Noticias de BCS, México y el mundo.

No a la Reserva del Mar de Cortés, reclaman desde el Congreso local

viernes 28 septiembre 2018 | Por: Ivan Gaxiola Beltran | La Paz No a la Reserva del Mar de Cortés, reclaman desde el Congreso local

Más del 40 por ciento del territorio sudcaliforniano se ha decretado ya como área natural protegida

La Paz, Baja California Sur.- El diputado Marcelo Armenta, presidente de la Comisión de Asuntos Pesqueros en el Congreso del Estado, se posicionó en contra del intento de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) por decretar una nueva área natural protegida en Baja California Sur (BCS), la cual llevaría por nombre Reserva de la Biósfera del Mar de Cortés y Pacífico Sudcaliforniano, argumentando que la dependencia federal ha actuado sin consultar a la ciudadanía de la zona.


El legislador de la fracción parlamentaria del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) aseguró no estar en contra de la integración de la biodiversidad y su cuidado como eje para el desarrollo económico de la entidad, no obstante la Semarnat avanza en su cometido “sin tener consenso pleno y general de todos los involucrados, sin que se señale cuál es el fundamento técnico y científico de la propuesta”, además de hacerlo, dijo, “con una rapidez inusual”, sin pensar si quiera en una consulta pública, lo que “provoca suspicacias y muchas dudas que suponen la existencia de otro tipo de intereses que no tienen nada que ver con la sustentabilidad”.


Marcelo Armenta recordó que BCS cuenta con más de 30 mil kilómetros cuadrados calificados como área natural protegida, lo que significa el 42 por ciento de los poco más de 73 mil kilómetros cuadrados que hacen el territorio sudcaliforniano, para señalar que los ecosistemas ahí comprendidos encuentran su mayor riesgo en “la explotación pesquera irresponsable”, por lo que se refirió a lo perjudicial que resulta para la entidad, sus pobladores y sus pescadores, la pesca industrial proveniente de otras latitudes, la cual “utiliza indiscriminadamente artes de pesca altamente depredatorias y pesca sin respeto alguno a la normatividad pesquera y ambiental en zonas restringidas”.


En este tenor, dijo “sí a una área natural protegida que se conceptualice como área de oportunidad para el desarrollo sostenible”, enfocado siempre a incrementar “la calidad de vida de la población local”. Pero no, reiteró, “a una decisión atropellada que pueda crear más dudas sobre intereses que la promueven que certezas en un propósito claro de preservación ambiental donde los recursos se pongan cuidadosamente al servicio de los sudcalifornianos”.