del 2018 y no tenía su licencia sanitaria activa, lo cual motivó la suspensión, recalcando que estos permisos tienen duración de dos años y los cuales deben tramitarse 15 días antes de su vencimiento para que el dueño pueda continuar trabajando con el procedimiento administrativo, sin embargo, comentó que la licencia de Gabriel Franco era del 2013 lo cual quiere decir que venció en 2015, siendo desde entonces que la COEPRIS nunca verificó ni de manera presencial ni de manera jurídica dicha irregularidad en los últimos tres años, donde ambas partes cometieron faltas evidentes a sus responsabilidades.


En cuanto a los señalamientos que hizo "El Gabo" respecto al trato discriminatorio y ofensivo que supuestamente recibió del jefe del Departamento Jurídico y Consultivo de la comisión, Joaquín Núñez, el cual aparentemente se refirió a Franco Moreno como "homosexual" y "joto", además de referir drogas y delincuencia por el uso y la aplicación de tatuajes, Pulido Medrano no lo desmintió, sólo señaló que cualquier situación respecto a cualquier comentario, que lo tratara directamente con el trabajador sin inmiscuir a la dependencia, siendo que el departamento jurídico y su titular, penden directamente de su responsabilidad, esto por evidente jerarquía institucional.


"Le comentaba a esta persona que en caso de alguna situación de comentarios, pues que sea de manera personal hacia ese trabajador, no hacia lo que viene siendo la COEPRIS, porque la COEPRIS lo estamos integrando varios compañeros con apego a la normatividad", dijo la funcionaria, la cual no disculpó la actitud de su jurídico, ni enfatizó sobre el posible trato que el usuario en cuestión pudo haber recibido.


Por su parte señaló que si existe una situación de corrupción deben denunciar,  lo he dicho de manera plena que tenemos una página, está también contraloría de la Secretaría de Salud para hacer su denuncia porque es muy delicado para mi, porque trabajamos de una forma estricta con los verificadores, los dictaminadores y el área jurídica deben trabajar de manera respetuosa con los usuarios", dijo.


Por otro lado la directora de COEPRIS, explicó que además de haber tenido el permiso vencido, desde el 2015, la segunda queja contra GABO TATTU, es por no manejar un control en el desecho de residuos biológico infecto contagiosos, como son agujas, restos de tintas o demás utensilios que se requieran para el trabajo de este tipo de profesiones, y que necesitan ser trasladados por medio de una empresa previamente contratada por el usuario para el manejo de RPBI, pues no pueden desecharse a través de la basura común, pues es un peligro para la salud.


"Sí se le verificó y no tenía licencia estaba suspendido y por lo tanto no podía trabajar y no podía estar activo, porque la licencia lleva documentación donde se presenta evidencia sobre la capacitación para el desempeño de dicha profesión, y algunos documentos que digna que está cubierto con algunas vacunas como hepatitis B y un estudio de laboratorio donde nos compruebe que está sano"


"Otra cosa que se verifica es que cuente con los formatos oficiales de la COFEPRIS, que tenga el consentimiento informado de padres en caso de que un menor de edad se quiera tatuar, el cual si no se tiene y el menor ha sido tatuado, es aplicación de multa equivalente a 750 mil pesos aproximadamente sin evidencia de consentimiento formal", documentos que al parecer Franco Moreno no tenía en su poder al momento de la verificación.


Una vez que logró entrevistarse con Gabriel Franco Moreno y su representante jurídico, se le mostró - dijo - que su permiso ya había vencido, explicando que fue el propio Gabo "que reconoció que tiene problemas y que esa suspensión fue porque no tiene un manejo adecuado de su RPBI y la otra por el vencimiento de su licencia, nuestro trabajo es siempre con apego a la normatividad".


Asimismo, indicó que se han dado permisos a 32 establecimientos para tatuadores y que al parecer existe un mayor número de los mismos, por lo tanto se encuentran realizando las verificaciones adecuadas, donde agregó que ha tenido acercamiento y apertura con grupos de tatuadores, los cuales en ocasiones han mostrado su inconformidad por otros profesionales que hacen intervenciones sin guantes o cubre bocas, por lo cual ha pedido que quienes cumplen, difundan lo que se marca en el Diario Oficial, para evitar problemas con la COFEPRIS.