Noticias de BCS, México y el mundo.

Denuncian severo caso de violencia ginecobstétrica en H. Salvatierra

miércoles 08 agosto 2018 | Por: Alinne Mekler Aguilera | La Paz Denuncian severo caso de violencia ginecobstétrica en H. Salvatierra

La joven sufrió desgarres y hematomas tras haberla obligado a parir, toda vez que tenía programada una cesárea por el tamaño en que venía el bebé

La Paz, Baja California Sur.- Luego de los sonados casos de negligencia en el ISSSTE de Conchalito, donde el último terminó con la vida de una madre de tres niños por una cesárea, sale a la luz un nuevo caso médico pero esta vez por violencia ginecobstétrica en el hospital de especialidades Juan María de Salvatierra en La Paz, donde una joven madre fue obligada a parir a pesar de tener una cesárea programada, dejando daños ginecológicos importantes.


Luz Alicia Nieto Castellanos narró en exclusiva para Diario El Independiente que durante su embarazo mantuvo sus citas regulares con el especialista, sin embargo en su visita del martes 31 de julio mientras su médico revisaba sus análisis verificó que tenía hemoglobina baja y es mandada a toco cirugía para una revisión extensiva para verificar el estado del bebé y de ella.


Comentó que tras los estudios se le dijo que se encontraban en buen estado, sin embargo se le quería inducir el parto sin razón aparente, comentando que nunca se le dio explicación alguna ni a ella ni a sus familiares, "si el bebé no corre riesgos ni yo, que él nazca cuando sea el momento", dijo haber comentado al personal médico.


Al mandarla de regreso a casa con hierro y medicamentos, se le programa un ultrasonido al día siguiente para saber el tamaño y peso del bebé, donde el día del estudio comienza a sentirse mal, por lo cual asiste al nosocomio donde no fue atendida por los dolores, así que se le hizo esperar en la sala para entrar a toco cirugía a pesar de las molestias, "había varias, no era la única en ese estado", dijo.


"Nos hicieron el ultrasonido y en base al peso del bebé me programaron la cesárea para el jueves dos de agosto, pues estaba muy grande y pesaba un poco más de cuatro kilos, 400 gramos. El día que me alistaron para la cesárea ya me sentía muy mal, me dijeron que no había quirófano así que me aguanté", indicó.


Durante su estancia dice haber recibido la visita de un médico ya mayor, mismo que no se presentó formalmente, el cual después de revisarla con brusquedad, aseguró que Luz sí podía tener al bebé mediante parto, recalcando que a pesar de que la doctora que se encontraba con Luz le insistía que la cesárea era por el tamaño del bebé, el médico dio la orden de que fuera por parto.


Al llegar a los diez de dilatación - comentó - se le rompió la fuente y se le llevó a una sala de expulsión donde tuvo al bebé alrededor de las 12:12 am  y donde se le realizó la episiotomía, siendo que ella fue retirada del lugar hasta las 2 am, pues derivado del tamaño del bebé se le hicieron desgarres vaginales y hematomas, por lo cual se le hizo suturación de vasos, dijo al medio.


Al llegar a el área a donde tienen a todas las madres después del parto, Luz asegura que se le dijo que tenía seis de hemoglobina porque se estaba desangrando, por lo cual fue llevada nuevamente a cirugía donde al parecer se le intervino con un legrado, y se le retiraron deshechos, "ya ni supe que me cosieron o que más se hizo, me sentía muy mal", expresó.


La joven madre explicó al Diario que se le pusieron seis paquetes de sangre y una más de plasma, oxigeno, y una sonda, donde la primera no tuvo problema, pero la segunda fue mucho más grande por lo cual dice que se lastimo mucho, recalcando en todo momento que no se le informaba qué tenía o que se le había hecho desde su ingreso.


Al llegar a piso tuvo presiones altas - explicó al matutino - donde se le dijo que no podía retirarse hasta que se le realizaran exámenes para descartar preclamsia, subrayando que el médico que ordeno se le hiciera el parto, jamás regresó para ver su estado de salud ni su evolución.


"Todos los que me atendieron estaban muy jóvenes; eso sí, cada vez que pasaba un médico me revisaban, imagínate como estaba toda adolorida, desgarrada y pasaban y me revisaban, me lastimaban mucho y sangraba más; hasta que llegó una doctora más grande les dijo que ya no, que se me dejara de hacer las revisiones así porque ya era demasiado", manifestó durante la entrevista.


Finalmente, Luz agregó al Independiente que su bebé se mantuvo tres días en el hospital donde nunca pudo verlo desde el parto, toda vez que su salud agravó no pudo amamantarlo, por lo cual solicitó que su hermana se lo llevará del hospital para ser atendido por sus familiares mientras ella pasó una semana hospitalizada, debido a la gravedad de sus heridas y del peligro que corría de desangrarse.


Aseguró que nunca tuvo información de su salud y que sus familiares tampoco sabían su condición y la del bebé sino hasta que ellos buscaban a quienes pudieran corroborar su estado, recalcando que las trabajadoras sociales nunca se presentaron para asistirla a ella y a su familia, y donde hasta el momento las autoridades no le han ofrecido una disculpa por haberla hecho pasar por dicha circunstancia pese al riesgo al que se le expuso y el tipo de violencia que recibió.