Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es martes, 28 de junio de 2022

Realidad de BCS

• Morena ante el reto será cumplir las expectativas generadas en campaña y que el desgaste natural del ejercicio del poder no le afecte, así como la confrontación natural de los grupos que ahora están en ciernes, en la lucha por los espacios que estarán en juego en el 2021 • Para dirigir el PAN se perfilan líder Javier Bustos que podría repetir en esta posición, la aún diputada local Maritza Muñoz, el secretario general del ayuntamiento de Los Cabos, Luis Alberto González y Carlos Rochín, que hasta antes de la elecciones se desempeñó como jefe de la oficina del ejecutivo estatal • Para el tricolor, la debacle está tan grave que hasta la posibilidad de que se aplique una refundación que incluya el cambio de nombre o de siglas es realmente factible, pero sobre todo con decisiones que sean renovadoras, verdaderamente de fondo y no solo como maquillaje


Mientras que algunas de las trascendentales y polémicas decisiones del presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador, no terminan por ser bien aceptadas o incluso suficientemente bien entendidas, en la entidad los grupos políticos que conforman la propuesta política de Morena, se adaptan a su nuevo estatus desde donde ya consideran que pueden perfilarse para llegar con suficiente fuerza electoral para el 2021. Mientras tanto, los partidos que perdieron la elección, principalmente el PAN y el PRI, tendrán que iniciar lo más pronto que puedan alguna estrategia que les permita ya desde ahora trabajar en la recomposición interna y externa para no perder su potencial competitivo demostrado en la pasada contienda y anteriores procesos electorales.

 

Por supuesto que para Morena, que ganó abrumadoramente la elección hace un mes, primero se tendrá que tomar protesta formal en los respectivos cargos para los que fueron electos sus candidatos antes de perfilarse hacia la elección del 2021, aunque dicho sea de paso, parece que esa acción efectivamente será mero trámite, pues antes de esas tomas de protesta algunos ya tiene como argumento el tema de la próxima elección estatal.

 

Desde luego que para quienes no obtuvieron la mayoría de los votos, el trabajo debe iniciar literalmente de inmediato con un contacto con la población que sea mayor, mejor y más eficiente que el demostrado hasta el proceso del pasado primero de julio.

 

En el 2021 no se podrá llegar con la misma actitud mostrada hasta ahora.

 

Para Morena el reto será cumplir las expectativas generadas en campaña y que el desgaste natural del ejercicio del poder no les afecte tanto, así como la confrontación natural que seguramente los grupos que ahora están en ciernes, tendrán que experimentar en la lucha por los espacios que estarán en juego en esa elección.

 

De la misma manera tanto para el PRI y sobre todo para el PAN que tiene un potencial político-electoral importante, será sumamente necesario además de ese inventario y autoanálisis profundo y sincero, definir las decisiones que tomar enfocados a fortalecer de la unidad interna y hablar con claridad del objetivo fundamental para la próxima jornada electoral dentro de tres años.

 

Y sobre todo, que quede bien claro quién será quien encabece de manera formal la dirigencia partidista que encabece esos esfuerzos.

 

Vale decir que para el caso de tricolor, la debacle está tan grave que hasta la posibilidad de que se aplique una refundación que incluya incluso el cambio de nombre o de siglas es realmente factible, pero sobre todo con decisiones que sean renovadoras, verdaderamente de fondo y no solo como un maquillaje más, tal como ha sucedido en los últimos años con resultados por demás desastrosos en prácticamente todo el país.

 

El tricolor no soporta una capa más de maquillaje.

 

En Acción Nacional por su parte existe un potencial político en diversos actores que han podido armar equipos competitivos que seguramente buscarán su denominador común para trabajar bien compactados en los próximos 36 meses que restan de la actual administración estatal.

 

Por ello seguramente es que ya se conocen los nombres de quienes pudieran dirigir el destino corto, mediano y largo plazo del blanquiazul en la entidad, por lo que hasta ahora, además de su actual líder Javier Bustos que podría repetir en esta posición, también se han manejado los nombres de la aún diputada local Maritza Muñoz, el secretario general del ayuntamiento de Los Cabos, Luis Alberto González y Carlos Rochín, que hasta antes de la elecciones se desempeñó como jefe de la oficina del ejecutivo estatal.

 

Está claro que ese trabajo político de quienes ahora serán oposición en los ayuntamientos, senadurías, diputaciones federales y en el congreso estatal, tendrá que realizarse de la manera más inmediata posible precisamente para enfrentar con mayor éxito los despliegues políticos que realicen los representantes morenistas desde las diversas posiciones que ahora encabezarán.

 

Veremos cuál es el desempeño de los diversos actores políticos tanto de los nuevos ganadores como de perdedores hacia la competencia electoral del 2021 que aunque para muchos parecieran estar distante lo cierto es que definitivamente es ya un tema que ocupa a quienes saben que en la próxima contienda electoral no tendrá cabida el exceso de confianza ni la subestimación de ninguno de los potenciales competidores electorales.

 

Para los integrantes de Morena que ahora tendrán nuevos cargos de elección popular el gran reto será cumplir con las expectativas generadas a la población para conservar ese apoyo electoral demostrado en las elecciones pasadas, mientras que para el PRI y sobre todo para el PAN, la tarea será reconquistar la confianza ciudadana y convertir esa confianza en sufragios efectivos.

 

Veremos qué sucede en las próximas semanas en torno a este tema de la reconformación de los diversos equipos políticos con miras a desempeñarse de la mejor manera posible en la segunda mitad del actual sexenio estatal.

 

Ya veremos qué sucede.