Noticias de BCS, México y el mundo.

Los Cabos con más cáncer de piel que otros estados por falta de prevención

lunes 06 agosto 2018 | Por: Pamela Padilla Soto | Los Cabos Los Cabos con más cáncer de piel que otros estados por falta de prevención

La cultura de protegerse del sol con gafas, sombreros y protector solar

San José del Cabo, Baja California Sur.- Si bien no se contó con el dato epidemiológico en lo que corresponde a cáncer de piel, Álvaro Zepeda Heredia, ayudante de la coordinación médica en la Unidad Médica Familiar 6 en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de San José del Cabo, expuso a Diario El Independiente, el más frecuente en la clínica es afortunadamente el menos maligno, el vasocelular, que afortunadamente se extirpa sin consecuencias.

Dijo que en general este tipo de cáncer de piel se da en el 75 por ciento de los casos, mientras que sólo en el dos por ciento de los casos se da el melanoma,que es el tumor de la piel más maligno y que en México frecuentemente se presenta en palmas de las manos, plantas de los pies, ojos y subhongiales, por lo que exhortó que ante cualquiera de estas alteración es necesaria una valoración.

"El cáncer de piel es uno de los más frecuentes, el segundo cáncer más frecuente a nivel mundial y el quinto en México, es un tema muy importante porque el porcentaje de cáncer de piel que produce muerte como tal es bajo, pero eso no significa que no sea un tema relevante para la salud [...] en Los Cabos ha sido mucho más común los casos a comparación de otros estados, desgraciadamente porque la cultura es tomar el sol sin tomas las medidas precautorias o necesarias, pues el reflejo del sol en la arena, en el agua, afecta a la piel, pero también a la visión", puntualizó Zepeda Heredia.

En este sentido, detalló que existen tres tipos de radiación ultravioleta, tipo A, B y C, siendo el la A la más profunda, la que abarca más capas de la piel, inclusive producir daño a la visión, en la retina o el cristalino, como cataratas o terigion o pinta; la B que es la más dañina y se presenta con más frecuencia en los horarios picos del sol que son entre las 10 de la mañana y las 5 de la tarde; y la C que se deriva de la iluminación artificial y que puede provocar daño en el cristalino o la retina, problemas de visión, de cataratas y de terigión o pingüécula pero es la carnosidad en el ojo.

Explicó que la mayoría de las lesionas cutáneas premalignas no dan síntomas, pero si hay ciertas características que deben provocar sospecha, tales como picazón o comezón en cierta área de la piel donde hay una lesión ya sea una pápula o un lunar, también puede haber ardor, mientras que en las lesiones que valoran los médicos son áreas afectadas, bordes irregulares, coloración de varios tonos, el diámetro que no vaya creciendo y la elevación de la piel.

Detalló que hay otras lesiones premalignas que se llaman keratosis actínicas que no son malas como tal, pero en el tiempo pueden desarrollarse y sobre ellas producir cierto tipo de cáncer, pero ya es por la exposición prolongada o continua del sol, particularmente peligroso en grupos de riesgo de niños menores de 6 años, adultos mayores y mujeres embarazadas.

"En cuanto vean alguna de estas acudir a valoración médica, se recomienda que en los grupos de riesgo, una vez al año o si se detecta cualquier alteración a la piel que se sospeche, crezca o sienta algo o que no cicatriza, hay que ir inmediatamente la valoración por un médico [...] en el caso de los niños el daño solar es acumulativo y se ha visto que el cáncer de piel disminuye en la edad en la que se presenta, también mucha gente se confía en usar protector solar y se sienten libres para exponerse al sol sin usarlo adecuadamente y de ahí vienen complicaciones a edades más tempranas", puntualizó.

El doctor Zepeda refirió que la mejor medida de protección para evitar exponerse al sol es evitar el exponerse en el horario antes mencionado y de no ser posible por motivos laborales, es de relevancia usa protección solar con factores mayores a 30, al menos cada dos horas y de sudar o nadar, aplicarlo cada 30 minutos y también se recomienda usar sombreros de ala ancha para proteger cara, orejas y cuello donde más da el sol y los sitios más frecuentes dónde dan cáncer de piel", concluyó Álvaro Zepeda.