Noticias de BCS, México y el mundo.

ABCdario - martes 18 septiembre 2018


• ¡Qué tiempos aquellos! • Maniobras militares


 

En 1974, Caduaño se había convertido en un peligroso centro de rebeldes liderados por el “Calate Lión” (Antonio Amador Verduzco); el General Miguel Aburto Valencia, del ala dura del Ejército, comandaba la III Zona Militar y el Ing. Félix Agramont Cota gobernaba el territorio; estaba muy reciente el “pinochetazo” contra Salvador Allende, en Chile, y la esfervencia y proclamas de izquierda a más y mejor; la lucha de clases --se decía en aquel entonces, aunque todos éramos “jodidos”-- imponía fuertes y rudos imperativos contra los dueños de los medios de producción, estábamos lejos de la IV transformación y a la vez más cerca; entonar canciones revolucionarias de la Cuba de Fidel Castro era como “tararear” el “mariachi loco”, recuerdo muy bien una estrofa que cantábamos en aquel entonces referida a la revolución cubana, cuya letra reza; /oyes Fidel te pedimos/que los curas corten caña/ si no lo quieren hacer/ que los mandes para España/.

 

Dado el estado que reinaba de fuerte crispación social radicalizada por enfrentamientos entre ejidatarios y pequeños propietarios, el gobierno decidió realizar maniobras militares para sofocar y disuadir la incipiente agitación social potencializada por problemas de tierras, de ahí que el General Miguel Aburto Valencia, la plana mayor de la Marina y la Fuerza Área, idearon realizar una incursión militar jamás vistas en BCS, a fin de impresionar y disuadir a los “rebeldes”; dispusieron llevar a cabo maniobras militares en una zona de lomeríos, ancones, cañadas y monte intrincado que nosotros conocíamos mejor que nadie, entre la mesa de Félix, Pueblo Nuevo, parte del predio de Gualajara y La Tina, al pie del picacho de San Lázaro, dividido por un caudaloso arroyo; en la mesa de Félix, resguardados por una carpa militar, sillas y mesas; el Gobernador del Territorio, el comandante de la III Zona Militar, los comandantes de la IV Zona Naval y de la Fuerza Área, seguían paso a paso las maniobras militares apoyados con binoculares.

 

Inicia la incursión militar con un fuerte despliegue de soldados de infantería seguidos por vehículos militares todo camino, un verdadero espectáculo; recuerdo que cursaba tercer año de secundaria en Santiago, y ver el ostentoso y aparatoso despliegue militar nunca antes visto nos causó más que terror risas burlonas, ver como caían abatidos los soldados en medio del fuego cruzado (balas de salva), de allí que cada vez que “caía” un soldado alcanzado por una bala de salva gritábamos a la “verg….”; no conocíamos nada de tácticas militares de “pecho a tierra”, “combate cuerpo a cuerpo”, “ataque por la retaguardia”, “avance y fuego cerrado”, “cierre de herradura” y tantos otros términos castrenses más que escuchamos del alto mando militar cuando daban pormenores del desarrollo de la maniobra militar, dándonos gracia ver como “caían” los soldados en medio de fuego cruzado que eran levantados en camilla por sus compañeros de armas en el seno de un divertido simulacro militar.

 

En ese tiempo leíamos el Capital de Carlos Marx, a Lenin, Trotsky, Mao Tse Tung, Engel y folletos de la IV Internacional, las maniobras militares como medio de disuasión no lograron el más mínimo efecto, más bien al contrario revitalizaron nuestro fervor revolucionario; en la partida militar había un Coronel de apellido Millán, cuyo nombre no recuerdo, que hizo muy buenas migas con nosotros; de gesto mal encarado, corpulento, de estatura mediana, pelo entrecano, excelente conversador; preparado y “letrado” como decía mi nana; nos hablaba de Marx, de la guerrilla de Lucio Cabañas, de Fidel Castro, Che Guevara, de Allende y de muchos revolucionarios y gestas heroicas con un dominio absoluto del tema; cada vez que hacían una parada militar en Caduaño o cerca de Caduaño, siempre nos procuraba para platicar con nosotros, invitarnos una soda y en ocasiones echarse una “cascarita” de básquet bol.

 

Años después, en la ciudad de México, tuve el gusto de saludarlo al coincidir en el histórico restaurante La Ópera --cerca de la Alameda--, donde emulando a Fide Velázquez y a Miguel de La Madrid, lleve a mi familia a “probar” la famosa sopa de médula, langostinos con perejil, ostiones de mangle y la inigualable natilla de leche bronca; él ya era General de Brigada Diplomado de Estado Mayor, pertenecientes a las “Fuerzas Especiales” del Ejército; hombre culto y de firmes convicciones, de recia personalidad, en suma un militar de cepa; fuera de ese inesperado y agradable encuentro nunca más supe de él.

 

Apostados en la mesa de Félix, junto con el alto mando militar y el gobernador, los románticos y noveles revolucionarios de aquel entonces no dejábamos de cantar “Cuba sí, yanquis no”, actitud que despertaba admiración entre los oficiales que desde la carpa militar daban seguimiento a la maniobra militar ejecutada en los lomeríos, ancones y cañadas de “Pueblo Nuevo”, “Gualajara” y “La Tina”, peinada por la tropa de infantería y vehículos militares todo terreno.

 

En ese tiempo, seguido se instalaban “volantas militares” en mi tierra (Caduaño); pretextos no faltaban, y al igual que 60 años atrás (1914), cuando “pajareaban” las fuerzas del General Félix Ortega atraídos por abundantes ojos de agua y huertas con árboles frutales, así que rápido nos familiarizamos con los soldados quienes lejos de provocarnos miedo pronto hicieron buenas migas con nosotros; sí la estrategia era disuadirnos opero pero al revés, y los soldados finalmente se reencontraron con sus orígenes; el pueblo.

 

De ese pasado revolucionario que viví en mis años mozos entre el olor de la guayaba y el “guarapo”, solo queda la nostalgia de tiempos que no volverán; el tiempo nos alejaron unos de otros sembrándonos la fértil semilla de la inconformidad; de esa rebeldía indomable que Salvador Allende planteó como dilema para la posteridad al decir que “ser joven y no ser revolucionario, es inevitable una contradicción biológica”; movimientos como la Ardemí, “Colina de la Cruz”, “La Chilera”, “La Inalámbrica”, “Prepa Morelos”, “Colina del Sol” y otros más forjarían líderes como “Tito” Piñeda, Toño Ruiz, Saúl Tuchman, Víctor Castro Cosio, Juan Luis Rojas, Carlos Moyrón Benton, Bertha Montaño, Paty Castro, Cuco Moyrón, Leonel y Juventino Cota Montaño, Toño Moreno entre otras y otros que honraron su juventud vistiendo folclóricos ajuares revolucionarios, algunos, los menos, siguen en la lucha y los más retomaron otros caminos o “modus vivendis” reeditando luchas callejeras al lado de la corriente democrática.

 

En suma, Caduaño es por mucho y con mucho, la cuna donde germinaron los movimientos de izquierda en el estado, de esa izquierda que hoy vemos empoderada mayoritariamente en Morena, pero también en el PAN, PRI y el PRD, como brazos descarnados de una corriente progresista que mantienen firmes sus esperanzas y convicciones por un mejor mañana para el país y para el estado. ¡Viva BCS!. ¡Viva México!, ¡Viva la izquierda progresista y constructiva!. ¡Échense ese trompo a la uña!. Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

 

SOBRE EL CABRESTO

Por medio de la Dirección Municipal de Atención Ciudadana a cargo de Tania Leyzaola López, durante 3 años de la XII Administración Pública que preside, el alcalde Arturo De la Rosa Escalante, se brindó respuesta a los planteamientos de la población en condiciones de pobreza, abandono, desempleo o sin Seguridad Social con un total de 7 mil 843 acciones que benefician a 106 mil 590 personas con un monto de 29 millones 390 mil 623 pesos. Con el objetivo de contribuir a mejorar la vida de los Cabeños, nuestra administración aplicó programas permanentes, los cuales describimos en el cuadro siguiente: sectores a los que en solidaridad acompañamos con apoyos asistenciales, alimenticios, médicos, enseres para el auto-empleo, traslados, funerarios, deportivos, culturales y mejora de vivienda…

 

A fin de fortalecer la función penal y el desarrollo del Sistema de Justicia Penal; el Gobierno de Los Cabos a través de la Dirección General de Seguridad Pública, implementa el plan de capacitación compuesto por 4 talleres de actualización dirigido a todo el estado de fuerza de la corporación, con los cuales pretenden proporcionar herramientas metodológicas a los policías en la producción de pruebas técnicas o científicas una vez que tienen plena comprensión de la ciencia forense aplicada a su función. Juan José Zamorano Martínez, director general de seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal informó que, es indispensable tener instructores debidamente capacitados y certificados, en ese sentido dijo, que la policía Natividad Bermúdez Tercero junto a otro grupo de instructores han sido evaluados ante el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y su experiencia es valiosa para capacitar a la totalidad de los policías relativo a la preservación del lugar de los hechos y su desempeño como primeros respondientes…

 

Autoridades de los tres niveles de gobierno, realizaron un recorrido por las nuevas instalaciones de la Casa Hogar “Una Luz en mi Vida”, evento en el que se contó con la presencia de la presidenta del Sistema DIF Estatal, Gabriela Velázquez de Mendoza, quien acompañó a la titular de DIF Los Cabos, Vianey Núñez de De la Rosa y al alcalde de Los Cabos Arturo De la Rosa Escalante, contando con la participación decidida y comprometida de representantes de asociaciones civiles y del sector empresarial a quienes se les agradece el respaldo brindado. Cabe destacar que la obra representa una inversión de 10 millones de pesos de recurso federal del ramo general 23, gestionado por el alcalde Arturo De la Rosa Escalante, con lo cual se rehabilita la Casa Hogar “Una luz en mi vida” contando ahora con una construcción de 980 metros cuadrados, conformada por el área administrativa, cocina y comedor, áreas de taller, jardines y árboles, palapa, juegos infantiles, tres dormitorios, cunero/baño y cancha de usos múltiples, todo esto para que los niños que se encuentran en resguardo del Sistema Municipal DIF, cuenten con lo mínimo indispensable para su estancia…

 

CANACINTRA LA PAZ, se manifiesta en contra del proyecto de creación de Área Natural Protegida que la Semarnat pretende declarar en el Golfo de California y en la costa occidental de la Baja California Sur, por el pacífico mexicano. El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, (CANACINTRA) delegación La Paz, Jesús Alfredo Sánchez Moroyoqui, señaló que no solamente se solidariza con pescadores ribereños organizados y libres, sino que también con las empresas industriales del sector pesquero, sobre todo con el de la sardina quienes realizan una pesca sustentable y sostenible y son un pilar fundamental para el desarrollo económico y social, al generar empleo, inversiones y derrama económica directa e indirecta en comunidades como Puerto San Carlos, López Mateos, Santa Rosalía y otros…