Noticias de BCS, México y el mundo.

Buenos días, B.C.S. - martes 31 julio 2018


• La gran rebaja de sueldos y privilegios que viene, ¿rebajará también su eficiencia, “su vocación de servicio”, su entrega, etc. de los actuales funcionarios gubernamentales?, mmm… * El tema está en los de confianza en los estados y municipios, como B.C.S.

Cuando leí la nota de que una senadora-Laura Rojas (PAN)-pide a AMLO no bajar los sueldos porque altos funcionarios podrían renunciar, me dije, órale, “la rebelión de los millonarios”…sueldos y privilegios; esto es porque (al igual que otros privilegiados) ella urgió al nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador a reconsiderar su plan de austeridad para el Servicio Exterior Mexicano y mejor aplicar la nueva Ley en la materia que dará a los diplomáticos un salario digno. (O sea que le pidió ser selectivo, a unos sí y a otros, no…). Yo había venido retomando esta temática de los pros y contras de la llamada austeridad republicana y de cómo “afectaría” a los de inmensos privilegios y excesivos apoyos a diferencia del resto o millones de mexicanos que “se la parten” día a día para llevar una vida a “media agua” (clasemediera) si bien nos va, sin tocar-para el caso-el tema de los desvalidos o empobrecidos sexenio tras sexenio, en fin…

 

Así pues sobre este tema recientemente comenté de que “era necesario partir de lo más principal de lo que hay que erradicar en México: los inmensos excesos, privilegios y canonjías, pues son base y partida de muchos de los males ya mencionados: para tener recursos hay tres grandes fuentes: una, es combatir la corrupción; la segunda es la austeridad republicana, que significa recortar derroches, dispendios y privilegios; y en tercer lugar cobrar bien y con justicia los impuestos (senador). Así entonces con el plan de austeridad que A.M. López Obrador propuso, disminuirán los salarios de todos los altos funcionarios del país; senadores, diputados, gobernadores, secretarios y magistrados, por lo que ahora los altos mandos solamente ganarán alrededor de 60 u $80,000 pesos al mes, sin rebasar así los 108 mil del poder ejecutivo (ya el 60% menos del actual). Y miren estos más…

 

El Juez Luis María Aguilar Morales, Presidente de la S.C.J.N. expresaría hace unos días (como poniéndose el guarache antes de espinarse), que “las altas percepciones económicas y prestaciones son, "PARA QUE NO SE QUIEBRE LA VARA DE LA JUSTICIA" (o sea, en potras palabras, para no corromperse); órale. o sea, que necesita un salario de ese tamaño (aproximadamente $650,000 mensuales) más “la integridad personal”, lo que involucra necesariamente un seguro médico PRIVADO, como prestación de ley”, y mucho, mucho más.

 

ESTOS Y MÁS SON CASOS EXTRAORDINARIOS PERO, ¿QUÉ HAY CON LOS DEMÁS FUNCIONARIOS?

Con esto quiero decir que sin irnos a los extremos de privilegios extraordinarios, ¿qué pasará con la función pública en general, comenzando desde el poder legislativo federal (senadores y diputados)? ¿Y los estatales?; sueldos, prestaciones, viáticos, etc. en toda su estructura (secretarías y sub; Direcciones y sub; Coordinaciones y “jueces de alto nivel”, etc.) y, sobre todo-para el caso y tema de hoy-en los niveles estatales y municipales. Bueno, aquí mi opinión sería en el sentido siguiente: Todos los servidores públicos recién electos y/o nuevos por añadidura, “no hay o no tienen problema” para la observancia de la “austeridad republicana” que establece como decisión desde ya (y próxima iniciativa al congreso de la Unión) del virtual presidente electo A.M. López Obrador, (que todo indica por ahora va en serio) pues en el presupuesto federal 2019 tendrá, injerencia: (“El virtual secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, dijo que el Presupuesto de Egresos, la iniciativa de la Ley de Ingresos y los cambios al Código Fiscal, se entregarán al Congreso de la Unión el próximo 15 de septiembre, propuestas que se elaborarán con el “concurso (participación) del actual gobierno") pero por obviedad llevará mano el ejecutivo entrante morenista. Así entonces, al venir una reducción nacional (y por ende estatal) del presupuesto se dará el “o lo tomas o lo dejas”, ¿ganaste una senaduría o diputación?, bien, tu percepción ahora será al 50% de lo autoestablecido por las legislaturas anteriores, refiriéndome con esto a los futuros legisladores de Morena (que como serán mayoría en las Cámaras de Diputados y Senadores, se hará ley pa´todos) quienes afirmaron que se recortarán el sueldo a la mitad, eliminarán privilegios como los seguros de gastos médicos privados y las bolsas discrecionales y opacas que ejercen los grupos parlamentarios, además reducirán el número de comisiones como parte del plan de austeridad planteado por el presidente electo, López Obrador.

 

En cuanto a los funcionarios públicos federales, sucede o sucederá algo similar, o sea, “no hay o no tienen problema”; sí, por lo mismo: “o lo tomas o lo dejas”, ¿aceptas el puesto?, tu percepción será el 50% de lo actual…(la mayoría serán “morenos” pero también quedarán varios de confianza que los conservarán por necesarios, o contratarán de cualquier partido ¿eh?, también condicionados ($) (ya ven que a morena entró de todo, y al ahora gobierno, igual.

 

PERO EL MEOLLO DE ESTE TEMA ES LOS DE CONFIANZA EN ESTADOS Y MUNICIPIOS, COMO B.C.S.

Sí, he ahí la cuestión; déjenme y me explico. ¿Qué va a pasar con los gobiernos estatales y/o municipales que no son de Morena sino del PRI, PAN, PRD, que venían operando con “sus” congresos locales, alcaldías y legislaturas federales afines; sin embargo aquí y ahora el problema y asunto de una entidad como la nuestra, B.C.S., no es precisamente político o ideológico, vaya ni de sometimiento al nuevo poder federal; no, la democracia sigue, como dijera el mismo gobernador Carlos Mendoza Davis en su reunión con los funcionarios electos: (“…Vean en el Gobierno del Estado un aliado para crear mejores oportunidades, que se traduzcan en beneficios para los sudcalifornianos, trabajemos juntos, que los nuevos poderes públicos sean nuestra fortaleza y no nuestra debilidad. No hay diferencia que nos separe, si nos une la búsqueda de soluciones para hacer de Baja California Sur un mejor estado”).

 

Pero, empero, la cuestión está en la captación de recursos federales vía legisladores federales y del poder ejecutivo en especial, con su operar y gestionar del propio gobernador, así es que si estos recursos se reducen-como van las cosas- en un 50, 40%, a sus funcionarios de confianza les va a tocar bailar esta misma danza (ahora con la más fea, para ellos) y en este difícil panorama para un gobierno estatal, ¿tomará el gobernador las mismas medidas de austeridad? ya no digo en obras y demás acciones sino hacia LOS EMPLEADOS DE CONFIANZA DE ALTO NIVEL, ¿tendrán que aceptar trabajar con la mitad de su sueldo acostumbrado, de sus viáticos, de sus prestaciones, gastos de representación, y demás?; suponiendo que la mayoría diga que sí pero…

 

¿SEGUIRÁN RINDIENDO IGUAL, DEMOSTRANDO EFICIENCIA, LEALTAD Y VOCACIÓN DE SERVICIO?

He ahí la cuestión…¿seguirán rindiendo lo mismo (en caso de), demostrando eficiencia y de TENER LA TAN NECESARIA VOCACIÓN DE SERVICIO?, y todas esas horas extras o plus (en tiempos y espacios, giras, fines de semana, después de sus horarios, etc., lo digo por aquello de “Los reflejos de Pavlov” o el clásico “con dinero baila el perro”; ah caramba…Yo pienso que la mayoría va a decir que sí continúa, así, con la austeridad, ¿o habrá aquel o aquellos que ya tengan sus ahorritos para poner algún negocito…?, o el…¡yo no me sacrifico así!, y a sustituirlos con gente que acepte estas nuevas condiciones…que las hay, por supuesto, con capacidades y voluntades, es cuestión…pero quienes acepten tendrán que ser hombres y mujeres de conciencia y cariño a su entidad y EN PARTICULAR LEALTAD al gobernador, y a México.

 

Pongo este panorama de los que acepten, o no, porque la otra opción de que sigan todos igual-trabajo y percepciones-como hasta ahora, no sería posible pues ni modo que con tal reducción de recursos a la entidad el gobernador pueda sostener el mismo ritmo y remuneraciones…¿o sí?. Y en nuestros ayuntamientos y congreso es el mismo esquema con la salvedad de que la mayoría son de morena por lo que “no hay o no tienen problema” para la observancia de la “austeridad republicana” amloista a la que ya están conscientes y adaptados, supongo. Buenos días.