Noticias de BCS, México y el mundo.

Lo derecho es lo decente - jueves 21 junio 2018


Lo derecho, es lo decente


Muy buenos días estimados lectores, gracias, muchas gracias por continuar prefiriendo nuestro periódico El Independiente, “Vamos a votar para recuperar la paz y libertad de todos los mexicanos”

 

Inicio este comentario, vamos a votar el próximo 01 de julio de 2018, para ver su logramos que el futuro Presidente de la República Mexicana, atienda la falta de crecimiento económico que ha traído consigo una creciente preocupación porque el ingreso per- cápita se ha estancado, mientras que se ha acentuado la desigual distribución de la riqueza. Las oportunidades de mejoría económica parecen contraerse en vez de expandirse, creando la percepción de que el futuro no será tan bueno como fue el pasado. Tiene que crear un México con crecimiento que este en paz consigo mismo, con confianza en el gobierno y sus instituciones siendo capaz de asumir un papel más importante en la economía mundial.

 

Vamos a votar, para exigir que el próximo gobierno tenga el firme propósito de restablecer la confianza de su pueblo, en la habilidad de los gobernantes; de asegurar el crecimiento económico, la seguridad, el bienestar social y la justicia. Procesos legales y administrativos transparentes; una reducción masiva dela corrupción. Votaremos porque México necesita reformas con la misma urgencia que en el año 2000, ahora aún más ya que los mexicanos están muy decepcionados y desilusionados de que las reformas actuales no se han dado. La promesa de cambio nunca es suficiente cuando en los hechos este no se realiza, por lo que la siguiente administración debe cumplir con el cambio. El pueblo necesita gobiernos profesionales, experimentados, innovadores, que tengan sentido de Estado, con una visión global y de largo plazo. En suma “Gobiernos efectivos”.

 

Hasta hoy el Jefe del Ejecutivo Federal ha fracasado en la construcción del consenso político nacional, imprescindible para llevar a cabo las reformas que el País necesita para impulsar el crecimiento económico y crear nuevos empleos, así como para la elaboración de un programa coherente que ayude al país a competir en una economía Internacional cada vez más compleja. Nuestros Líderes Nacionales muestran incapacidad para ofrecer respuestas a las principales preocupaciones de los mexicanos, y como resultado, el pueblo ha perdido la Fe en la capacidad del Sistema Político para cumplir con sus expectativas. La sociedad requiere ahora, con claridad y serenidad, diseñar el futuro que quiere. Es la propuesta que deben presentar los candidatos a la Nación; pensar, discutir y reflexionar sobre las cuestiones de fondo, sobre los asuntos que verdaderamente le interesan a los mexicanos. Hoy las prioridades son las ideas y las propuestas, los objetivos y las acciones que respondan a las grandes preocupaciones, de cada mexicano, de cada familia, de cada uno de los hombres y las mujeres que le dan sentido al trabajo de quienes gobiernan o aspiren a gobernar.

 

Ese es el tipo de liderazgo que México demanda. Un liderazgo que tenga la habilidad, la inteligencia y la competencia para llevar a la sociedad por un camino seguro. Los nuevos tiempos en nuestro País alientan también nuevas reformas de hacer política. Promueven la necesidad de comparar proyectos de batir propuestas, contrastar ideas, y escuchar la voz de los mexicanos que en todo el País envían un mensaje muy claro, quieren gobiernos que funciones, claros, limpios y sin corrupción, gobernantes que ayuden a que la gente y las familias vivan mejor. Gobiernos y gobernantes que contribuyan a que cada padre de familia, cada madre, cada mujer, cada joven, cada jubilado o pensionado, tenga razones fundadas para la esperanza, para un futuro mejor. “esta es la verdadera opción política para el México del Siglo XXI”.

 

CONCLUYO: todo régimen político, requiere de legitimidad para su aceptación y llevar a cabo, acciones de gobierno, que le permitan asegurar el consenso social. El problema de la legitimidad, sin embargo, tiene dos aspectos que son complementarios; la legitimidad del sistema político y la que genera a través de las actividades de la administración pública. El actual Presidente tiene la legitimidad que le otorga el resultado de unas elecciones democráticas y libres, sin embargo, el gobierno de la Republica aún no ha logrado con la expectativas de los mexicanos que votaron por él.